Historia del balonmano en Honduras

En el año 1970, empiezan a albergarse las 400 viviendas de resguardo oficial que se han edificado en el Grupo Lavín de Santander, siendo éstas consignadas a personas de origen dócil, al ingeniero se le olvidó hacer la urbanización y el barrio, además se quedó sin vías y sin luz en las calles. Ante tal escenario los vecinos se unen y con sus ajustados medios logran arreglar el barrio y mejorar sus circunstancias de vida.Balon mano en honduras

Es en ese contexto de armonía, cuando se ve la necesidad de organizar actividades, por lo que brota el Club Deportivo Altamira con un conjunto de balonmano en el que se componen muchachos de entre 14 y 17 años que les sentía hacer deporte.

Este fue uno de los primeros equipos de este deporte registrados en el pais. El equipo empieza a contender en categoría juvenil en la temporada 1972/73, habiendo en ésta y en continuadas temporadas cuando el conjunto tenía que jugar sus partidos en la esfumada cancha de la Plaza de Pombo, habiendo que entrenar en cualquier retiro pavimentado del barrio.

Subsiguientemente, los vecinos del barrio edificaron la actual Pista atlética de Polio que hasta la actualidad viene siendo manejada. Ya en el año 1976, se acoplan diversos barrios de la zona norte de General Dávila y forman la Asociación de Vecinos Prado San Roque, desde aquel momento el equipo de balonmano pasa a designarse con su a actual nombre, el AVP San Roque.

La terminación de este club no ha sido jamás el de conseguir grandes logros deportivos, sino más bien el facilitar que jóvenes del barrio consiguieran hacer deporte y advertir en competiciones públicas.

Sin embargo, en el año 1979 y en categoría juvenil se consiguió el campeonato del Trofeo de Barrios y en el año 1983 se alcanzó el Campeonato Regional Senior de segunda categoría. En otros años asimismo se lograron posiciones muy acreedoras en distintos concursos.

Después de acomodar a finales de los años 70 y comienzos de los 80s junto con el conjunto senior, de un equipo juvenil, es en la década de los 90 cuando el club aviva la práctica del balonmano en el distrito. Es en estos años cuando se constituyen equipos en las clases infantil, cadete, juvenil y senior, tanto en la singularidad masculina como femenina.

El balonmano en Honduras, más que un deporte competitivo, ha servido para avivar las esperanzas de los territorios más humildes, y ha sido una vía para fomentar el deporte y el desarrollo en los más jóvenes de estas índoles sociales. Actualmente el equipo nacional de Honduras está constituido y participa en contiendas internacional con otros equipos en América.

Nombre (obligatorio)Correo electrónico (obligatorio)Web

Deja un comentario