≡ Menu

Conozca todo lo relacionado con la Historia de Andrés Bello

Venezuela cuenta con una gama de personajes que, en su momento, cambiaron el rumbo de la historia de Venezuela, otros personas influyeron en los principios de quienes más tarde serían nuestros libertadores. Hoy hablaremos sobre Historia de Andrés Bello, un personaje que tuvo una influencia importante en el desarrollo de nuestro libertador, Simón Bolivar. (Ver también: Historia de Alí Primera)

Historia-de-Andrés-Bello-1

Historia de Andrés Bello

Andrés Bello nació en Caracas, en la sede de la Capitanía General de Venezuela, el 29 de noviembre del año 1781. Vivió en Caracas hasta que cumplió los 29 años de edad. Sus padres fueron: Bartolomé Bello y Ana Antonia López, quienes no pudieron hacer nada por impedir la voraz pasión por las letras que manifestó Andrés Bello desde su niñez.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Después de cursar sus primeros estudios en la Academia de Ramón Vanlosten, tuvo su primer encuentro con el latín, en el convento de Las Mercedes, el cual era impartido por el padre Cristóbal de Quesada, quien al ver el entusiasmo del muchacho por el latín, le abrió las puertas de los grandes textos latinos con el que Andrés Bello aprendió mucho más sobre el idioma.

Cuando apenas tenía 15 años de edad, Bello ya traducía el Libro V de la Eneida de Virgilio. Cuatro años después, el 14 de junio del año 1800, Andrés Bello se graduó de bachiller en artes por la Real y Pontificia Universidad de Caracas. Y fue en aquel año de 1800 cuando se produjo su primer encuentro con un gran hombre, Alexander von Humboldt, a quien acompañó en su ascensión a la cima del Pico Oriental de la Silla de Caracas, conocido anteriormente como Silla del cerro de El Ávila.

Luego de aquel encuentro con Alexander von Humboldt, Bello inició formalmente los estudios universitarios de derecho y de medicina, y aunque él era de familia acomodada, él mismo costeó en parte sus estudios dando clases particulares; y fue en esas clases particulares en donde se encontró con el Libertador de las américas: Simón Bolívar.

Por otro lado, Andrés Bello ya estaba estudiando el idioma francés y el inglés, además de sentirse fuertemente atraído sobre todo por las letras, por lo cual comenzó a escribir composiciones poéticas y a frecuentar la biblioteca literaria de Francisco Javier Ustáriz.

Historia-de-Andrés-Bello-2

Obra

Los primeros escritos de Andrés Bello siguieron las huellas del neoclasicismo entonces imperante, y gracias a ello se ganó un puesto en la sociedad caraqueña ilustrada con el apodo de “El Cisne del Anauco”. También hacía trabajos de traducción de obras latinas y francesas, compuso en estos primeros años de desempeño literario las odas: Al Anauco, A la vacuna, A la nave y A la victoria de Bailén, los sonetos A una artista y Mis deseos, la égloga Tirsis habitador del Tajo umbrío y el romance A un samán, así como los dramas Venezuela consolada y España restaurada.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Cuando él tenía 21 años recibió su primer cargo público, el de oficial segundo de la secretaría de la Capitanía General de Venezuela, y en el año 1807 fue ascendido a Comisario de Guerra y secretario civil de la Junta de la Vacuna. En el año de 1810, fue ascendido a oficial primero de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Para el año 1806 había llegado a Venezuela la primera imprenta, traída por Mateo Gallagher y James Lamb 300 años después de que llegara la primera imprenta en américa, porque la primera imprenta se instaló en el año 1539, en la capital de Nueva España, México. En el año 1808 comenzó a publicarse la Gaceta de Caracas, y Andrés Bello fue designado su primer redactor. (Ver también: Historia de Guaicaipuro)

En estos años de intensa actividad oficial, despertó en Andrés Bello una gran atracción por la historia y la gramática, pasión que quedó en evidencia en su Resumen de la historia de Venezuela, escrito en el que ya quedaban presentes los principios humanistas rectores de su obra futura.

El momento decisivo en la vida y carrera intelectual de Andrés Bello fue cuando la Junta Patriótica decidió enviarlo a Londres, por motivo de los acontecimientos del 19 de abril del año 1810, en una misión diplomática cuyo objetivo era lograr que el gobierno inglés se una a la causa de la reciente y frágil declaración de independencia venezolana.

Historia-de-Andrés-Bello-3

El 10 de junio de ese mismo año zarparon en un barco inglés del general Wellington, los miembros de aquella misión designados por la Junta, Simón Bolívar y Luis López Méndez, junto a Andrés Bello quien se encargaría de traducir en tiempo real las conversaciones.

