≡ Menu

Historia de Chile: Conquista, independencia, cultura, ciudades y más.

Chile es un país de América del Sur; la historia de Chile se caracteriza por ser muy similar en sus inicios a varios de los países de América, debido a que se encontraban bajo la esclavitud por parte de los españoles; como todo país su historia es extensa e interesante, alberga cambios políticos impresionantes, además de cambios revolucionarios por parte de la sociedad.

historia de chile

Generalidades de la Historia de Chile

El territorio de Chile ha estado poblado desde al menos 3000 a.C. En el siglo XVI, los conquistadores españoles comenzaron a dominar y colonizar la región del actual Chile, y el territorio se convirtió en una colonia entre 1540 y 1820, cuando posterior a estos años obtuvo la independencia de España.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El desarrollo económico del país se caracterizó sucesivamente por la exportación de los primeros productos agrícolas, luego del salitre y más tarde del cobre. La riqueza de las materias primas condujo a un repunte económico, pero también a la dependencia, e incluso a guerras con los estados vecinos. Durante la mayor parte de sus primeros 150 años de independencia, Chile estuvo gobernado por diferentes formas de gobierno restringido, donde el electorado fue cuidadosamente investigado y controlado por una élite.

El fracaso a la hora de abordar las disparidades económicas y sociales y el aumento de la conciencia política de la población menos acomodada, así como la intervención indirecta y la financiación económica a los principales grupos políticos tanto por parte de la KGB como de la CIA, como parte de la Guerra Fría, condujo a una polarización política durante la presidencia socialista de Salvador Allende. (Ver artículo: Historia de Venezuela)

historia de chile

Esto a su vez dio lugar al golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y a la dictadura militar del General Augusto Pinochet, cuyo posterior régimen de 17 años fue responsable de numerosas violaciones de los derechos humanos y de profundas reformas económicas orientadas al mercado. En 1990, Chile hizo una transición pacífica a la democracia.

Los inicios de la historia (pre-1540)

Hace unos 10.000 años, en la historia de Chile, los nativos americanos que emigraban se asentaron en los fértiles valles y zonas costeras de lo que hoy es Chile. Chile prehispánico fue el hogar de más de una docena de diferentes sociedades amerindias. Las teorías que prevalecen actualmente son que la llegada inicial de los humanos al continente tuvo lugar a lo largo de la costa del Pacífico hacia el sur, en una expansión bastante rápida que precedió durante mucho tiempo a la cultura Clovis, o incluso a la migración transpacífica.

Estas teorías están respaldadas por los hallazgos en el sitio arqueológico de Monte Verde, que precede al sitio de Clovis por miles de años. Los sitios específicos de los primeros asentamientos humanos que pueden ser apreciados en el territorio de Chile incluyen la Cueva del Milodón y el tubo de lava del cráter Pali Aike.

Tambien Te Recomiendo Ver...

A pesar de esta diversidad, es posible clasificar a los pueblos indígenas en tres grandes grupos culturales: los pueblos del norte, que desarrollaron una rica artesanía y fueron influenciados por las culturas preincaicas; la cultura araucana, que habitó la zona entre el río Choapa y la isla de Chiloé, y vivió principalmente de la agricultura; y la cultura patagónica compuesta por varias tribus nómadas, que se sustentaron a través de la pesca y la caza (y que en el escenario migratorio del Pacífico/Costa del Pacífico descenderían en parte de los colonos más antiguos). Ninguna civilización elaborada, centralizada y sedentaria reinaba de manera suprema.

historia de chile

Los araucanos, una sociedad fragmentada de cazadores, recolectores y agricultores, constituían el grupo indígena más grande de Chile. Un pueblo móvil que se dedicaba al comercio y a la guerra con otros grupos indígenas, vivían en grupos familiares dispersos y en pequeñas aldeas.

