≡ Menu

Historia de Portugal: con España, en los mundiales, y más

La Historia de Portugal comienza durante las primeras décadas del período moderno, debido a los descubrimientos realizados por los exploradores, y gracias a esto, Portugal fue uno de los primeros y más importantes imperios europeos de ultramar.

Historia de Portugal

Ha tenido sus conflictos con España, sus ciudades están llenas de historia y tiene a uno de los mejores jugadores de fútbol de la actualidad. ¿Quieres saber más? Comencemos por la Historia de este hermoso país.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Historia de Portugal

La Historia de Portugal, que suele ser muy poco conocida en realidad resulta muy interesante, considerando que fue el primer imperio mundial y que solía ser uno de los mayores imperios del mundo.

Historia de Portugal

Historia pre-romana

Abarcando desde el año 400 a.C. hasta el 140 a.C., se dice que Lisboa, una de las capitales europeas más antiguas, se fundó 400 años antes de la era romana. Se han encontrado restos de celtas y otras tribus en territorio portugués, lo que indica que esta afirmación podría ser cierta. Además, se han localizado asentamientos en las zonas costeras que fueron fundados por fenicios-cartagineses.

Era romana

Desde el año 140 a.C. hasta el 452 d.C., cuando se produjo la romanización, lo que hoy en día es Portugal se conocía como Lusitania, razón por la cual los hablantes de portugués todavía se conocen como lusófonos. Los romanos ocuparon Lusitania desde aproximadamente el año 140 a.C. y la convirtieron en una provincia famosa por su minería y agricultura, especialmente por la producción de un vino dulce. (Ver artículo: Historia del vino)

Historia de Portugal

Se dice que la región Lusitania le debe su nombre al dios romano Lusus, hijo de Baco, el dios del vino. Los romanos también inculcaron el latín en Lusitania y sentaron las bases para el futuro idioma nacional.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Edad Media

Del año 452 a 1279, después de la caída del Imperio Romano, la tribu germánica de visigodos se hizo cargo de la Península Ibérica. Establecieron la fuerte institución de la Iglesia en su reino, que sigue siendo una parte importante de la cultura portuguesa. Poco después llegó la invasión y ocupación árabe, una época en la que muchas palabras de de dicho origen entraron y formaron al portugués. (Ver artículo: Historia de Roma)

La península fue ocupada por moros durante más de 800 años, de los cuales Portugal estuvo ocupado por aproximadamente 500 años (desde el 711 al 1249). Después de la reconquista parcial de la península, Portugal finalmente se convirtió en un reino independiente de España en 1279. Las fronteras establecidas siguen siendo las mismas en la actualidad.

Era imperial

Del 1279 al 1578, Portugal se convirtió en una poderosa nación y potencia naval para aquel período. Algunos famosos exploradores son Vasco da Gama (descubrió la ruta a la India), Fernando Magellan (circunnavegó el mundo) y Bartolome Dias (navegó por África).

Portugal hizo muchos descubrimientos y estableció colonias en todo el mundo. La colonia más famosa es Brasil, pero también estableció colonias en África, como Mozambique y Angola, al igual que en otros continentes. Portugal también se convirtió en la primera potencia mundial y uno de los mayores imperios de ese momento, con España siendo uno de sus mayores rivales.

Declive y restauración

En 1578, el rey Sebastián I murió en una guerra en África sin dejar heredero. Esto condujo a una crisis de dos años que fue seguida por un descenso constante del imperio portugués. Portugal tuvo que luchar en muchas guerras de Europa y al mismo tiempo reprimir los movimientos de resistencia en sus colonias.