Andrés Bello era inocente de que aquel viaje tan importante que iniciaba lo alejaría para siempre de su ciudad natal, y que la ciudad a la que se dirigía, Londres, se convertiría en su residencia permanente durante los próximos diecinueve años. Allí en Londres, Andrés Bello tuvo un encuentro con Francisco de Miranda, otro de los próceres de nuestro país, Venezuela.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El 14 de julio llegan a la capital inglesa los tres integrantes de la misión y recibieron alojamiento, consejos y ayuda de parte del mismísimo Franciso de Miranda, quien a su vez decidió sumarse al proceso independentista de Venezuela viajando a Caracas.

El 10 de octubre del año 1810, fecha de su salida de Londres, Miranda dejó instalados en su casa de Grafton Street a López Méndez y a Andrés Bello, Andrés estaría allí hasta el año 1812. Bello tuvo acceso a la espléndida biblioteca del prócer, que ocupaba todo un piso. Cuando el 5 de julio del año 1811 se declaró la Independencia de Venezuela, ambos fueron designados representantes del nuevo gobierno secesionista en la capital inglesa, cargo que perdieron al reconquistar los españoles retomaron el poder de la nación venezolana.

Aquí fue donde las cosas se le complicaron a Andrés Bello, quien no pudo regresar a Venezuela por ser procesado ante un tribunal militar acusado de traición a la corona española, y con ello vino un largo período de penurias económicas, que se prolongó durante una década.

Andrés Bello y Simón Rodriguez

Andrés Bello y Simón Rodríguez fueron dos ilustres letrados que hicieron que la docencia sea una de las más brillantes carreras de la humanidad, tanto política como socialmente hablando. Ambos tuvieron el privilegio de tener como alumno a Simón Bolivar o Simón tuvo la dicha de tener a ambos como tutores.

El caso es que Bolivar supo aprovechar enormemente las enseñanzas impartidas por cada uno de éstos dos grandes maestros, para emprender una lucha férrea de ideales, que años más tarde lo convirtió en el Libertador de América, incluyendo a su país natal, Venezuela.

En el caso de Simón Rodriguez, él era un hombre cuya pasión era el aprender y compartir con los demás sus conocimientos adquiridos. Sin embargo, su forma de enseñar a sus alumnos no era un método muy visto en aquella época.

A Rodriguez le gustaba dar clases al aire libre, no le agradaba la idea de dar clases en un salón encerrado con sus alumnos, por el contrario, le gustaba dar clases bajo las sombras de los árboles; así como lo hacían en la antigua Grecia, mucho antes de la creación de las primeras escuelas de letras. (Ver también: Historia de Simón Bolívar)

Él argumentaba que, de esa forma sus alumnos podían aprender y desarrollarse aun más ampliamente que estando encerrado en un salón, además de que según él, su método fortalecía el espíritu de los estudiantes y los inspiraba aun más que estando metidos todos en un salón.

Historia-de-Andrés-Bello-4

Rodriguez era un hombre que estaba interesado en el saber, es decir, siempre estaba aprendiendo cosas y lo más importante de todo ello es que, todo lo que él aprendía siempre quería transmitirlo a sus estudiantes. Fue en un hombre que aconsejó mucho a Bolívar y fue uno de los que despertó en él ese sentido libertario y de igualdad para con todos.

Por otro lado, Andrés Bello era un hombre que, a diferencia de Rodriguez, a él no le molestaba dar clases en un salón, por el contrario, era irrelevante siempre y cuando el conocimiento sea adquirido. Andrés era un sujeto muy curioso, no se conformaba con lo que ya conocía.

Para él, el conocimiento era poder, pero no un poder opresor ni mucho menos, sino que el conocimiento disminuía la ignorancia, por lo que, menos ignorancia significaba, de cierta forma, más libertad. Andrés observaba que muchas veces la ignorancia era la raíz de muchos problemas sociales y políticos.

Debido a eso, Andrés siempre estaba fascinando por el aprendizaje, y siempre quería conocer un poco más de cada cosa. Al igual que Simón Rodriguez, para él era importante transmitir sus conocimientos a sus alumnos, y uno de ellos era Simón Bolivar, a quien también inspiró en él ese sentido libertario que más adelante lo llevaría a convertirse en el libertador de américa.

Sin duda alguna un personaje realmente admirable dentro de la historia de Venezuela, por ser un pilar fundamental en la enseñanza del Libertador de América, Simón Bolívar.

Dejar Comentario