≡ Menu

Conozca la sorprendente historia de Ana Frank, su escondite, su diario y más

Esta es la historia de Ana Frank, una niña alemana, de ascendencia judía, que se dio a conocer mundialmente por vivir los horrores de la Segunda Guerra Mundial y dejar esa fatídica experiencia escrita en un diario, mientras estuvo escondida y con vida.

Ana-Frank-02

Biografía e historia de Ana Frank

Su nombre completo era Annelies Marie Frank y nació en Fráncfort del Meno, Alemania, el 12 de junio de 1929. Su padre y su familia tenían años viviendo allí por varias generaciones. Otto Frank y Edith, eran los padres de Ana y su hermana mayor se llamaba Margot, tenía tres años más que Ana.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La familia completa se fue de Alemania, cuando empezó la crisis económica y el surgimiento de la corriente antisemita en la sociedad, con la aparición de Adolf Hitler en escena. Su tranquilidad se acabó, así como la de muchas otras familias judías. (Ver: Historia de Daniel)

Se mudaron a Ámsterdam, a una vivienda en la plaza Merwedeplein. Empiezan una nueva vida, las niñas van a la escuela, Otto logra montar una fábrica y Edith se ocupa de los cuidados del hogar. Todo iba bien hasta que aumentó la amenaza de guerra en Europa y piensan nuevamente emigrar, esta vez a los Estados Unidos o Inglaterra. Fracasaron en el intento.

Alemania invadió Polonia el 1° de septiembre de 1939, empezó la II Guerra Mundial. El 10 de mayo de 1940 invadieron los Países Bajos, a donde nadie pensó que llegarían las tropas alemanas. (ver artículo: Historia de Inglaterra)

Establecieron las medidas antijudías, como la prohibición de su presencia en varios sitios, de los que no escaparon las escuelas. Ana y Margot fueron cambiadas a una escuela exclusiva para judíos y Otto pierde su fábrica.

Ana-Frank-03

Entrada al escondite

 “La casa de atrás”

Fracasan en un nuevo intento de emigrar a los Estados Unidos, por lo que deciden tener un escondite preparado. En la fábrica de Otto había un anexo, al que llamarían “la casa de atrás”. Habilitó, con ayuda de Hermann van Pels –un empleado judío-, Johannes Kleiman y Victor Kugler, un recinto para sobrevivir en él con la familia.

A Margot Frank le llegó una citación por correo el 5 de julio de 1942, en la que pedían su presencia en un campo de trabajo en Alemania. Otto y su familia pasaron a la clandestinidad, se escondieron en la casa de atrás y más tarde se sumó la familia Van Pels. En noviembre de 1942 llega un nuevo integrante del escondite, el dentista Fritz Pfeffer. Allí permanecieron escondidos por dos años.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Dos años en los que evitaban hacer el mínimo ruido, vivían con miedo a ser encontrados, convivían, con los momentos buenos y los malos, todos juntos. No podían salir, así que los empleados de Otto los ayudaban llevándoles comida, libros, ropa y las noticias de lo que ocurría en el exterior. Tanto Johannes Kleiman, Victor Kluger, Miep Gies, fueron de valiosa ayuda para los ocho escondidos.

Ana-Frank-04

Después de más de dos años de haber estado ocultos, los escondidos son descubiertos y deportados a campos de concentración. De los ocho escondidos, solo el padre de Ana, Otto Frank, sobrevive a la guerra. Después de su muerte, Ana se hace mundialmente famosa, gracias al diario que escribió durante el tiempo en que estuvo escondida.

Fueron descubiertos el 4 de agosto de 1944, aparentemente alguien los traicionó. Los deportaron al campo de concentración de Auschwitz. A Ana y Margot las envían después a Bergen-Belsen, donde fallecieron ambas. Ana había escrito un diario con todo lo que oía y sucedía a su alrededor, mientras estuvo escondida con su familia en la “casa de atrás”. Este diario se quedó allí, luego fue rescatado por los amigos de su padre.

¿Quién delató a Ana Frank y su familia?

Nadie sabe a ciencia cierta cómo y por qué los alemanes descubrieron el escondite de Ana y su familia, en el número 263 de la calle Prinsengracht, aquel 4 de agosto de 1944.

Hasta el día de hoy no se sabe quién los delató, a 76 años de aquel día, un equipo de expertos del FBI está trabajando en este famoso caso, utilizando modernas técnicas en ciencia forense y criminología, con la esperanza de llegar a feliz término y darlo por cerrado.

