≡ Menu

¿Conoces la historia de Jonas? Aprénda todo lo necesario aquí

De los personajes de la biblia, Jonás es uno de los favoritos, la razón es simple, a pesar de que le hiciera caso a Jehová, él sabía que Dios iba a perdonar a todos si le pedían perdón, eso le llevó a rebelarse ante Dios, lo cual le acarreó un castigo. Conoce aquí la historia de Jonás. (ver también: Historia de Jesús)

Historia-de-Jonás-1

Historia de Jonas

La biblia es un libro que contienen grandes historias, historias que pueden ser ciertas o que muchos consideran puras falacias. Sin embargo, lo que es innegable, es que muchas de ellas sirven como lecciones de vida que de alguna forma, ayuda a todo creyente a seguir en este mundo haciendo el bien.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Entre estas historia podemos encontrar la historia de Job, quien fue un gran sirviente de Dios, sin embargo, eso no lo hacía realmente inmune a todo mal, en una muestra de Dios a lucifer, sobre que su siervo Job era realmente fiel, desató sobre él algunas calamidades con el fin de probarle a Lucifer que, su siervo jamás renegaría de él.

En otra historia podemos encontrar la de Sansón y Dalila, creo que esta es una de las más famosas. San´son, aquél hombre fuerte y guerrero cuyo cabello era tan envidiado por todos y que incluso las mujeres querían poseer, un hombre atractivo, pero también temeroso de Dios.

En esa historia, Dalila tiene la misión de descubrir el secreto de la fuerza omnipotente de Sansón, por lo que inicia y juego de seducción para hacer que aquél hombre tan fuerte gire a verla. Así sucedió y comenzó un romance entre ambos que terminó con Dalila cortando el cabello de Sansón, su fuente de poder, y debilitandolo.

Otra de las historias más memorables e inmortales de la biblia, es la del rey David, aquel pequeño que logró derribar al gigante Goliat con una piedra. Aquel temible hombre que infundía miedo entre sus enemigos fue derrotado por una piedra.

Historia-de-Jonás-2

En la Biblia podemos encontrar historias más, que de cierta forma son como parábolas a los problemas que vivimos hoy día y que, en muchas ocasiones, estudiándolas, podemos encontrar algún tipo de alivio o al menos nos sacará una sonrisa.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En ella podemos encontrar la historia de Jonás, un profeta usado por Dios en aquellos tiempos, pero, Jonás es reconocido por ser un profeta desobediente, y no en el mal sentido de la palabra, sino que, Jonás era alguien que tenía claro que Dios perdona a todos cuando le piden perdón.

Dios le habla a Jonás y la una orden, un mandato que él debía cumplir; la orden no era algo difícil, de hecho, era algo sencillo, sólo debía ir a avisar a las personas que Dios estaba molesto por sus actos de crueldad, y que si no se arrepentían y alejaban de la maldad, serían castigados.

Jonás, sabiendo como es Dios de misericordioso, decidió no acatar la orden, técnicamente argumentando que, él mismo sabe que los va a perdonar, que los perdone y así le ahorra el viaje a Nínive. Dios le insistió en que fuera a la ciudad y les dijera que su maldad es tanta que ha subido ante la presencia de Dios.

Y que antes de que él destruyera todo, advirtiera para que se arrepintieran y clamaran perdón. Jonás nuevamente se negó, en una conversación en la que Dios mismo estaba teniendo paciencia con su siervo para no castigarlo y Jonás seguía diciendo que no iría.

Historia-de-Jonás-3

Dios le deja la tarea y se va, por otro lado, Jonás también decide irse, pero no a Nínive a donde Dios lo mandó, sino a Tarsis, para ello, bajó a Jope, allí afortunadamente, consiguió un barco que lo llevaría a Tarsis, lejos de Nínive y “lejos” de Dios.

Ese comportamiento no era común en Jonás, lo cual lo obligó a Dios a tomar cartas en el asunto. Jonás sí había sido un profeta que estaba claro en que Dios era demasiado misericordioso y que la gente se aprovechaba de eso, de cierta forma, ese aprovechamiento de lo humanos hacia la benevolencia de Dios, molestaba a Jonás.

Jonás compra su pasaje para subir al barco e irse a Tarsis, el barco ya estando lleno de mercancía y pasajeros, decide zarpar encomendándose cada uno a su Dios personal. De momento todo parecía marchar bien, Jonás no iba a la ciudad de Nínive pese a la orden de Dios, Dios no lo había castigado, Jonás pensó que tal vez Dios dejaría pasar por alto aquella desobediencia.

