10 Causas de la Revolución Industrial

La Revolución Industrial comenzó en Gran Bretaña y luego se extendió por los Estados Unidos y el resto del mundo. La revolución en Gran Bretaña es a menudo llamada la Primera Revolución Industrial, mientras que la posterior revolución mundial se conoce como la Segunda Revolución Industrial. Existe un debate entre los historiadores sobre las fechas precisas del comienzo y el final de la Primera Revolución Industrial.

En general se cree que tuvo lugar en el período comprendido entre 1760 y 1840 en Gran Bretaña debido principalmente a las innovaciones en las tecnologías de las máquinas que condujeron a una mayor productividad.

La Revolución Industrial marca un importante punto de inflexión en la historia, ya que tuvo un enorme impacto en la forma en que las sociedades del mundo funcionarían en los años venideros. Sepa qué inició la Revolución Industrial y por qué se originó en Gran Bretaña a través de sus 10 causas más importantes.

Causas de la revolución industrial

Competencia política y económica en Europa

Aunque los estados europeos habían luchado frecuentemente entre sí durante muchos siglos, a mediados del siglo XVIII muchos de ellos eran potencias coloniales en ascenso. Lo que estaba en juego ahora era la competencia por ser una superpotencia mundial global.

A principios del siglo XVIII, Gran Bretaña tenía sólo un cuarto y dos tercios de la población de Francia y España respectivamente. Por lo tanto, estaba bajo constante presión luchando contra estos enemigos perennes y más grandes. Los británicos participaron en muchas guerras importantes durante este período, como la guerra de sucesión austriaca (1740-48), la Guerra de los Siete Años (1756-63), la Guerra Revolucionaria Americana (1775-83) y las Guerras Napoleónicas (1803-15), por nombrar algunas.

La necesidad de mantenerse al día con el enemigo puso una tremenda presión sobre el país para producir más. Esta necesidad desesperada incentivaba la invención de dispositivos que ahorraran mano de obra, lo cual jugó un papel clave en la revolución.

Revolución científica en Europa

La mayoría de los historiadores no están de acuerdo con el período exacto de la Revolución Científica en Europa. Muchos la definen dentro de los tiempos de Nicolaus Copernicus (1473-1543) e Isaac Newton (1642-1727). La Revolución Científica se refiere a los acontecimientos europeos que modificaron las relaciones conceptuales, culturales, sociales e institucionales relacionadas con la naturaleza, el conocimiento y las creencias.

A principios del siglo XVI, Copérnico presentó su simple hipótesis heliocéntrica. Con la audaz afirmación de que la Tierra se mueve alrededor del sol, Copérnico desafió la tradición, la autoridad de las escrituras y los puntos de vista establecidos en las universidades y la iglesia.

En las décadas siguientes, Europa se fue abriendo gradualmente a las ideas con los trabajos científicos de varios científicos prominentes, entre ellos Galileo Galilei (1564-1642), René Descartes (1596-1650), Christiaan Huygens (1629-1695) y, por supuesto, Isaac Newton. El aumento del temperamento científico y una sociedad más abierta a las ideas formaron un terreno fértil para las innovaciones y las nuevas ideas.

Revolución agrícola en gran bretaña

La Revolución Agrícola Británica se refiere al aumento sin precedentes de la producción agrícola en Gran Bretaña desde el siglo XVII hasta mediados del siglo XIX. Los cambios agrícolas comenzaron en Europa en Bélgica y Holanda. Giraron en torno a métodos de agricultura intensiva como…

Rotación de cultivos – la práctica de cultivar una serie de tipos de cultivos disímiles en la misma área en temporadas secuenciales para ayudar a restaurar los nutrientes de las plantas.

Campos cerrados – poner bajo cultivo las tierras de pastoreo comunes estableciendo la propiedad exclusiva de esas tierras.

El granjero británico Charles Townsend (1674 – 1738) popularizó estas ideas en Gran Bretaña aumentando la producción de alimentos. El movimiento de los cercados comenzó donde una gran cantidad de tierra fue confiscada por las grandes empresas y les dio la libertad de implementar sus propias ideas. Jethro Tull (1674 – 1741) ideó un nuevo método de sembrar semillas con un taladro en lugar de dispersarlas a mano, ahorrando trabajo y contribuyendo a un mayor rendimiento agrícola.