El agente jubilado del FBI, Vince Pankoke, encargado del caso dijo: “Pondremos un énfasis especial en las nuevas pistas”…“Necesitamos verificar las historias conforme lleguen y sabemos que eso nos conducirá a otras investigaciones”.

Otto Frank fue el único sobreviviente, de los que vivían en “la casa de atrás”, de aquel horror de la II Guerra Mundial. Dos años después de que finalizó la Guerra, en 1947, Otto publicó el diario bajo el título “La casa de atrás”.

Campos de concentración

En los campos de concentración se les tatúa un número en el brazo a los hombres y mujeres. Ana no fue la excepción. Les quitan todos sus atuendos personales, los rapan y les dan ropa de presidiario. Los hombres van al campo central Auschwitz I y las mujeres se quedan en Auschwitz-Birkenau o Auschwitz II.

Durante el invierno de 1944, los nazis avanzaban, buscaban el mayor número de prisioneros posibles, para llevarlos a trabajar en los campos de concentración.

Examinaban a las mujeres, todas sin excepción; Edith, la madre de Ana fue descartada, Margot y Ana fueron despojadas de sus ropas, cuenta Rosa de Winter-Levy, que Ana los miró con cara de confusión e inocencia y después se las llevaron.

Fueron trasladadas en un tren lleno de gente al campo de concentración Bergen-Belsen. Edith Frank se quedó en Auschwitz, allí enfermó y murió en febrero de 1945.

Bergen-Belsen

Luego de viajar por tres días, Ana y Margot Frank llegaron a Bergen-Belsen, junto con otras prisioneras, de otros lugares. Fueron alojadas en tiendas, ya no había cabida en las instalaciones destinadas para las mujeres. Un vendaval destruyó las tiendas a los pocos días, por lo que fueron trasladadas a uno de los barracones, que también estaban abarrotados.

Las condiciones en el campo de concentración fueron empeorando, no alcanzaba la comida y la higiene era pésima. Muchas prisioneras fueron enfermando de todo tipo de enfermedades.

Ana y Margot se enferman de tifus y unas semanas antes de la liberación de ese campo, fallecieron. Primero fue Margot, quien se cayó de la cama al suelo y no fue capaz de levantarse, Ana murió al día siguiente, en el mes de febrero de 1945.

El tifus es una enfermedad bacteriana, transmitida por las pulgas o piojos, la cual afecta a miles de personas cada año, por lo general las que viven en regiones montañosas y frías de África, América del Sur y Asia, donde hay sobrepoblación y deficientes condiciones higiénicas.

El tifus endémico se considera benigno, presenta síntomas leves, dolores de cabeza, fiebre ligera, ronchas leves en el tronco y por lo general, los pacientes se recuperan por completo. Mientras que el tifus epidémico, es de mayor gravedad para el paciente, que pueden causar progresivamente la muerte.

El 27 de enero de 1945, el campo de concentración de Auschwitz fue liberado. Otto Frank es uno de los sobrevivientes, formando parte de unos 7.650 prisioneros que salieron de allí con vida. Había bajado mucho de peso, sólo 52 kg pesaba al salir de allí, cuando llegó pesaba 70 kg.

Historia del “Diario de Ana Frank”

Ana recibió de regalo de cumpleaños, por parte de su padre, un diario personal. Mientras estuvo escondida supo sacarle provecho a ese regalo, empezó a escribir y manifestar sus sentimientos, temores, angustias, dudas, inquietudes, propias de su edad y además agravadas por la situación terrible que estaban viviendo en su familia.

Su imaginación también se alimentó, pues escribía cuentos cortos, así como recortaba citas de escritores, que iba coleccionando con el nombre de “Libro de frases bonitas”.

Hubo una noticia por radio que le llamó la atención, el ministro de educación neerlandés invitaba a las personas que estuvieran escribiendo sus experiencias y vivencias en la guerra, a guardar sus diarios y escritos para sacarlos algún día a la luz pública.

Ana le pareció una gran idea, pensando que podría convertir su diario en una novela, la que llamaría “La casa de atrás”. Así,  empezó a reescribir las historias, ordenarlas, pero mientras estaba en ese proceso, los consiguieron y los arrestaron.

Publicación del diario

Cuando Ana empezó a escribir el diario, lo hizo sólo para ella, para cubrir su espacio, su tiempo de encierro en aquella casa, en la que se veía limitada, sobre todo por la edad que tenía cuando vivió aquella experiencia. Expresaba sus sentimientos y pensamientos íntimos sin ninguna intención de que alguien más los leyera.