Desde 1640 hasta 1668, Portugal luchó en la Guerra de la Restauración, que resultó en la restauración del Rey y en defenderse del rey español que intentaba tomar el control de su país vecino, y fue así como Portugal comenzó a recuperar parte de su poder. (Ver artículo: Historia de la monarquía)

Napoleón y la Primera República

Portugal siempre mantuvo una buena relación con el Imperio Británico y fueron ellos quienes a restaurar la independencia portuguesa en 1812. Muchas crisis continuaron apareciendo, razón por la cual durante el siglo 19, el gobernante de Brasil se convirtió en el rey de Portugal y la capital de Portugal en Río de Janeiro durante 13 años (1808-1821).

En 1910, se estableció la primera república portuguesa después de una revolución republicana que también trajo como consecuencia la renuncia del Rey. Terminó en 1926 con un golpe de Estado que terminó en una dictadura militar.

Dictadura y la revolución de los claveles

En 1933, la segunda república, también conocida como Estado Novo (Nuevo Estado), fue establecida por António Oliveira de Salazar. La dictadura de Salazar estuvo marcada por el nacionalismo y el aislamiento, su lema fue: orgullosamente solo, lo cual salvó a Portugal de participar en ambas guerras mundiales.

Siempre trató de mantener las colonias de Portugal bajo su dominio y muchos portugueses tuvieron que luchar en las guerras coloniales de su país. Esto condujo al final de la dictadura de Salazar el 25 de abril de 1974, cuando tuvo lugar la revolución de los Claveles, que fue un golpe de estado militar.

Democracia y afiliación a la Unión Europea

Portugal fue llevado a la democracia y las primeras elecciones tuvieron lugar en 1975. En 1986, Portugal se integró a la Unión Europea. Además, José Barroso, uno de los políticos más populares de Portugal y ex primer ministro, presidió la Comisión Europea de 2004 a 2014.

Algo más de historia: relaciones entre Portugal y España

Portugal y España comparten la misma porción de tierra, la Iberia. La Península Ibérica es la tercera península más grande de Europa; está separada de la Europa continental por los Pirineos en el noreste y de África por el Estrecho de Gibraltar, en el sur.

Durante siglos, muchas personas vivieron en la región. Los lusitanos residían en el territorio de la actual Portugal. Los celtíberos también eran personas muy influyentes en la Península. Los griegos y los cartagineses lucharon por el control de los puertos marítimos de Iberia hasta que el Imperio Romano llegó a la Península.

La tribu germánica de los visigodos dominó Iberia después del siglo V hasta la invasión de los árabes en 711 d.C.

Todas estas y algunas otras personas que vivían en la península dejaron una historia común en Portugal y España. Estas personas influyeron en la vida ibérica, dieron nuevas palabras a nuestras lenguas y también trajeron algunas mejoras a nuestro sistema de agricultura y negocios, pero los invasores también fueron influenciados por la península ibérica.

La Reconquista dejó Iberia dividida por Reinos: León (el sucesor del Reino de Asturias), Castilla, Navarra, Aragón y Portugal, y se mantuvieron divididos durante muchos años. Ambos Reinos lucharon durante la Reconquista con el mismo objetivo en mente: expulsar a los moros de la Península; pero también tuvieron guerras entre ellos.

León y Castilla unieron sus reinos y se convirtieron en una amenaza mayor para el nuevo Reino Portugués que estaba tratando de obtener el reconocimiento de su independencia. Con el Tratado de Zamora en 1143, Portugal se convirtió en el primer país de Iberia. España nació como un país después de la unión de los Reinos de Castilla y Aragón en 1469.

5 años después, Portugal y España firmaron el Tratado de Tordesillas donde el mundo desconocido se dividió entre ellos y convirtió a los países ibéricos en las dos grandes potencias y el centro del mundo en el siglo 15.

Durante siglos, muchos fueron los que querían una unión ibérica. Los dos países estuvieron realmente unidos durante un corto período de 60 años (entre 1580 y 1640) bajo el gobierno de Filipes, el Rey de España, pero no funcionó muy bien. Portugal se rebeló contra el rey español y recuperó su independencia; en el mismo año hubo una revolución en Cataluña contra España.