Aunque los araucanos no tenían una lengua escrita, usaban una lengua común. Aquellos en lo que se convirtió en el centro de Chile estaban más asentados y eran más propensos a usar el riego. Los del sur combinaban la agricultura de tala y quema con la caza. De los tres grupos araucanos, el que más resistió a los intentos de apoderarse de su territorio fue el mapuche, que significa “pueblo de la tierra”.

El Imperio Incaico extendió brevemente su imperio a lo que hoy es el norte de Chile, donde recolectaron tributos de pequeños grupos de pescadores y agricultores de oasis, pero no pudieron establecer una fuerte presencia cultural en el área. Como los españoles lo harían después de ellos, los Incas se encontraron con una feroz resistencia y por lo tanto fueron incapaces de ejercer control en el sur.

Durante sus intentos de conquista en 1460 y nuevamente en 1491, los Incas establecieron fuertes en el Valle Central de Chile, pero no pudieron colonizar la región. Los mapuches lucharon contra el Inca Yupanqui Sapa Tupac (c. 1471-1493) y su ejército. El resultado del sangriento enfrentamiento de tres días conocido como la Batalla del Maule fue que la conquista inca de los territorios de Chile terminó en el río Maule, que posteriormente se convirtió en el límite entre el imperio inca y las tierras mapuches hasta la llegada de los españoles.

historia de chile

Los estudiosos especulan que la población total de Araucanía podría haber sido de 1,5 millones de personas como máximo cuando los españoles llegaron en la década de 1530; un siglo de conquista y enfermedad europea redujo ese número por lo menos a la mitad. Durante la conquista, los araucanos rápidamente añadieron caballos y armamento europeo a su arsenal de garrotes, arcos y flechas. Se volvieron expertos en asaltar los asentamientos españoles y, aunque en número decreciente, lograron mantener a raya a los españoles y a sus descendientes hasta finales del siglo XIX.

El valor de los araucanos inspiró a los chilenos para que los mitologizaran como los primeros héroes nacionales de la nación, un estatus que no hizo nada, sin embargo, logró elevar el miserable nivel de vida de sus descendientes.

La Patagonia chilena, ubicada al sur del río Calle-Calle en Valdivia, estaba compuesta por muchas tribus, principalmente tehuelches, que eran considerados gigantes por los españoles durante el viaje de Magallanes en 1520.

El nombre Patagonia proviene de la palabra patagón utilizada por Magallanes para describir a los nativos a quienes su expedición consideraba gigantes. En la actualidad se cree que los patagones eran tehuelches con una altura promedio de 1,80 m en comparación con el promedio de 1,55 m de los españoles de la época.

La parte argentina de la Patagonia comprende las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz, así como la parte oriental del archipiélago de Tierra del Fuego. La Región Político-Económica Patagónica Argentina comprende la Provincia de La Pampa.

historia de chile

La parte chilena de la Patagonia abarca la parte sur de Valdivia, Los Lagos en el lago Llanquihue, Chiloé, Puerto Montt y el sitio arqueológico de Monte Verde, así como los fiordos e islas al sur de las regiones de Aisén y Magallanes, incluyendo el lado oeste de Tierra del Fuego y Cabo de Hornos.

Batalla del Maule

La Batalla del Maule se libró entre el pueblo Mapuche de Chile y el Imperio Inca de Perú en lo que hoy es el río Maule, Chile. La batalla de tres días, que se cree que ocurrió en el reinado de Tupac Inca Yupanqui (1471-93 d.C.), marcó el fin de la expansión de los Incas hacia el sur.

En una campaña de seis años con un ejército que finalmente ascendió a 50.000 hombres, el general inca Sinchiruca había subyugado a las regiones del norte de Chile, Copiapó, Coquimbo, Aconcagua y el Valle del Maipo alrededor de lo que hoy es Santiago. Después de asegurar el Valle del Maipo, Sinchiruca envió 20.000 hombres al valle del río Maule.

