≡ Menu

Historia de Frida Kahlo: pinturas, casa, vida, amores y mas

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón (1907-1954), mejor conocida como Frida Kahlo, fue una pintora mexicana con gran talento y grandes virtudes, que pudo sobreponerse a obstáculos determinantes en su vida, para salir adelante y ser reconocida como una gran artista a nivel mundial. Esta es la Historia de Frida Kahlo

Frida-Kahlo-02

Vida, obra e historia de Frida Kahlo

Nació en Coyoacán, México, un 6 de julio de 1907, hija de Guillermo Kahlo, inmigrante alemán, nacionalizado mexicano y de Matilde Calderón, mexicana.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Tuvo dos hermanas mayores, Matilde y Adriana, una menor Cristina, quien fue su fiel compañera, nació un varón, menor que Frida, pero falleció a los pocos días de nacer. Además tuvo tres hermanas mayores por parte de su padre, Luisa, María y Margarita.

Su vida estuvo marcada desde pequeña, debido al infortunio de contraer poliomelitis en 1913, con apenas seis años de edad. Esta enfermedad dio inicio a otras enfermedades, lesiones, operaciones y accidentes, además de permanecer en cama por unos nueve meses aproximadamente.

Otra consecuencia, muy visible, fue haber quedado con la pierna derecha mucho más delgada que la izquierda. Sumado a esto sufrió un grave accidente automovilístico en su juventud, a los 18 años de edad, que la postró en cama por otro tiempo prolongado y tuvo que someterse a más de 30 operaciones quirúrgicas.

Durante ese tiempo Frida aprendió a pintar, como una manera de desahogo y reflejar su sufrimiento. Se puede deducir fácilmente la vida poco convencional que le tocó vivir.

Frida y Diego Rivera

Frida Kahlo contrajo matrimonio en el año 1929 con el pintor muralista Diego Rivera. Escuchó hablar por primera vez de Diego en 1922, mientras estaba pintando el auditorio de la Escuela Nacional Preparatoria, en la que ella, para ese entonces, estudiaba. Diego tenía 36 años y ella, 15.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Se conocieron cuando Frida le llegó a pedir consejos y asesorías sobre pintura, Ella lo admiraba profundamente, como pintor y artista. Diego reconoció inmediatamente el talento de Frida y la impulsó a seguir en la pintura tradicional mexicana. (Ver artículo: Historia de la  Mona Lisa)

Se atrajeron y surgió una relación amorosa y en poco tiempo de conocerse, se casaron. Los padres de Frida nunca estuvieron de acuerdo con ese matrimonio, no se equivocaron, pues ese matrimonio estuvo lleno de complicaciones e infidelidades por parte de ambos.

Kahlo era una mujer de carácter fuerte, liberal y abiertamente bisexual. Ambos fueron descaradamente infieles, pero la relación que mantuvo Diego con Cristina, la hermana menor de Frida, fue el motivo que puso fin a su matrimonio.

Frida-Kahlo-03

Frida y Diego Rivera

Diego Rivera y Frida Kahlo fueron dos personajes conocidos en el mundo del arte en México. Parecían una pareja feliz y envidiable, pero no era así, sólo eran apariencias.

Se convirtieron en pintores muy populares de México, de gran aceptación por parte del público, pero su vida privada estuvo llena de infidelidades, desmanes, inmoralidades, que se podía definir como una relación tóxica, enfermiza y destructiva.

En ese tiempo, Diego ya venía con un historial amoroso bastante extenso, tuvo amores con las pintoras rusas Angelina Petrovna, con quien se casó y con Marevna Vorobe-Stebelska, con quien procreó una hija.

Aborto

Tres años después de casada, Frida sufrió un aborto, este acontecimiento de su vida le inspiró a crear dos de sus obras más valiosas: “Henry Ford Hospital” y “Frida y el aborto” o “Sin esperanza“, como también se conoce.

Uno de los tópicos más frecuentes en los cuadros de Frida era Diego, su gran amor, allí manifestaba sus sentimientos y las realidades vividas en esa tormentosa relación. Algunos de ellos son:

Frida y Diego Rivera  (1931)

Este cuadro fue pintado en los primeros años de su matrimonio. Hace énfasis en el contraste de tamaños, Diego se ve gigante al lado de la diminuta Frida. En la familia los llamaban el elefante y la paloma, justamente por la diferencia de tamaños.

En él Diego aparece sosteniendo una paleta y los pinceles, aludiendo claramente, para algunos entendidos, que él era la inspiración y guía artística de la afamada artista.