Portugal tuvo más suerte que Cataluña, que permaneció bajo el dominio de España y todavía está tratando de recuperar su independencia hasta el día de hoy.

Ambos países estuvieron bajo dictaduras durante casi el mismo período de tiempo, ambos fueron potencias neutrales en la segunda guerra mundial, se unieron a la Unión Europea juntos en 1986, y la zona euro en 1999. Desde entonces, las relaciones entre los dos países ibéricos han tenido algunas mejoras, pero es común entre los portugueses decir que “de España no viene ni el buen viento, ni el buen matrimonio”.

Esto se debe al hecho de que muchas guerras comenzaron debido a las crisis de sucesión, era normal organizar matrimonios entre príncipes de los dos lados en un intento de hacer la paz, pero cuando un rey sin heredero moría, por lo general comenzaba las batallas por el trono, despertando la discordia.

Las relaciones entre estos dos países ahora están estabilizadas y los portugueses consideran a los españoles como sus hermanos debido a sus similitudes culturales. Aunque los dos idiomas son similares, muchos españoles no pueden entender el portugués, pero lo contrario es cierto para los portugueses, la mayoría de ellos entienden el español e incluso pueden hablar un poco de Portunhol / Portuñol (la mezcla de portugués y español).

Los gallegos son diferentes del resto de la población de España. Es común que digan que les gusta Portugal más que España; el norte de Portugal y Galicia han mantenido buenas relaciones hasta nuestros días.

Galicia quiere unirse a la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) porque las lenguas gallega y portuguesa tienen las mismas raíces, pero necesitan la aprobación del gobierno central en Madrid. La Academia Gallega de la Lengua Portuguesa (Academia Galega da Língua Portuguesa) ya ha obtenido el estatus de observador en el CPLP.

Hoy en día, Iberia todavía tiene una gran diversidad de idiomas, pero los más hablados son el español, el portugués, el catalán, el gallego y el vasco. El español y el portugués se convirtieron en idiomas globales durante la era del descubrimiento, y ahora hay más hablantes nativos de español que de inglés en todo el mundo (6,15% de la población mundial).

El portugués ahora lo habla el 3,27% de la población mundial. El hecho de que si hablas uno de ellos puedes comprender prácticamente el otro, hace que sean idiomas muy útiles para aprender.

España y Portugal están muy vinculados ahora en las relaciones económicas; ser vecinos y ser parte de la Unión Europea ayuda con la transacción de bienes y servicios. España es el primer destino de las exportaciones portuguesas y su proveedor de productos, lo que provoca un saldo deudor para Portugal (alrededor de 7 mil millones de euros en 2013).

Las exportaciones portuguesas a España han ido aumentando y la importación de productos está disminuyendo, estas son buenas señales para la economía portuguesa. Viendo desde el lado español, Portugal es su tercer cliente (7,5% del mercado) y su octavo proveedor (3,9% de la cuota de mercado).

España ocupa el 85% del total de la península, y el otro 15% es Portugal. La población española es cuatro veces más alta que la población portuguesa. En las 20 ciudades más pobladas de la Península Ibérica, solo encontramos 3 ciudades portuguesas: Lisboa, Porto y Vila Nova de Gaia. Las áreas urbanas de Madrid y Barcelona son las primeras en las 5 principales áreas urbanas ibéricas, seguidas por Lisboa y Oporto, con Valencia cerrando la lista.

La relación entre Portugal y España tuvo sus altibajos, pero en el último siglo, los dos países han hecho grandes mejoras en sus relaciones. Entonces, por un lado, Portugal tiene buenas relaciones con España, pero por otro lado, aún recuerdan su clase de historia, donde aprendieron sobre las disputas entre los dos vecinos. Debido a las buenas relaciones del último siglo, prefieren no hablar de sus “asuntos pendientes”, pero los recuerdan de vez en cuando, como las disputas territoriales entre Portugal y España.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La ciudad de Oporto

Las primeras referencias de Oporto se remontan al siglo 4. Durante la época romana, la ciudad ganó importancia como puerto comercial, principalmente para el comercio entre Olissipona (Lisboa) y Bracara Augusta (Braga).