El territorio del pueblo Picunche que habitaba esta última región al sur del Valle del Maipo se extendía más al sur hasta el Río Itata y este pueblo al sur del Valle del Maipo se había negado a someterse al dominio de los Incas y llamó a sus aliados al sur del Maule; los Antalli, Pincu y Cauqui a unirse en la oposición a estos invasores. Este desafío les dio su nombre distintivo de Purumaucas de Quechua purum awqa que significa “enemigo salvaje”. Más tarde, los españoles ampliaron el nombre a Promaucaes.

historia de chile

Los Incas cruzaron el río Maule, y manteniendo sus viejas costumbres, enviaron mensajeros para requerir que estos Purumaucas se sometieran al gobierno del Inca o recurrieran a las armas. Los Purumaucas habían decidido morir antes de perder su libertad, y respondieron que los vencedores serían los maestros de los vencidos y que los Incas verían rápidamente cómo obedecían los Purumaucas. Tres o cuatro días después de esta respuesta, los Purumaucas y sus aliados llegaron y acamparon frente al campamento de los Incas con 18.000 – 20.000 guerreros.

Los incas intentaron la diplomacia, ofreciendo paz y amistad, afirmando que no iban a quitarles sus tierras y propiedades, sino que les iban a dar una forma de vivir como hombres. Los Purumaucas respondieron diciendo que no venían a perder el tiempo en vanas palabras y razonamientos, sino a luchar hasta ganar o morir. Los Incas prometieron batalla al día siguiente.

Al día siguiente, ambos ejércitos abandonaron sus campamentos y lucharon todo el día sin que ninguno de ellos obtuviera ventaja alguna, y ambos sufrieron muchos heridos y muertos. Por la noche ambos se retiraron a sus posiciones. En el segundo y tercer día lucharon con los mismos resultados.

Al final del tercer día de batalla ambas facciones vieron que habían perdido más de la mitad de su número de muertos, y que los vivos estaban casi todos heridos. Al cuarto día, ninguno de los dos bandos abandonó su propio campamento, que había sido fortificado, ya que esperaban defenderlos si sus oponentes los atacaban. El quinto y sexto día pasaron de la misma manera pero para el séptimo los Purumaucas y sus aliados se retiraron y regresaron a casa reclamando la victoria.

Colonización europea (1540-1810)

El primer europeo en avistar territorio chileno fue Fernando Magallanes, quien cruzó el Estrecho de Magallanes el 1 de noviembre de 1520. Sin embargo, el título de descubridor de Chile suele asignarse a Diego de Almagro. Almagro fue socio de Francisco Pizarro, y recibió la zona sur (Nueva Toledo). Organizó una expedición que lo llevó al centro de Chile en 1537, pero encontró poco valor para comparar con el oro y la plata de los Incas en Perú.

Dejado con la impresión de que los habitantes de la zona eran pobres, regresó a Perú, más tarde para ser castigado mediante un método conocido como garrote, en el cual atan un collar al cuello de la persona causándole la muerte por estrangulación o por daños en la médula espinal, después de la derrota de Hernando Pizarro en una Guerra Civil.

Posteriormente, luego de la realización de la primera excursión, existía poco interés por parte de las autoridades coloniales en conocer con mayor profundidad el Chile moderno. Sin embargo, Pedro de Valdivia, capitán del ejército, al darse cuenta del potencial para expandir el imperio español hacia el sur, pidió permiso a Pizarro para invadir y conquistar las tierras del sur. Con un par de cientos de hombres, sometió a los habitantes locales y fundó la ciudad de Santiago de Nueva Extremadura, hoy Santiago de Chile, el 12 de febrero de 1541.

historia de chile

Aunque Valdivia encontró poco oro en Chile, pudo ver la riqueza agrícola de la tierra. Continuó sus exploraciones de la región al oeste de los Andes y fundó más de una docena de pueblos y estableció las primeras encomiendas. La mayor resistencia a la dominación española provino del pueblo mapuche, que se opuso a la conquista y colonización europeas hasta la década de 1880; esta resistencia se conoce como la Guerra de Arauco. Valdivia murió en la batalla de Tucapel, derrotado por Lautaro, un joven toqui mapuche (jefe de guerra), pero la conquista europea estaba muy avanzada.