El descubrimiento de nuevos cultivos mundiales como el maíz, el tomate y especialmente la patata fue una gran ayuda. El alto valor calórico de la patata, los métodos de cultivo más fáciles y el mantenimiento, fueron de gran ayuda para frenar el hambre. El aumento de la producción de alimentos significó que la población británica pudo alimentarse a precios más bajos con menos esfuerzo que nunca antes. Este aumento de la productividad aceleró la disminución de la proporción de la mano de obra agrícola y se sumó a la mano de obra urbana de la que dependía la industrialización.

Políticas de gobierno

Durante el siglo XVIII en Gran Bretaña hubo una larga monarquía constitucional y la nación era políticamente más estable que sus rivales como Francia y España. Esto permitió una mejor formación e implementación de políticas. El gobierno mantuvo un sistema de patentes que daba derechos exclusivos sobre las innovaciones a sus inventores durante un número limitado de años. Esto ayudó enormemente en la financiación de las nuevas ideas.

El sistema de cercado permitió la propiedad privada de las tierras agrícolas que eran comunes antes de fomentar el capitalismo y formar la clase industrial del futuro.

Otra política importante fue permitir la entrada de inmigrantes para mejorar la habilidad y el desarrollo de la industria, lo que también condujo al debilitamiento de los gremios. Las políticas contrarias de otros Estados europeos se citan a menudo como una de las principales razones del retraso de su industrialización.

Influencia política sobre la india y otras colonias

A mediados del siglo XVIII, Gran Bretaña tenía un importante imperio de ultramar y sus victorias en las batallas de Plassey y Buxar le habían dado influencia política en gran parte de la India, especialmente en las industrias del algodón y el centro comercial de Bengala. El control sobre la India, el centro mundial de producción y fabricación de algodón, alimentaría la demanda de invención de máquinas de hilado de algodón en Gran Bretaña.

Los recursos naturales, agrícolas, humanos y minerales de la India formaban la columna vertebral de Gran Bretaña y se convirtió en la joya de la corona del Imperio Británico. El Imperio Británico continuó expandiéndose convirtiéndose en la potencia mundial dominante durante casi dos siglos. Las colonias británicas eran una fuente de materias primas y mano de obra; y también servían como mercados para la industria.

Innovaciones en la tecnología

La innovación y la nueva tecnología fue obviamente el factor clave del éxito de la Revolución Industrial. En 1700, Gran Bretaña era conocida por su industria de la lana, pero los textiles de algodón tenían muchas ventajas de producción sobre otros tipos de tela. Era comparativamente más barato, más fuerte y más fácil de colorear y lavar que la lana o el lino.

Sin embargo, había dos problemas por los que Gran Bretaña no cultivaba algodón: su clima frío y la falta de mano de obra suficiente para satisfacer la demanda. Así pues, comerciaban con productores de algodón de todo el mundo, como la India y el sur de los Estados Unidos.

Sin embargo, fueron las innovaciones en las técnicas de tejido las que permitieron su industria. En 1733, James Kay mejoró el antiguo telar manual haciendo su simple lanzadera volante que duplicó la productividad de los trabajadores. El principal desafío fue crear un sutil dispositivo mecanizado para tirar y retorcer la fibra de algodón en la cantidad justa para crear un hilo fuerte.

La invención del Spinning Jenny por James Hargreaves en 1764 resolvió este problema y aumentó la productividad ocho veces. En 1769, Richard Arkwright trabajó en las ideas de Jon Kay e ideó un método para enganchar el Jenny a una rueda de agua llamándolo el armazón de agua. Este invento condujo a la primera fábrica que completó el proceso de la materia prima hasta la tela terminada en un solo punto. Esto dio paso al sistema de fábricas, que fue clave para la Revolución Industrial.

El invento que definió la Revolución Industrial fue quizás la Máquina de Vapor de James Watt a finales de 1760, que fue inventada principalmente para extraer agua de las minas de carbón. Sin embargo, también impulsó la industria textil con innovaciones como la mula eléctrica y el telar eléctrico. La máquina de vapor permitió a las industrias alejarse del agua (se utilizaron armazones de agua). Lo más importante es que condujo al carro impulsado por vapor que permitió el transporte de mercancías como nunca antes.