La alianza portugués-inglesa se hizo a través del tratado de Windsor en 1386 y es el registro militar más antiguo de una alianza. La construcción naval portuguesa se desarrolló notablemente en los siglos 14 y 15.

El príncipe Enrique, junto con su flota, se embarcó en una misión para conquistar el puerto moro de Ceuta, en el norte de Marruecos. Esto fue seguido por una mayor exploración de la costa norte de África. La búsqueda de exploración del Príncipe Enrique inició la “era de Descubrimiento” portuguesa.

Las relaciones comerciales se establecieron entre Inglaterra y Oporto por el Tratado de Metheun de 1704, al igual que se estableció un puerto de comercio inglés en Oporto. La fabricación del vino de Oporto cayó en manos de un puñado de empresas inglesas, yara contrarrestar el dominio inglés, el Primer Ministro marqués de Pombal estableció una firma portuguesa.

La empresa tenía el monopolio exclusivo de los vinos del valle del Duero. El primer esfuerzo para controlar la producción y la calidad del vino en Europa se realizó en Oporto. Sin embargo, los pequeños viticultores se rebelaron contra estas medidas estrictas. Esta revuelta de los viticultores se llama ‘Revolta dos Borrachos’ que significa ‘Rebelión de los borrachos’.

Una iglesia barroca, “Torre dos Clérigos”, diseñada por el arquitecto italiano Nicolau Nasoni, construida entre 1732 y 1763, se convirtió en el ícono arquitectónico de Oporto. De la misma manera, la ciudad aumentó su población y comercio en esta época.

La guerra llegó a Oporto cuando las tropas de Napoleón invadieron la ciudad. Este evento está marcado en la historia de Oporto por una placa en el Ponte D. Luis I. Arthur Wellesley, primer duque de Wellington, quién desterró a las tropas francesas de la ciudad a través de una ingeniosa cooperativa. Se utilizaron barcazas de vino para transportar las tropas y flanquear al ejército francés.

En la década de 1820, Oporto sufrió de una guerra civil entre un régimen absolutista liderado por D. Miguel y los que apoyaban el constitucionalismo y un cambio de régimen. Sin embargo, la asamblea liberal de Oporto logró establecer una constitución liberal en 1822.

Oporto tuvo que someterse a un bloqueo de 18 meses por el ejército del absolutismo, ya que se rebeló contra este régimen. Después de derrotar a Miguelist, Oporto vino llamarse como “Cidade Invicta” que significa ciudad invicta. La renuncia del Rey Miguel tuvo como consecuencia el restablecimiento de la constitución liberal. Una República Portuguesa fue creada en 1910 como el resultado final de la revuelta de los Republicanos.

Oporto fue la capital del reino cuando se proclamó la monarquía del norte en 1919. Luego de que fue derrocado un mes después, no hubo otra revuelta monárquica en Oporto. El centro histórico de la ciudad fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1996. Desde entonces, muchos turistas han visitado la ciudad para ver sus lugares de interés arquitectónicos como la Catedral de Oporto, la Iglesia de San Francisco, la Iglesia de Cedofeita y la Iglesia de São Francisco.

Todo sobre: Ponte de Lima

Ponte de Lima, fundada en 1125, es la ciudad más antigua de Portugal y una de las mejores conservadas. Toma su nombre del puente romano que fue reconstruido durante el reinado de D. Pedro I.

Cuenta la leyenda que el cruce del río infundió terror en los corazones del ejército romano hace 2000 años, ya que creyeron que este era Lethe: el Río del Olvido, y amenazaron con revelarse antes de perder los recuerdos de sus seres queridos en la lejana Roma. Pero al ver a su líder a salvo en la orilla opuesta, cedieron y lo siguieron hacia el norte misterioso y desconocido.