Autorretrato con Diego en mi Pensamiento (1943)

En esta obra Frida aparece con una “tehuana”, traje típico mexicano y favorito de la artista. Fue una manera de sentirse hermosa luego de pasar por su divorcio, mientras que Diego está ubicado en el “tercer ojo”, lo que podría interpretarse como que aun su presencia estaba en los pensamientos de ella. Las  grietas reflejan los problemas y diferencias que habían en su relación.

Diego y yo (1949)

Esta pintura es una de las más expresivas de Frida. Allí aparece llorando y Diego presente en sus pensamientos. Cuando la Kahlo estaba en momentos depresivos o de profunda tristeza, acostumbraba pintar su cabello de forma suelta. De otro modo, siempre lo pintaba en forma de moño alto, adornado con clinejas o con coronas de flores.

Henry Ford Hospital (1932)

Esta obra representa uno de los momentos más amargos en la vida de Kahlo. Cuando sufrió su aborto, en 1932, su vida cambió para siempre, ella siempre quiso tener un hijo, más aún de Diego, su amor más grande. Era su cara llena de lágrimas y de su vientre salen seis hilos rojos, enlazados a distintos elementos.

Ellos son una flor, ya marchita, que Diego le había regalado, un feto que no nació, su cuerpo maltratado, su cadera incapaz de aguantar el embarazo, un caracol que representaba el lento sufrimiento y una mesa de quirófano.

La Pelona.

La Pelona (1940)

Poco tiempo después de su divorcio de Diego Rivera, decidió, en un momento de rabia y locura, cortarse la larga cabellera, que tanto gustaba a Diego. Presenta con orgullo su hazaña en este cuadro y lo llama “La Pelona”.

De manera muy singular, escribió una frase de una canción mexicana, en el borde superior: “Mira que si te quise, fue por el pelo. Ahora que estás pelona, ya no te quiero”.

Pinturas de Frida Kahlo

Me pinto a mí misma, porque soy lo que mejor conozco”.

–Frida Kahlo

Frida Kahlo fue autora de una pintura absolutamente personal, que giraba temáticamente en torno a su vida, su biografía, llena de avatares y sufrimientos. De todos los acontecimientos que marcaron su vida, heredó una exaltada sensibilidad que plasmó en sus pinturas, sobre todo sus autorretratos.

Fue autora de unas 200 obras, la mayoría eran autorretratos, de sus 143 pinturas, 55 son autorretratos; en ellos plasmó su difícil vida y su angustia ante una realidad hostil. Fue víctima de una poliomielitis con apenas seis años de edad, sufrió un accidente en automóvil que la dejó casi paralizada y además, no pudo tener hijos. Nada fácil la trayectoria de su vida.

frida-kahlo-05

Pero además de eso, compartió con su marido el gusto por el arte popular mexicano, pintó cuadros con elementos indígenas y fue inspiración para otros pintores mexicanos.

Mientras estuvo convaleciente por el accidente que sufrió, comenzó a pintar los autorretratos, ella era la modelo principal. Con un espejo frente a su cama y un caballete que le fabricó un carpintero, pudo pintar estando acostada en su cama. Así empezó su gran colección de autorretratos que tienen un carácter esencialmente autobiográfico.

Las dos Fridas (1939)

En este cuadro se ve a una Frida con su traje de tehuana, que la identifica con la herencia mexicana oaxaqueña de su madre. En sus manos sostiene el retrato de Diego Rivera.

La otra Frida, está vestida con un traje blanco, de estilo europeo, que representaba la herencia alemana de su padre y se supone que podía estar inspirado en el traje de novia de su madre.

Las dos Fridas están unidas a través de un cable hacia sus corazones, representando el aspecto emocional o espiritual y, por otro lado, tomadas por las manos, que representan lo racional. Este cuadro pertenece a la colección del Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México.

Autorretrato con collar de espinas (1940)

Frida había pintado inicialmente un cuadro para ser regalado al fotógrafo Nickolas Muray, quien fue su amante. Pero, luego del divorcio con Diego Rivera, tuvo que venderlo para recaudar fondos y poder pagar al abogado que los divorció. Por esta razón, elaboró este cuadro, para compensar a Muray.