Todo cambió cuando escuchó la transmisión por radio del Sr. Gerrit Bolkestein, quien era miembro del gobierno irlandés y estaba exiliado, que pedía crear un registro público de las experiencias vividas por la población de su país, durante la ocupación alemana. (ver artículo: historia de la radio)

Habló sobre cartas, diarios, notas, por lo que Ana  decidió cambiar su posición sobre lo que diría en su diario, con miras a que pudiera ser publicado como una novela, ya se había dado cuenta que tenía cierta tendencia y gusto por la escritura.

Empezó por corregir la escritura, eliminar algunas secciones muy íntimas y reescribir otras, anexó otros cuadernos adicionales y hojas sueltas. Cambió los nombres de los habitantes de la casa y sus benefactores. Así, los miembros de la familia van Pels, se llamarían Hermann, Petronella y Peter van Daan; mientras que Fritz Pfeffer sería Albert Dussel.

Otto Frank regresó a Ámsterdam y tenía la esperanza de que sus hijas también lo hicieran. Su esposa ya había fallecido. Pero la noticia recibida en julio de 1945 de la Cruz Roja, negaba tal esperanza, Ana y Margot habían fallecido. Fue cuando Miep Gies le entregó el Diario de Ana, el cual habían podido rescatar después de que se los llevaron detenidos, entre otras cosas personales y de la casa.

Otto Frank leyó el diario

Quedó muy impresionado cuando leyó el diario. No tenía idea de cómo y cuándo, Ana había podido escribir de manera tan exacta y bien descrita toda la estadía que tuvieron en la casa de atrás. En el diario, Ana expresó su deseo de convertirse en escritora, por lo que buscó la manera de publicarlo y así cumplir de manera póstuma ese deseo.

En una entrevista años después, sobre su reacción al leer el diario, Otto expresó: «Nunca supe que mi pequeña Ana era tan profunda».

Tambien Te Recomiendo Ver...

Para resguardar algunos detalles “incómodos” sobre los habitantes de la casa, Otto Frank se quedó con la “Versión A” del Diario, la original, en ella había algunos pasajes poco halagadores sobre su esposa, la madre de Ana, que tuvo que retirar del diario. También había algunas secciones con detalles íntimos de su floreciente sexualidad, las que no mostró para su publicación.

La “Versión B”  era la que Ana había corregido, de la que tomó algunos escritos y los anexó a la primera versión. Los nombres de su familia los volvió a retomar, más no los pseudónimos de los demás huéspedes.

Reconstrucción de la Casa de Atrás

“La casa de atrás”

Otto Frank llevó el diario primeramente a Anne Romein, una historiadora, quien no concretó la publicación. Ella se lo entregó a su esposo, Jan Romein, quien intentó escribiendo un artículo, el 3 de abril de 1946, con el título de «Kinderstem» («La voz de una niña»).

En el periódico Het Parool, describió el diario así: «pausadamente expresado en la voz de una niña, muestra todos los odios del fascismo, mejor que todas las evidencias de los juicios de Núremberg juntas».

El artículo llamó la atención de los editores y el Diario de Ana fue publicado en los Países Bajos, bajo el título de “Het Achterhuis” (“La casa de atrás”), por el editor Contact de Ámsterdam. En 1950 fue reimpreso y en abril de 1955 se tradujo por primera vez en español, titulado como “Las habitaciones de atrás”, por la editorial Garbo, Barcelona.

Cine y Teatro

Del Diario de Ana Frank se han producido una cantidad innumerable de versiones, para cine, televisión, teatro, libros, en fin, fue un verdadero impacto, del que todos quisieron mostrar al mundo para concientizar y también para sacar provecho.

En el año 1955, en Nueva York, se estrenó una pieza de teatro escrita por Albert Hackett, basada en el Diario de Ana Frank. Esta pieza ganó el Premio Pulitzer de Teatro y además fue llevada al cine, con el título de “El diario de Ana Frank” en 1959.

Ganó un Oscar a la mejor actriz, Shelley Winters, que fue entregado a la Casa de Ana Frank y otros dos más, Oscar a la mejor dirección artística y Oscar a la mejor fotografía. No tuvo gran éxito de taquilla, pero dio luz verde, para que la gente se enterara de la existencia del libro y éste sí fue un éxito total. Hasta hay países donde su lectura es obligatoria en el nivel de bachillerato.