Ponte de Lima está ubicado en valles fértiles ricos en flora y fauna. Un evento colorido y creativo es el festival Internacional de los jardines entre mayo y octubre.

Ponte de Lima abarca varias casas solariegas y “casas señoriales” que reflejan el rico patrimonio cultural y las tradiciones de la ciudad, algunas de ellas han sido restauradas a un alto nivel para proporcionar alojamiento en un ambiente que lo pondrá en contacto con la historia de la región. Además, la ciudad rebosa hospitalidad y entretenimiento con sus mercados fortuitos y varios festivales.

El gigante de Ponte de Lima: Beato Francisco Pacheco

Francisco Borges Pacheco nació en Quinta de Barrô, Correlhã, en Ponte de Lima, en 1566. Fue miembro de Companhia de Coimbra (catedral de Coímbra) y fue enviado a la India como misionero. Tuvo un puesto como provincial y director en el Colegio de Macao y luego siguió con Japón, donde tuvo un gran éxito en la organización de la iglesia local como gerente apostólico de su parroquia e incluso en el trabajo de convertir a los japoneses en católicos.

Sin embargo, las persecuciones de Xogun a la fe católica lo enviaron a las catacumbas y desde entonces vivieron clandestinamente esperando su martirio profético. Fue quemado en la hoguera, en la ciudad de Nagasaki, el 20 de junio de 1626. Luego de esto, Japón se volvió aún más aislado.

En 1854, cuando las puertas se abrieron nuevamente a las relaciones internacionales, dos países habían transcurrido desde que los portugueses fueron expulsados ​​de Japón. Sin embargo, las persecuciones a los patrones culturales que habían dejado aún no habían desaparecido.

Nuevos acuerdos, tratados y embajadas descubrieron la existencia de una práctica religiosa católica escondida, a través de canciones sagradas en lengua arcaica portuguesa, y en la existencia de medallas con el lema portugués, distribuidas hace dos mil años y que habían pasado de una generación a la otra.

Estos fueron los logros de Francisco Borges Pacheco. Beatificado por la iglesia en 1867, y cuya canonización aún se espera.

Lugares para visitar en Ponte de Lima

Algunos de los lugares más icónicos y turísticos de Ponte de Lima son: Casa das Bichas (São Martinho da Gandra), Centro Histórico (Centro Histórico), Igreja Matriz (Altar do Beato Francisco Pacheco), antiguo hospital Igreja da Misericórdia), Rua Beato Francisco Pacheco, Largo de Camões (interpretación de la pared antigua), Ponte Romana e Ponte Medieval.

Historia de Portugal en los mundiales de fútbol

Portugal ha aparecido en la final de la copa mundial de la FIFA en seis ocasiones, la primera en 1966, donde llegó a la semifinal. Harán su séptima aparición en la final del mundial de la FIFA 2018 en Rusia.

Algunos de los jugadores más renombrados de Portugal son: Cristiano Ronaldo, Simão, Luís Figo, Ricardo Carvalho, Pauleta, Tiago Mendes, Petit, Maniche, Fernando Meira, Ricardo, Miguel Monteiro y Bruno Alves.

Equipo nacional de fútbol de Portugal

El equipo nacional de fútbol de Portugal representa al país en la competencia internacional de fútbol de la asociación masculina desde 1921. Está controlado por la federación portuguesa de fútbol, ​​el organismo rector del fútbol en Portugal.

La primera participación de Portugal en una gran final del mundial de 1966, presenció al equipo, con el famoso delantero Eusébio, terminar de tercer lugar. Las siguientes dos veces que Portugal clasificó para las finales del mundial fueron en 1986 y 2002, saliendo en la primera ronda en ambas ocasiones.