En este autorretrato, Kahlo tiene un collar de espinas, que la lastima y derrama sangre, aludiendo a la tortura que sufrió Jesucristo con la corona de espinas. (Ver artículo: Historia de Jesús)

Hay tres animales en esta pintura, un gato negro, que representa la mala suerte; un mono, mascota que Diego le regaló en una oportunidad y un colibrí muerto, que está colgado del collar, usados como señales de buena suerte en el amor. Además muestra unas mariposas como símbolos de resurrección.

Frida-Kahlo-06

La columna rota (1944)

Este cuadro representa a la artista después de ser operada de la columna vertebral, cuando sufrió el accidente de tranvía en 1925. Como consecuencia de ello, tuvo que usar un corsé de acero, que fue bastante doloroso y le dejó profundas huellas. Este se conserva en el Museo Dolores Olmedo Patiño, de la Ciudad de México.

“La columna rota” refleja el gran dolor que Frida soportó durante toda su vida. Su cuerpo fragmentado, la columna rota, sostenido con un corsé de acero y atrás un paisaje árido y desolado, dan la imagen explícita del momento triste y desgarrador que vivió.

El clavo grande en el corazón demuestra sus heridas emocionales, bien expresadas en el rostro de dolor, pero a la vez de una profunda resignación.

Frida y André Breton

André Breton, escritor, poeta y crítico francés, quedó impactado con la obra de Frida Kahlo al ver el cuadro que se titulo “Lo que el agua me dio” (1934). En ella, la pintora y el observador están situados, como sentados, dentro de una bañera, con las piernas extendidas y observando las experiencias destructivas, vividas por Frida, que flotan en el agua.

Ese cuadro lo pintó Frida cuando se separó de Diego Rivera, por culpa de un romance que él tuvo con su hermana menor, Cristina, y luego de pedir el divorcio.

Breton se refirió a ella como una pintora surrealista espontánea, descripción que no era del agrado de Frida, por cuanto nunca se consideró, ni se sintió encuadrada, en esa tendencia. La invitó a exponer sus obras en Nueva York y París, pero no fue muy bien recibida, especialmente en esta última ciudad.

Casa Azul

La Casa Azul de Frida Kahlo es hoy día un museo con toda la vida y obra de esta famosa pintora mexicana. Allí nació, creció y pasó gran parte de su vida, incluso con Diego Rivera vivió un tiempo en ella. También murió allí. Es una casa típica mexicana, con un gran patio central que distribuye las habitaciones de la casa y tiene una fachada de estilo francés.

Tiene muchas historias encerradas en sus paredes. Allí vivieron personalidades como León Trotsky, Henry Moore, Remedios Varo y André Bretón, quienes fueron recibidos por Diego y Frida, en algún momento de sus vidas.

En este museo se pueden apreciar objetos personales, tan íntimos y familiares de la Kahlo, como las camas que usó mientras estuvo postrada después de su accidente. También están expuestas algunas obras de la artista: “Viva la Vida” (1954), “Frida y la cesárea” (1931), “Retrato de mi padre Wilhem Kahlo” (1952), entre muchas otras.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Frida, años 20.

La Casa Azul recrea como un viaje en el tiempo hasta el México de principios del siglo XX, un México de mucho colorido y algo surrealista. El Museo, además de las pinturas, expone la biblioteca de Frida, así  como miles de documentos, fotos, libros, vestidos y juguetes, que se encontraban en uno de los baños de la casa.

Cuatro años después de haber muerto Frida, en 1958, fue convertida en museo. Habían dejado todo abierto, menos un baño, donde se encontraron gran cantidad de objetos, los que fueron puestos a la vista pública 50 años después.

En el jardín, los pasillos, los cuartos, toda la casa muestra el valor de la identidad propia de Frida, su orgullo indígena. Hay una tienda con objetos de arte popular, todos inspirados en esta gran pintora de México, quien se consolidó como un ícono de la modernidad. (Ver: Historia de Guaicaipuro)

Frida Kahlo, la película

Frida Kahlo es uno de los personajes que ha trascendido, de manera influyente, en la historia y la cultura mexicana y parte del mundo. Esta artista nació un 6 de julio de 1907 y murió un 13 de julio de 1954.

Su vida ha sido llevada al cine en diversas ocasiones, la primera en 1983 en Frida: Naturaleza Viva, dirigida por Paul Leduc y protagonizada por Ofelia Medina.

La segunda fue en 2002, “Frida”, con Salma Hayek y Alfred Molina; esta cinta fue filmada y producida en inglés, ganó dos premios Oscar, uno a Mejor maquillaje y otro, a la Mejor banda sonora.