En Madrid se estrenó un musical también llamado “El Diario de Ana Frank, un canto a la vida”, en febrero de 2008. La Fundación Ana Frank le cedió los derechos, para que representaran la obra musical por todo el mundo.

Libro “El Diario de Ana Frank”

El libro con el diario de Ana Frank representa un testimonio único sobre el horror y la barbarie nazi, narrados por una niña judía, quien estuvo recluida con su familia en una buhardilla, de una casa oculta, para huir del Holocausto.

El libro cuenta la historia de los Frank, una familia de comerciantes judíos alemanes que emigraron a Ámsterdam en 1933, huyendo de la invasión de Holanda. Tuvieron que esconderse, cuando la guerra también extendió sus tentáculos hasta allí, en una buhardilla que estaba en el edificio donde Otto, el padre de Ana, tenía sus oficinas.

Ocho personas estuvieron recluidas en ese anexo, desde junio de 1942 hasta agosto de 1944, en condiciones no muy satisfactorias. Ana tenía sólo 13 años y aprovechó ese tiempo para escribir sus impresiones sobre la guerra, el horror y barbarie nazi, sentimientos y experiencias vividas por ella y por sus obligados acompañantes.

«De entre los muchos que, a lo largo de la historia, han hablado en nombre de la dignidad humana en tiempos de sufrimiento y muerte, no hay ninguna voz que tenga más peso que la de Anne Frank

John F. Kennedy

Otras ediciones

Hubo una edición crítica del Diario de Ana Frank, publicado en 1986, donde compara las escrituras originales de Ana, con secciones modificadas por su padre, Otto, así como incluye una discusión concerniente a la legitimidad y autenticidad del libro, como también, los datos históricos aportados sobre su familia.

Cornelis Suijk, quien fuera director de la Fundación Ana Frank y además presidente de la Fundación para la Educación sobre el Holocausto de los Estados Unidos, dijo que había obtenido cinco páginas del Diario original, que habían sido sustraídas por Otto Frank y eliminado del Diario antes de su publicación.

Esas páginas se las había dado el propio Otto antes de morir en 1980. Esas páginas revelan situaciones muy críticas, de la relación matrimonial de sus padres y comentarios fuertes contra su madre.

Suijk consideró reclamar derechos de autor sobre esas cinco páginas, con el fin de financiar su Fundación en los Estados Unidos, lo que no fue bien visto. El Instituto Neerlandés de Documentación de Guerra, pidió que le fueran entregadas esas páginas faltantes y  les fueron entregadas en el año 2001, es el actual propietario del manuscrito.

El Ministerio Neerlandés de Educación, Cultura y Ciencia había donado la cantidad de US$ 300 mil a Suijk, en el año 2000, así que no se opuso a entregar las páginas que le pidieron. Desde esa fecha, las han incluido en las nuevas ediciones del libro.

En los Países Bajos se publicó, en 2004, un nuevo libro titulado Mooie zinnen-boek (Libro de frases bonitas), contentivo de frases y fragmentos de libros y poemas, que Ana había recortado y coleccionado, por consejo de su padre, mientras estuvieron escondidos en la casa de atrás.

Nuevos escritos- año 2018

Escritos revelados últimamente

Ana Frank escribió frases e historias vividas en la casa, que no fueron reveladas por su padre. Hace poco tiempo, se encontraron escritos ocultos por ella misma, los tapó con papel marrón, el cual pegaba en dos páginas y que fueron descubiertos con nuevas técnicas de investigación, muy avanzadas.

En uno de ellos se lee: “A veces me imagino que alguien podría venir a verme y pedirme que le informe sobre asuntos sexuales“. Hay que acotar que Ana estaba en plena edad de adolescencia y demuestra en su diario algunas inquietudes con respecto al sexo. Seguramente los ocultó por miedo a que leyeran sus pensamientos sobre el sexo y sus dudas.

Esas escrituras son del 28 de septiembre de 1942, cuando estaban escondidos en la casa de los canales de Ámsterdam. También se manifiesta sobre la llegada de la menstruación: “Es un signo de que la chica está preparada para tener relaciones con un hombre. Eso no se hace antes del matrimonio. Después sí“.

