≡ Menu

Conozca todo sobre la Historia de la iglesia anglicana

Las religiones están en todo el mundo, en todos los estratos sociales. Se ha vuelto algo de vital importancia en la vida de muchas personas en el mundo, pero ¿Sabemos el origen de algunas de esas religiones? Hoy hablaremos sobre el origen de una particular, hablaremos sobre la Historia de la iglesia anglicana.

Historia-de-la-iglesia-anglicana-1

Historia de la iglesia anglicana

La Historia de la iglesia anglicana nace con Enrique VIII, quien  fue el segundo rey de la dinastía Tudor. Podemos decir que, éste monarca ha sido realmente importante dentro de la historia de Inglaterra. Además de sus evidentes vaivenes sentimentales, y el enorme absolutismo que mostró a la hora de dirigir su reino, Enrique VIII es más recordado por ser  quien causó la ruptura con la iglesia católica romana.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Por consiguiente, él fue el responsable de la creación de la Iglesia Anglicana, en la que él, como rey, se establecería como cabeza de la misma y por ende, máxima autoridad. Disolvería monasterios y templos cristianos-romanos, castigaría a todo aquel que osara ponerse en su contra e ir contra sus leyes, y todo ello lo haría sólo y exclusivamente porque podía y tenía el poder. (ver también: Historia de la iglesia bautista)

Hay que tomar muy en cuenta que, Enrique VIII, era bastante inteligente y culto, además, pasaría sus primeros años luchando contra la reforma protestante de Lutero, es decir, contra la iglesia protestante, a la que la iglesia católica tanto miedo le tenía. Ésto lo consolidó como un acérrimo defensor de la fe católica, pero las cosas poco a poco cambiaron.

Cuando Enrique VIII se encaprichó con Ana Bolena, su matrimonio con Catalina de Aragón, la viuda de su hermano, dejó de tener importancia para él y quería divorciarse de ella. Para él era evidente, no había tenido hijos y además sus ojos sólo estaban para mirar y deleitarse con la belleza de Ana Bolena.

Entonces Enrique tuvo la idea de pedir la anulación papal de su matrimonio con Catalina, alegando, entre otras cosas, el parentesco previo entre los cónyuges. El papa le negó la anulación del matrimonio y fue en ese momento cuando Enrique VIII, aconsejado por personalidades como Thomas Cranmer y Thomas Cromwell, decidió romper con la iglesia católica.

Historia-de-la-iglesia-anglicana-2

Tambien Te Recomiendo Ver...

Es evidente que ésta ruptura traería consigo algunas consecuencias, pero Enrique, que era un hombre muy listo, decidió informarse en diversas universidades para poder recabar datos suficientes para poder hacer legal su divorcio de Catalina.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Poco a poco fue ganando seguidores en el reino, porque parte del clero inglés estaba un poco cansado de la fiscalidad papal así como la excesiva acumulación de riquezas que tenían las órdenes religiosas. Dado el evidente apoyo, y que como rey, Enrique VIII pensaba que podía hacer todo lo que quisiera, llegó a nombrarse jefe de la Iglesia de Inglaterra en el año 1531, dando origen oficialmente a la Iglesia Anglicana. (ver también: Historia de la iglesia de San Francisco)

Tras las advertencias del Papa y la amenaza de una posible guerra santa, el arzobispo de Canterbury anularía el primer matrimonio de Enrique con Catalina, casándose luego con su amante, Ana Bolena, quien ahora era la reina de toda Inglaterra.

Este tipo de provocación fue castigada por la iglesia católica y totalmente rechazada. El Papa Clemente VIII excomulgaría al rey y se iniciarían por parte del segundo una serie de reformas un tanto extremas. Surgieron leyes como la ley de restricción de apelaciones, en la que quedaba prohibida la apelación de las cortes eclesiásticas al Papa. Además, dispondría que las regulaciones decretadas por la iglesia deberían pasar antes por el consentimiento del Rey.

Los clérigos que fueran elegidos para cubrir altos cargos, como obispos, serían nombrados directamente por el soberano. Asimismo, tras declararse como cabeza suprema en la tierra del a Iglesia de Inglaterra, castigaría con la muerte a todo aquel que osara estar en su contra.

De esa forma no sólo nace la iglesia anglicana, sino que se consolida. Si nos ponemos a analizar un poco los hechos, nos damos cuenta que todo surgió por un capricho del rey Enrique VIII, casado con una mujer pero deseando a otra, siendo él un fiel “devoto” de la iglesia católica, allí nada más rompió casi todos los mandamientos.

Al solicitarle la anulación de sus matrimonio al papa y que éste le haya dicho que no, decidió entonces romper relaciones con la iglesia católica romana. A toda costa quería anular su matrimonio con Catalina y dado que, la iglesia a la que era “fiel” le dijo que no, entonces creó la suya propia nombrándose máximo líder y de esa forma, no había quien le dijera que no a su solicitud de divorcio. Todo por un capricho del rey.

Dejar Comentario