El crecimiento de la población

En el año 1700, Gran Bretaña tenía una población estimada de alrededor de 4 millones de habitantes. Esta era una cuarta parte de la población de su rival europea Francia y alrededor del 4% de la India y China, que eran las principales economías de la época.

En un mundo sin máquinas, la falta de manos trabajadoras era una gran desventaja. La revolución agrícola dio a la sociedad suficiente comida y la población creció rápidamente a lo largo del siglo, más del doble en cien años. Esto llevó a Gran Bretaña a tener suficiente mano de obra para alimentar su crecimiento industrial.

Disponibilidad de carbón y hierro

Gran Bretaña fue bendecida con vastas reservas de carbón y hierro que resultaron valiosas para la evolución de las industrias. Se necesitaban grandes cantidades de carbón para la fundición de los minerales de hierro, el transporte, etc. La demanda aumentaría aún más con la invención de la máquina de vapor alimentada por carbón. Esto hizo necesario mejorar las técnicas de extracción de carbón.

Se hicieron continuos esfuerzos para refinar el hierro y abaratarlo, lo que permitió que Inglaterra dejara de importar hierro del norte de Europa y en su lugar creara la mayor industria del hierro del mundo. Este hierro más barato y fuerte galvanizó todas las industrias importantes, incluyendo la construcción, las herramientas, la construcción naval, los inventos textiles, las máquinas de vapor y los ferrocarriles.

Innovaciones financieras – capitalismo y espíritu empresarial

Gran Bretaña contaba con instituciones financieras desde principios del siglo XVIII; como un banco central, bancos de condado y una bolsa de valores para financiar nuevas empresas.

Para 1760, la creciente influencia política y comercial de Gran Bretaña en el mundo y los beneficios que había disfrutado debido al auge de las industrias del algodón y el comercio, permitieron la creación de riqueza (capital). El auge de los capitalistas aumentó la necesidad de seguridad para su dinero; la oportunidad de inversión y crecimiento; y la disponibilidad de capital circulante para el funcionamiento diario.

Los bancos especializados, con conocimiento de ciertas industrias y áreas, crecieron para aprovechar al máximo esta situación. Los bancos obtuvieron beneficios manteniendo una reserva de efectivo y prestando sumas para obtener intereses, algo que hoy en día se conoce comúnmente como el sistema de reserva fraccionaria. Los primeros empresarios eran capitalistas, financieros, inventores, comerciantes y vendedores; y los negocios eran individuales y pequeños. Con el tiempo, surgieron accionistas y sociedades anónimas que cambiaron el futuro de la gestión de los negocios.

Sistemas de transporte

Los sistemas de transporte en Gran Bretaña eran rudimentarios a principios del siglo XVIII. Con el aumento de la economía hubo presión para mejorar las carreteras.

En la década de 1750, surgieron los fideicomisos Turnpike. Los fideicomisos de Turnpike eran grupos de personas que mantenían las carreteras a tiempo completo y recibían un peaje a cambio de sus servicios. Hubo cerca de 1700 grupos de este tipo hasta que el gobierno se hizo cargo.

Los sistemas de canales fueron construidos y pronto se convirtieron en una fuente popular de transporte ya que eran económicos y fiables. Los barcos en el canal eran tirados por caballos que caminaban a ambos lados del canal por senderos de remolque. Los primeros ferrocarriles consistían en vías de madera que unían las minas de carbón con los ríos y canales; y los carros eran tirados por caballos.

La invención de la máquina de vapor y las tecnologías de hierro impulsaron más tarde la industria del transporte. El desafío del transporte que podía obstaculizar el progreso de la Revolución Industrial fue finalmente superado.

Referencias bibliográficas

  • https://en.wikipedia.org/wiki/Industrial_Revolution
  • https://www.history.com/topics/industrial-revolution/industrial-revolution
  • https://www.britannica.com/event/Industrial-Revolution
  • https://www.investopedia.com/terms/i/industrial-revolution.asp
  • https://www.khanacademy.org/partner-content/big-history-project/acceleration/bhp-acceleration/a/the-industrial-revolution

Recursos interesantes

Nombre (obligatorio)Correo electrónico (obligatorio)Web

Deja un comentario