Historia del flash fotográfico

Conociendo que la luz representa el origen mismo de la fotografía, y que sin esta no puede existir, también es importante señalar que la luz dentro de la fotografía es un elemento que, además de hacerla posible, aporta nuevas capas de interpretación visual a la imagen. Este uso técnico de la luz se denomina iluminación.

A la iluminación se le conoce como el conjunto de técnicas, materias o efectos que se usan para dar luz a un set en el que se encuentra el objeto a ser fotografiado. Esta técnica consiste en controlar la dirección de los rayos lumínicos de manera en que el sujeto quede correctamente iluminado, de acuerdo a los deseos e intencionalidad del fotógrafo. La importancia de la iluminación para la fotografía es tanta, que un uso excepcional de la misma puede exaltar la calidad de la imagen obtenida, además de demostrar un gran sentido estético de parte del autor de la misma.

La Luz Fotografía

El flash

Es común que al pensar en iluminación dentro de la fotografía, nos venga a la mente el ejemplo más común y cotidiano de la misma, que es el flash. Se pueden situar los primeros usos de este artefacto en 1864. Estos primeros flashes, aunque costosos y, por ende, poco utilizados, estaban hechos con polvo de magnesio y clorato de potasio. Debido a que esta combinación era peligrosa por su alto riesgo de explosividad, en el año 1930 los flashes de lámpara llegaron para tomar el lugar del polvo de magnesio.

Las bombillas que se utilizaban era de un disparo único. Una vez cumplía su función, quedaba inservible e inutilizable. La manera en que funcionaban se debía a que dentro de la lámpara, había un filamento de magnesio encerrado en una atmósfera de oxígeno a baja presión. La ignición del filamento se hacía con el obturador de la cámara, que enviaba un impulso eléctrico, como la que usan los encendedores al momento de prender el gas. El magnesio, sin embargo, producía un destello de baja intensidad, por lo que años más tarde sería sustituido por el zirconio.

historia de la fotografía el flash

En la modernidad, los flashes utilizados están compuestos por lámparas de xenón. Estos son llamados flashes electrónicos, y en su interior hay un tubo que contiene una cantidad de gas de xenón. Este gas reacciona al aplicársele una descarga eléctrica que acaba generando un destello de gran luminosidad que dura milésimas de segundo.

Dentro de la iluminación, si bien hablamos más de la luz, sería un desacierto no mencionar la vital importancia que tienen las sombras en un encuadre fotográfico. La sombras son las zonas de la imagen no iluminadas por la luz y que, en la fotografía, se usan para generar en la imagen un efecto dramático o resaltar las formas del sujeto fotografiado. Asimismo, la sombra puede sugerir la presencia de un sujeto u objeto, sin que tenga que aparecer directamente en la imagen.

Comprende la fotografía con Flash en 1 minuto

En la iluminación, se distinguen dos tipos de luz.

Luz natural

La luz natural es la que proporciona el sol. En fotografía otorga la ventaja de no requerir de inversiones económicas en iluminación, es empleada mayormente para las fotografías en exteriores, pero tiene la desventaja de que, a ciertas horas del día, la luz puede ser demasiado fuerte, saturando los colores de la imagen, y sin poder ser regulada.

Además, nada impide que unas nubes inoportunas arruinen la fuente de luz natural del fotógrafo, así como que una lluvia haga imposible el trabajo en el exterior.

historia de la fotografía luz natural

Luz artificial

La luz artificial es aquella generada por focos eléctricos, y se suele utilizar en espacios cerrados para conseguir la iluminación adecuada para la fotografía. Son graduables y subordinados a los deseos del fotógrafo.

Hay dos tipos de luces artificiales. Una es la de foco continuo, que es la luz que se mantiene encendida por largos periodos de tiempo. Para esta se acostumbra utilizar lámparas frías, cuya temperatura no se eleva demasiado con el paso del tiempo.

El otro tipo de luz artificial es la de corta duración, también conocida como luz estroboscópica. Aquí es donde entra, por ejemplo, el flash. Es una fuente de luz caracterizada por la emisión de destellos lumínicos de corto uso.

historia de la fotografia luz artiificial

Si bien estos tipos de luces son las de uso más común, gracias a que el sensor de la cámara es sensible cualquier fuente de luz, para la fotografía también es posible utilizar otros métodos para la obtención de la luminosidad necesaria, como pueden ser, por ejemplo, los relámpagos o el fuego.  Incluso, luces de colores en lugar de la ordinaria luz blanca.

La iluminación que se realiza con luces artificiales, a al hora de disponer de su efecto sobre la composición, despliegan una serie de funciones inherentes a su presencia y uso. En el mundo de la fotografía las funciones más comunes que se acreditan a las fuentes de iluminación, tienen que ver con su posición al momento de iluminar el objeto. Estos son:

Luz principal

Es la luz de mayor potencia y la que más va a iluminar al sujeto. Normalmente, se la sitúa un poco por encima del objeto a fotografiar.

Luz de relleno

Cuando la luz principal está en posición, por el efecto de contra luz, la porción contraria a la que la luz principal ilumina, queda ensombrecida. Aquí es cuando resulta útil contar con la luz de relleno, cuya función es precisamente dar luminosidad a las partes del encuadre que puedan haber quedado demasiado oscuras.

Iluminacón Basica

Contraluz

La contra luz se sitúa en la parte trasera de los objetos, convirtiéndolos, ante el foto de la cámara, en una silueta  oscura bordeada por rayos de luz. Este tipo de iluminación es más utilizada para ciertas temáticas en fotografía.

Entre otros aspectos se encuentran aquellos concernientes al esteticismo de la iluminación. En estos se encuentra la calidad, que es la definición de las sombras y los contrastes en una fotografía. Estas sombras y contrastes nacen a partir de una luz dura, que es la fuente de iluminación de gran intensidad y que produce sombras oscuras y bien definidas detrás del sujeto. También, la luz dura consigue que los colores dentro del encuadre se visualicen con gran claridad y potencia.

Asimismo, también existe dentro de la calidad, la luz suave, que se consigue con luz solar en un día nublado o con luz artificial difuminada con distintos instrumentos refractores de luz. Este tipo de luz provoca sombras ligeras y de poca intensidad.

historia de la fotografía contraluz

El otro aspecto sería la escala de realismo, determinada por el efecto conseguido en una imagen que, iluminada de ciertos modos, transmite la sensación de apego a la realidad por estar iluminada con luz real o luz artificial que imita con fidelidad a la realidad. Como puede intuirse, la luz que más alto llega en la escala de realismo, es la luz del sol, pero este efecto también puede lograrse con luz artificial, dependiendo del ángulo en que se coloque la fuente de luz.

Si la posición adecuada de la luz puede generar el efecto de luz natural, entonces, la distribución contraria de la fuente de luz, tiene la capacidad de dar al objeto una sensación antinatural al ser observada. Este tipo de iluminación es más utilizada por el fotógrafo que apunta a transmitir un mensaje o evocar reacciones particulares ante lo observado.

 

Nombre (obligatorio)Correo electrónico (obligatorio)Web

Deja un comentario