Los españoles nunca subyugaron los territorios mapuches; varios intentos de conquista, tanto por medios militares como pacíficos, fracasaron. La Gran Sublevación de 1598 arrasó con toda la presencia española al sur del río Bío-Bío, excepto Chiloé (y Valdivia, que fue restablecida décadas más tarde como fuerte), y el gran río se convirtió en la frontera entre las tierras mapuches y el reino español. Al norte de esa línea las ciudades crecieron lentamente, y las tierras chilenas eventualmente se convirtieron en una importante fuente de alimento para el Virreinato del Perú.

Valdivia se convirtió en el primer gobernador de la Capitanía General de Chile. En ese cargo, obedeció al virrey del Perú y, a través de él, al rey de España y a su burocracia. Bajo la tutela del gobernador, los concejos municipales conocidos como Cabildo administraban los municipios locales, el más importante de los cuales era Santiago, que fue sede de una Real Audiencia desde 1609 hasta el final de la dominación colonial.

historia de chile

Chile fue el reino menos rico de la Corona Española durante la mayor parte de su historia colonial. Sólo en el siglo XVIII comenzó un crecimiento económico y demográfico estable, efecto de las reformas de la dinastía borbónica española y una situación más estable a lo largo de la frontera.

Guerra de Arauco

En 1531 el conquistador Don Diego de Almagro llegó a Chile en misión de reconocimiento. Hasta ahora, la conquista del Imperio Inca en Perú y el Imperio Azteca en México habían demostrado que los indios no habían luchado lo suficiente para mantener su independencia, y creían que sería igual en todo el continente.

Pero los incas habían intentado conquistar a los mapuches antes de que los españoles pusieran pie en las tierras sureñas que un día serían conocidas como Chile. Los mapuches lucharon larga y duramente y al final el imperio cedió y estableció sus límites al norte del río Maule. (Ver artículo: Historia de Costa Rica)

La superioridad armamentista de los españoles y el efecto sorpresa causado por los hombres montando a caballo fue efectiva cuando se produjo el primer enfrentamiento militar el mismo año en Reynogüelén. Los mapuches creían al principio que eran criaturas extrañas, mitad caballos y mitad hombres. Resultó una victoria fácil para Diego de Almagro y sus hombres.

historia de chile

El siguiente conquistador que vino fue Pedro de Valdivia, natural de Extremadura. Aparentemente fue su ambición de poder lo que lo llevó al sur del Perú, quería conquistar tierras, conquistar a los nativos y obtener su oro. Pero los mapuches y otras etnias nativas (principalmente pehuenches, huilliches y picunches) se recuperaron rápidamente. Estaban preparados la próxima vez, cuando el conquistador Pedro de Valdivia llegó a Chile en 1541, el cacique Picunche Michimalonco atacó la recién fundada ciudad de Santiago.

Las noticias del éxito de Michimalonco llegaron a todas partes e infundieron fuerza a varias tribus nativas que estaban listas para oponerse a la conquista y se negaron a someterse al dominio español.

Pocos años después Pedro de Valdivia, para asegurar a Santiago y extender los territorios de su jurisdicción, decidió emprender una expedición a Araucanía, dando paso a la Guerra de Arauco.

A pesar de la abundante selva y vegetación de Chile, la comida en forma de vegetales y animales y sus muchas bellezas naturales, los españoles sólo buscaban oro, y a falta de ello acordaron que no era un campamento de verano español. Muchos querían regresar porque sentían que era una tierra hostil más que fértil y estaban hartos del liderazgo tiránico de Pedro de Valdivia.

El inicio de la Guerra

En 1546 Pedro de Valdivia llegó hasta el río Bío-Bío, acompañado de un séquito de 60 jinetes y miles de indios. Fueron atacados por los mapuches, comandados por Toki (un caudillo elegido por el pueblo como líder militar) Malloquete. Valdivia decidió retirarse, ya que su número era muy inferior y temía que pudieran ser aniquilados.

