Historia de la fotografía como arte

En el punto anterior se trató el tema de la importancia de la fotografía para la humanidad, para el pulso de la sociedad. Asimismo, se mencionó como una de las razones para afirmar su importancia, su valor artístico. Por eso, aunque pueda parecer de buenas a primeras, redundante, resulta necesario hacer un apartado temático para señalar qué es la fotografía como arte.

Bien sea desde un punto de vista estético o comunicativo, la fotografía como arte tiene la característica principal de llevar sobre sí, la marca personal, la esencia del artista que le da forma, contenido y mensaje. Hay quienes opinan que la fotografía artística tiene una base más estética, por cuanto se aleja de la artificialidad o vacío de la fotografía instantánea, tomada para registrar un momento.

historia de la fotografía, arte

Los que opinan así, defienden que la fotografía como arte debe buscar el esteticismo más bello que la sitúe a un nivel de composición imposible de ignorar, que debe realizarse con un equipo técnico que permita obtener imágenes de una calidad tremenda y un cuidado receloso que la coloque como un sinónimo de hermosura visual.

Y, si bien es una razón válida relacionable a la fotografía que desea destacar, sin contenido, sin mensaje, sin ganas de transmitir un algo más allá de la sensación sobrecogedora de observar un encuadre de una aparentemente imposible belleza, esa fotografía no sería más que, sencillamente, más estilo que sustancia.

Las obras producto de la creatividad humana, que pueden considerarse arte en otros medios, como el cine, son vistas de esa manera porque consiguen transmitir una idea, o un conjunto de ideas, del autor, a través de un trabajo detallado, hermoso y cautivador. Kubrick es un ejemplo claro de esto, en la gran pantalla. 

Algunos creen del arte, que tiene la misión inevitable de llamar la atención sobre lo que está mal en el mundo, empleando códigos innovadores que lleguen al fuero interno del observador. En el caso del canal que sería una fotografía, si el artista reúne estas características: belleza estética que demuestra habilidad, mensaje claro y conmovedor que denota sustancia y no solo estilo, pues ese fotógrafo estará realizando verdadero arte visual.
¿La fotografía es arte?

El mensaje presente en una fotografía, tiene el potencial de invitar a la reflexión a quien lo atestigua. La estética de una fotografía, dependiendo del autor, puede presentar maneras distintas e inesperadas de observar la realidad, quizá desde ángulos impensados, quizá con una intensidad que a simple vista no somos capaces de percibir. Ahí entra el artista con su ojo particular, ahí emplea su propio lápiz, pincel y coreografía.

Es, entonces, en ese momento único de concepción, en el que se unifican elementos vitales para la construcción de arte fotográfico, que el fotógrafo tiene la capacidad de retratar con luz el mundo, a su manera.

Historia de la fotografía contemporánea

En una galería de arte, es más sencillo que nos imaginemos que las paredes están decoradas con cuadros pintados a mano, con creaciones nacidas del pincel, la brocha. Incluso, que nos figuremos que dentro de esos espacios pueden estar habitando esculturas.

Sin embargo,  una fotografía, por supuesto, también es meritoria de ocupar su lugar dentro de esas paredes destinadas al arte más conmovedor. La fotografía contemporánea, entonces, puede llamarse arte, ¿verdad?

La historia de la fotografía contemporánea se remonta al siglo XIX. A cerca de mediados de este siglo es que surge el daguerrotipo, en París. En sus inicios, este fue presentado como un avance tecnológico revolucionario antes que como una nueva forma de concebir arte gráfico.

Para la época, la pintura retratista estaba desarrollándose muy bien, pero los pintores se sentían amenazados por la influencia de cambios que podría acarrear la nueva creación de Daguerre. Había, en 1858, fotógrafos como Henry Peach, quienes veían en la fotografía un medio para dar a luz arte.

historia de la fotografia contemporánea

De hecho, este hombre esbozaba sus fotografías, primero, sobre papel, recreando la escena que luego habría de fabricar en un entorno que serviría de escenario para su fotografía. Más o menos, de la manera en que un pintor comienza un cuadro.

El asunto es que, en estos años, la fotografía se realizaba, en el mundo del arte, para parecerse a los movimientos pictóricos imperantes de la época. Es decir, una fotografía se parecía más a un retrato.

Sería en el siglo XX que la fotografía comenzaría a proyectar una actitud propia, un sentido más cercano a una introspección precisa de su valor como arte, la fotografía, ergo, parecería más una fotografía.

La historia de la fotografía contemporánea llega a la actualidad como una manera de expresión artística destinada a mirar la realidad desde ángulos invisibles a simple vista, de explorar modos innovadores de transmitir un mensaje y sentido que trasciende lo palpable, para entrar en un ambiente más abstracto y evasivo.

historia de la fotografía contemporánea moderna

Historia de la Fotografía en la publicidad

La historia de la fotografía publicitaria comienza en siglo XX, cuando, al observarse cómo la fotografía tenía un gran peso en los mensajes políticos que  eran emitidos al público, se la comenzó a emplear como una herramienta útil para la realización de publicidad. (También podría interesarte la historia del microscopio).

La publicidad siempre ha seguido las tendencias técnicas en cuanto a calidad de imagen que marcaban el cine y la fotografía. Comenzó a ser utilizada como un elemento central dentro de la publicidad, puesto que las fotografías poseen un elemento icónico inconfundible.

historia de la fotografía publicitaria

Gracias a que la misión del publicista es la de aumentar las ventas y demanda de servicios para una empresa, necesita utilizar un canal que transmita su oferta al público con absoluta claridad. Aquí, la fotografía encaja a la perfección, pues a través de los personajes presentes en la imagen, resulta sencillo para el público evocar las sensaciones satisfactorias que el producto le asegura a su consumidor.

Como el cine, la fotografía publicitaria  se apoya de escenas fabricadas, cuidadas y estéticamente llamativas para atraer la atención de un posible comprador. Lo más importante para la foto publicitaria es la belleza y nitidez de la imagen, pues es la carta de presentación de su producto.

La meticulosidad de la fotografía en publicidad hace que el proceso de producir una sea largo y tardado, pues no solo se trata de tomar la imagen perfecta, sino que aún debe someterse a un trabajo de edición de imagen para mejorarla todavía más.

La existencia de los modernos softwares de edición gráfica permiten que las posibilidades para la obtención de una imagen publicitaria completa en todos los aspectos que le importan, como la estética y su capacidad comunicativa, sean casi ilimitadas. Por estas razones, es lógico decir que la fotografía se ha convertido en el eje central de la una buena campaña publicitaria.

historia de la fotografía publicitaria alcohol

Nombre (obligatorio)Correo electrónico (obligatorio)Web

Deja un comentario