Portugal también llegó a las semifinales de la fase final de la UEFA Euro 1984, perdiendo 3-2 después del tiempo extra para los anfitriones y eventuales ganadores, Francia. El equipo alcanzó las semifinales de la Eurocopa 2000, la Copa del Mundo 2006 y la Eurocopa 2012, así como la final de la Eurocopa 2004, esta última en su tierra natal.

En la Eurocopa 2016, Portugal ganó su primer trofeo importante, derrotando a los anfitriones Francia por 1-0 después del tiempo extra, con el gol ganador de Eder. Con la victoria, Portugal clasificó e hizo su primera aparición en la Copa FIFA Confederaciones celebrada en Rusia, donde terminaron terceros.

El estadio local del equipo es el estadio nacional, en Oeiras, aunque la mayoría de sus partidos en casa se juegan con frecuencia en otros estadios de todo el país. El actual entrenador a cargo es Fernando Santos y el capitán es Cristiano Ronaldo, que tiene los récords del equipo en la mayoría de los bloqueos y goles.

La primera participación de Portugal en una gran final del mundial de 1966, presenció al equipo, con el famoso delantero Eusébio, terminar de tercer lugar. Las siguientes dos veces que Portugal clasificó para las finales del mundial fueron en 1986 y 2002, saliendo en la primera ronda en ambas ocasiones.

Portugal también llegó a las semifinales de la fase final de la UEFA Euro 1984, perdiendo 3-2 después del tiempo extra para los anfitriones y eventuales ganadores, Francia. El equipo alcanzó las semifinales de la Eurocopa 2000, la Copa del Mundo 2006 y la Eurocopa 2012, así como la final de la Eurocopa 2004, esta última en su tierra natal.

En la Eurocopa 2016, Portugal ganó su primer trofeo importante, derrotando a los anfitriones Francia por 1-0 después del tiempo extra, con el gol ganador de Eder. Con la victoria, Portugal clasificó e hizo su primera aparición en la Copa FIFA Confederaciones celebrada en Rusia, donde terminaron terceros.

Comida típica portuguesa

La cocina portuguesa es típicamente abundante, y depende de ingredientes frescos. Desde las montañas del norte hasta las colinas y llanuras del sur, Portugal ofrece una amplia variedad de delicias culinarias. Aquí les dejamos los 3 platos más famosos.

Alheira de Mirandela

El alheira, un tipo de salchicha de ave, es uno de los platos portugueses más baratos y más comunes con una historia fascinante. Cuando la población judía fue expulsada de Portugal en 1498, muchos se escondieron en la región montañosa de Trás-os-Montes en el noreste de Portugal, practicando su religión en secreto mientras fingían que se habían convertido al catolicismo.

Una forma de hacer esto era ostensiblemente hacer, exhibir y comer salchichas para que todos pensaran que ya no se mantenían kosher. Hoy en día, el plato está disponible en cualquier restaurante popular.

Arroz de Tamboril

El tamboril es un plato tradicional portugués con camarones, y aunque no es tan popular como el bacalao, todavía hay una asombrosa variedad de platos servidos en la costa portuguesa que lo incluyen.

A menudo se cocina con laurel, ajo y guiso de tomate con arroz, casi como un risotto, para convertirse en arroz de tamboril. Caçarola 1, en Figueira da Foz, un pueblo costero a solo 10 millas de Coimbra, prepara una de las mejores versiones de arroz de tamboril en la región. (Ver artículo: La historia de las salsas)

Bacalhau

El bacalao, o bacalhau en portugués, es más que un plato tradicional, es una obsesión nacional. El plato incluso tiene su propio apodo, “el amigo fiel”, y se consume tradicionalmente en Nochebuena en Portugal.

Hay cientos de recetas y versiones diferentes de este clásico, pero bacalhau à brás es uno de los mejores; una combinación de cebollas, papas fritas, aceitunas, perejil, huevo y, por supuesto, bacalao. Laurentina en Lisboa se especializa en bacalao y ha estado orgullosamente sirviendo el plato desde 1976.

Dejar Comentario