Frida Kahlo y Tina Modotti” (1984), “Vida y época de Frida Kahlo” (2005), “Chez Frida Kahlo” (2011), son otras producciones cinematográficas en torno a la vida de Frida.

Hay una serie de Mónica Lozano, bajo el formato de Netflix, sobre la historia de Frida Kahlo y Diego Rivera. Asimismo, se han hecho una gran cantidad de documentales.

Momentos importantes en la vida de Frida

Todas las películas tienen en sus guiones, como eje central, la vida atropellada de Frida y sus momentos más cumbres, tanto de felicidad, como de tristeza.

Nacimiento (1907)

Kahlo pintó “Mi nacimiento” como una manera de representar lo que ella pensó que pudo haber sido ese momento de nacer. En una cama, la figura de su madre está cubierta por una sábana, enlazando dos momentos cruciales de su vida, la muerte de su mamá, con quien tuvo una relación muy complicada.

Resaltó en la pared a la Virgen de los Lamentos, como testigo silencioso de esa escena. Este cuadro forma parte de la colección de arte de la archiconocida y famosa cantante Madonna. (Ver artículo: Historia de la música)

Accidente de tránsito (1925)

Muy joven, con apenas 18 años, Frida sufrió un accidente de tránsito, un choque de un bus con un tranvía, del que sobrevivió, pero tuvo serias y dolorosas consecuencias. Fue sometida a 32 operaciones, al uso de un corsé de acero y muchos dolores crónicos, sumados a los emocionales.

Aborto (1932)

El aborto fue otro golpe duro vivido por esta afamada pintora. Se sintió muy frustrada de no poder dar vida a otro ser humano, esto la llenó de rabia e impotencia, dolor profundo, llanto, sentimientos que trasladó al lienzo, con sus obras “Hospital Henry Ford” y “Sin esperanza”. Esto ocurrió mientras vivía con Diego Rivera en Detroit, Estados Unidos. (Ver artículo: Historia de Estados Unidos)

Divorcio  (1940)

Para Frida, el divorciarse de Diego fue un episodio muy doloroso, realmente lo amaba y su separación definitiva dejó grandes tristezas en su vida.

En una carta escrita el 13 de octubre de 1939, a su amigo y amante, el fotógrafo Nickolas Muray, escribió: “Mi situación con Diego fue de peor en peor“…”Después de la última pelea que tuve con él (por teléfono) porque hace casi un mes que no lo veo, entendí que para él es mucho mejor que me deje“.

Me dijo las peores cosas que puedes imaginar y los más sucios insultos que jamás hubiera esperado de él“.

Ahora me siento tan podrida y sola que me parece que nadie en el mundo ha sufrido como yo“.

Cristina Kahlo, hermana menor de Frida, dijo en una oportunidad que Diego y Frida eran una pareja similar a muchas otras, atravesaron momentos difíciles, problemas de salud, económicos, enojos, separaciones, en fin, lo normal que puede ocurrir en otras parejas.

En una carta escrita a la actriz Dolores del Río, quien fuera su amiga cercana y de la pareja, la pintora se excusa de no poder pagarle un préstamo que le debía, de 250 pesos.

Debes comprender linda, que después del divorcio de Diego me ha costado mucho trabajo nivelar mis gastos“…”No quiero admitirle ni un centavo a pesar de que él me lo propuso“.

Diego (1928)

Diego Rivera vivió en España, México, París, Brujas y Londres. Se hizo famoso con grandes  y notorios murales de contenido social, asociados con el Partido Comunista. En México se ocupaba del Departamento de Artes Plásticas del Ministerio de Educación.

Era un mujeriego irremediable, tuvo varias esposas y amantes. La última, antes de conocer a Frida, fue su mujer de servicio, una indígena llamada Lupe Marín, con quien se casó en 1922. Procreó dos hijas con ella, Lupe y Ruth y se divorció en 1928, cuando conoció a Frida.

Cuando Frida conoce a Diego Rivera, en la Escuela Nacional Preparatoria, sólo era una jovencita de 15 años. Le pide consejos y evaluación de sus pinturas a aquel famoso  y célebre artista.

Era, a pesar de su edad y todas las secuelas psicológicas que tenía encima, una persona muy decidida y de temperamento difícil y apasionado. Además, su pierna deformada hacía un contraste dramático con estas cualidades, fuera de lo común. El afamado pintor quedó muy impresionado con las pinturas de Frida, pero también con el genio de la Kahlo.