Continúa escribiendo sobre la situación de una mujer: “También se puede decidir si se quiere tener hijos o no. Si es que sí, el hombre se acuesta sobre la mujer y deja su semilla en la vagina de ella. Todo sucede con movimientos rítmicos“, así entendía Ana Frank el sexo y diferenciaba la posición del hombre frente a la mujer: “…al hombre le gustan las relaciones y las desea; a la mujer algo menos pero también“.

Película sobre la Historia de Ana Frank

Hay varias películas y teleseries sobre la vida de Ana Frank, las cuales tuvieron gran acogida por parte del público. Algunas de ellas fueron:

Ana Frank (2001)

Dirigida por Robert Dornhelm y protagonizada por Ben Kingsley (Otto Frank), Hannah Taylor-Gordon (Ana Frank), Brenda Blethyn (Auguste van Pels), entre los actores principales. Fue rodado en formato teleserie y cuenta la historia de la familia de Ana Frank, basada en un diario de su propia autoría y sobre un libro escrito por Melissa Muller “Anne Frank: The Biography”.

No sólo recoge la información suministrada por el Diario de Ana, sino también, narra la trágica infancia de esta niña y la manera de morir en el campo de concentración de Bergen-Belsen, en 1945.

El diario de Ana Frank (2009)

Se trata de una adaptación de la cadena BBC con la televisora francesa, escrita por Deborah Moggach, basada en el diario de Ana Frank. Fue transmitida desde el 5 hasta el 9 de enero de 2009, constaba de cinco episodios de media hora cada uno.

Tenían la esperanza con esta serie, de hacer que todas las generaciones conocieran el drama de Ana Frank, la injusticia y la necesidad de cambiar las ideologías del mundo.

Participaron en el reparto: Ellie Kendrick como Ana Frank, Iain Glen, como Otto Frank, Tamsin Greig, como Edith Frank y Felicity Jones, como Margot Frank.

Memorias de Ana Frank (2009)

Este telefilme fue producido en Italia, dirigido por Alberto Negrín, tomando como base el libro “Memories of Anne Frank, Reflections of a Childhood Friend“.  En él, Hanneli Goslar, una de las más cercanas y mejores amigas de Anne Frank, contó, 40 años después de la II Guerra Mundial, cómo se conocieron y sobre sus costumbres, sus vidas cotidianas, así como de su repentina separación.

Ese libro fue publicado en 1997 por Alison Leslie Gold, escritora estadounidense.

Los protagonistas de este filme fueron Rosabell Laurenti Sellers (más tarde interpretaría a Tyene Sand, en “Juego de tronos”), en el papel de Ana Frank y Panna Szurdi como Hanneli Goslar. Este filme fue nominado al “David di Donatello” por “Mejor maquillaje”.

DVD

El 3 de febrero de 2004 fue lanzado al público el Diario de Ana Frank, en formato de DVD. Así también, el quinto aniversario de la película fue grabado en DVD, llamado “Anne Frank”, cuyo inicio de las filmaciones fue en octubre de 2007, en Reino Unido. (Ver artículo: La Computadora)

Salió al público el 16 de junio de 2009, pasados tres meses del lanzamiento de la película, con motivo de la conmemoración, de los que hubieran sido los 80 años de Ana Frank.

En ella se incluían entrevistas a algunos actores del reparto, visitas entre bastidores, documentales de corta duración, sobre las memorias de la Guerra, producidos por George Stevens y sobre el Diario de Ana. Así mismo, una obra que describía el legado que dejaba la película, realizada por Thomas Rothman.

En memoria de Ana Frank. Campo Bergen-Belsen

El diario de Ana Frank (1959)

Esta película, basada en las anotaciones de la niña judía Ana Frank, fue protagonizada por Millie Perkins en el papel de Ana. Cuenta la historia de la familia Frank, de origen alemán,  que estaba compuesta por Otto Frank, el padre, Edith, la madre, Ana y Margot, las dos hijas.

Al estallar la II Guerra Mundial huyeron a Ámsterdam, sin imaginar que de allí tampoco escaparían a los horrores, de ese cruel acontecimiento histórico. Lograron pasar ocultos por unos dos años, en un sitio acondicionado en la misma fábrica de Otto, que con ayuda de sus empleados y amigos, la hicieron habitable, en cierto modo.

Llegaron a vivir también allí, el matrimonio Van Daan con su hijo Peter y otros empleados, también judíos, en total eran ocho personas escondidas en la “casa de atrás”, como fue conocida, luego de que saliera a luz pública el diario de Ana. Fueron descubiertos por la Gestapo y llevados a un campo de concentración.

Dejar Comentario