Jonás se equivoco. El viaje parecía tranquilo con vientos favorables y cada uno estaba en lo suyo, haciendo sus trabajos, disfrutando de la vista, lo que sea. Sin embargo, el cielo se tornó oscuro, nublado y comenzó a llover, parecía una lluvia normal.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Pero el mal tiempo empeoró lo cual hizo que el mar se agitara en gran manera que las olas se sacudían fuertemente contra el barco. Toda la tripulación estaba asustada, sumida en el pánico y la desesperación, el temor a la muerte se hacía presente entre los tripulantes. (ver también: Historia de Ester)

Historia-de-Jonás-4

No pasó mucho tiempo hasta que cada uno comenzó a orar a su Dios o dioses personales pidiendo que, calmaran el enojo del mar, pero ellos no recibían respuesta alguno, sólo un largo silencio sofocado por el estruendo de los truenos, rayos y el brutal sonido de las olas golpeando el barco.

Todos comenzaron a colaborar sacando el agua que lograba colarse en el barco mientras el capitán estaba tratando de evitar que el barco se hundiera. Pronto comenzaron a despojarse de sus pertenencias y equipaje para aligerar el barco y evitar lo que parecía ser, su inminente hundimiento.

Jonás por su lado descendió a las profundidades del barco y se acostó a dormir, él sabía que Dios estaba detrás de todo ello, pero no le quería prestar atención. El capitán bajó y al verlo dormido lo despertó para que ayudara en algo a la tripulación.

Al ver la desesperación de las personas, Jonás decide revelar que todo lo que está pasando es en realidad, su culpa. Diciendo que Dios había dado un orden a él para que la cumpliera, pero que no la quiso cumplir y en su lugar, decidió huir de Dios, que la solución para que ellos no perecieran junto a él, era que lo tiraran al mar y así ellos se salvarían.

Los tripulantes procedieron a arrojar a Jonás del barco y una vez hecho, los vientos y el mar mismo dejaron su agresividad, el sol volvió a salir y el barco siguió su rumbo. En cuanto a Jonás, su castigo no había terminado aun, Dios tenía algo preparado para él.

Historia-de-Jonás-5

Un gran pez, algunos estiman que pudo ser una ballena, otros que pudo ser un tiburón blanco, en fin. El asunto es que aquél gran pez, del cual la biblia no hace referencia alguna sobre su aspecto, se tragó completico a Jonás, quien estuvo unos tres días y tres noches dentro del gran pez.

De buenas a primeras Jonás no elevó su pensamiento al cielo en búsqueda de misericordia, estuvo allí aguantando lo más que pudo dentro del paz. Sin embargo, su espíritu se quebró y decidió que ya era hora de pedir misericordia a Dios.

Así Jonás eleva una oración al cielo pidiendo a Dios que lo perdone por lo desobediente de su comportamiento y que, técnicamente iría  a hacer el trabajo que se le encomendó al principio. En esa oración describió las penurias sufridas mientras el mar lo golpeaba con sus fuertes olas lanzándolo de un lado a otro.

Describía su para nada grata estancia dentro del pez y clamaba a Dios misericordia, además de sentirse arrepentido y entender que todo aquello era una señal de Dios para decirle que había sido expulsado de su presencia debido a su desobediencia.

Las oraciones de Jonás eran escuchadas por Dios, pero en un momento no actuó en favor del mismo, Dios esperaba a que Jonás fuera verdaderamente sincero con él antes de sacarlo de aquel desagradable lugar, las entrañas de un gran pez.

Cuando Dios por fin decidió socorrer a Jonás, le dijo al gran pez que lo vomitara en tierra firme, así lo hizo el pez y luego de tres días y tres noches estando dentro de él, Jonás por fin es expulsado del pez en tierra firme. Dios le vuelve a repetir la orden primera y Joná se se levanta dispuesto a cumplirla en ésta segunda oportunidad.

Jonás llega a la ciudad de Nínive tras un largo viaje, una vez allí inicia rápidamente su misión de avisar que tenían 40 días para arrepentirse de todo lo malo que habían hecho y pedir a Dios misericordia, antes de que Dios derramara su ira sobre ellos.

Recorrió cada rincón de la ciudad hasta que el último habitante de la misma haya escuchado la advertencia. Pronto las personas que habitaban Nínive comenzaron a temer a Dios y a hacer ofrendas en su nombre, los ayunos comunitarios llegaron a suceder.

Hasta el mismo rey dio la orden de que nadie comiera ni bebiera, ni siquiera los animales, hasta que Dios haya sentido misericordia de ellos y decidiera perdonar todos sus males, con lo que comenzó un clamor y ayuno en toda la ciudad, incluyendo al rey, lo cual hizo que Dios los perdonara. (ver también: Historia de Abraham)

Historia-de-Jonás-6

Dejar Comentario