Romance y matrimonio

Empezaron pronto una relación amorosa y también pronto se casaron, en 1929, a pesar de la oposición de la familia de Frida, sobre todo de su madre Matilde. Ella veía con preocupación la diferencia de edad entre ambos, además de que Rivera era ateo y comunista, sin contar con la fama de mujeriego que se le atribuía públicamente.

Su madre no se equivocaba. Este matrimonio fue un contínuo vaivén, lejos de tener paz y convivencia, era una tormenta perenne, pero se amaban y se deseaban con locura, a pesar de ser una verdadera tortura. Muchos de esos momentos fueron plasmados artísticamente por Frida, en gran cantidad de cuadros, en los que el eje central es Diego, su amor complicado.

Infidelidades Kahlo-Rivera

Ambos fueron infieles en el transcurso de su matrimonio, el cual duró hasta 1940 y se volvieron a casar en 1941. Frida era muy liberal y desprejuiciada, pero sufría con las infidelidades de Diego, aun cuando ella también las tuvo por su lado.

Tuvo amantes hombres y mujeres, como forma de pagar con la misma moneda a su amado Diego. Ellos estaban conscientes de sus infidelidades e historias extramaritales, pero siempre que peleaban, volvían a reconciliarse.

Cuando Frida sufrió el aborto de “Dieguito”, como ella lo llamaba en su vientre, se hundió en la desesperanza y su vida se volvió aún más difícil de soportar, tomando en cuenta sus hábitos fuera de lo común y lo convencional.

Sin embargo, se mantuvieron unidos, no solo por amor y pasión, sino por intereses políticos comunes. Ambos se profesaban admiración y se respetaban como artistas y seres humanos, con sus diferencias e incoherencias, pero sabían manejar “los mismos códigos”.

Cuando en 1955 Frida Kahlo muere, Diego escribió: “Yo me he dado cuenta que lo más maravilloso que me ha pasado en mi vida ha sido mi amor por Frida“.

Vísperas de su muerte (13 de Julio de 1954)

Cuando muera quemen mi cuerpo…No quiero ser enterrada. He pasado mucho tiempo acostada. ¡Simplemente quémenlo!”.

Frida Kahlo.

Su deteriorada salud, desde muy pequeña, sufrió poliomielitis, parálisis casi total de su cuerpo, múltiples operaciones, pérdidas en embarazos, la hizo una mujer fuerte y aprendió a convivir con la idea de su muerte.

Esto lo reflejó en su obra “Pensando en la muerte”, en la que retrata a la Muerte como un ser omnipotente, que es parte intrínseca de la vida.

Frida falleció el 13 de julio de 1954, en la Casa Azul. La causa oficial de su muerte fue “embolia pulmonar”, pero las causas de su fallecimiento aún no están claras, nunca se hizo una autopsia a su cuerpo.

Los datos que han sido tomados de su diario y los testimonios de personas más cercanas, han dado forma a una serie de especulaciones en torno a su muerte. Después de que le fuera amputada su pierna, su estado mental fue deteriorándose rápidamente.

“Las dos Fridas”

¿Muerte por neumonía o suicidio?

Este hecho dio pie a que dijeran que se había suicidado, por no soportar ese dolor, tanto físico como psicológico.

En su diario, en fecha 11 de Febrero de 1954 escribió que quería matarse, pero que realmente era su amor por Diego el que le impedia tomar esta acción. Sin embargo, en la última línea de este mismo día tambien se puede leer la frase: “esperaré un tiempo”.

El día antes de morir, también Frida dio señales de un posible suicidio. Le dio a Diego un anillo que éste le había regalado en ocasión de su 25 aniversario de bodas, faltaban todavía 17 días y se excusó diciendo que se lo entregaba porque “creo que te voy a dejar muy pronto…”

Esa misma noche, se tomó cuatro pastillas, más de la dosis prescrita previamente por el médico, por lo que se tejieron muchas intrigas y dudas, con respecto a si murió por neumonía o a causa de un suicidio.

Velorio

Sus restos fueron velados en el vestíbulo de entrada del Palacio de Bellas Artes, siendo custodiados por la guardia de honor. El día 14, acudieron a dar sus respetos y su despedida, más de 600 personas.

Luego, tal como ella mismoa lo pidió, su cuerpo fue incinerado. Sus cenizas reposan en una urna de estilo pre-colombina, que permanecen en la Casa Azul, donde vivió gran parte de su vida y convivió con su esposo, Diego Rivera.

Espero alegre la salida y espero no volver jamás

Frida.

Dejar Comentario