Pero la guerra de Arauco no había terminado. Pedro de Valdivia fundó ciudades e instaló fuertes en territorio mapuche, pensando que sería una forma de someterlas. Tuvo victorias militares que le permitieron establecer las ciudades de Concepción, Valdivia y Villarrica.

Un joven, Lautaro, había servido como paje para los europeos. Aprendió español y adquirió mucho conocimiento de los métodos del ejército español. Escapó y sus compañeros mapuches lo eligieron como líder militar. Sabía que los españoles se dirigían hacia el sur y decidió preparar una emboscada. Mintió a los soldados españoles que se encontraban en el Fuerte Purén y que según las órdenes de Valdivia iban a reunirse con la compañía en el Fuerte Tucapel.

historia de chile

Pedro de Valdivia dejó Concepción en 1553. Los espías mapuches regresaron a Lautaro después de su vigilancia. Valdivia se sorprendió de que los mapuches se dejaran ver pero no atacar. Tampoco recibe noticias del fuerte Tucapel. Después de un tiempo sospechó y envió un puesto de avanzada que no regresó.

Al día siguiente Valdivia se sorprendió aún más cuando su patrulla aún no había regresado. Continuaron su camino hacia Tucapel y cuando llegaron a ella la encontraron completamente destruida. Mientras acampaba en las ruinas del fuerte, los bosques circundantes se llenaron de gritos y gritos de guerra, y sin más advertencias los mapuches, que habían estado escondidos, corrieron hacia el fuerte y el conquistador. Sin embargo, los españoles eran mucho más numerosos.

Se dice que fue la mejor clase de guerra española, y de hecho mantuvo sus líneas durante el primer ataque de los mapuches. Pero justo cuando pensaban que habían ganado, les siguió un segundo ataque. Hubo bajas en ambos bandos y luego los mapuches se retiraron una vez más. Pero una vez más, un tercer escuadrón atacó.

La batalla se volvió aún más sangrienta. La mitad de los españoles estaban muertos, el número de indios auxiliares disminuía. Pedro de Valdivia, que era un experimentado caudillo, sabía que su situación era desesperada. Cuando se dio cuenta de que la batalla estaba perdida, dijo a las fuerzas que quedaban que se retirasen. Sólo el propio Valdivia y un sacerdote lograron escapar de la captura, sin embargo cuando cruzaron algunos pantanos, los caballos se atascaron y luego sí fueron capturados.

historia de chile

Lo que pasó después es un poco incierto, sólo se sabe con seguridad que el mapuche mató a Pedro de Valdivia. Hay muchos mitos de cómo lo ejecutaron, algunos dicen que lo torturaron durante días y se comieron su corazón, otros dicen que le dieron de beber oro fundido, ya que él lo deseaba tanto, aunque lo más probable es que le dieron una muerte limpia. No querían venganza, querían a los españoles fuera de sus tierras y Pedro de Valdivia fue asesinado como ejemplo para el resto.

Batallas y Asedios

La siguiente victoria mapuche se produjo en la ladera del Marihueño. La batalla tuvo lugar el 24 de febrero de 1554. Sólo una pequeña parte de las fuerzas españolas logró retirarse, y el capitán Francisco de Villagra estuvo muy cerca de ser capturado.

Villagra escapó y reagrupó sus fuerzas en Santiago y regresaron para continuar la guerra de Arauco ese mismo año. Reforzó los fuertes de las ciudades de Valdivia e Imperial y luego quemaron las casas y huertos mapuches. El resultado fue la inanición y una epidemia que redujo en gran medida su número.

Entre las primeras acciones que debían tomar, se dice que la primera de todas fue comenzar la reconstrucción de Concepción, y cuando Lautaro se enteró de que había atacado con unos 4000 guerreros que asediaban la ciudad. Era imposible romper y sólo 38 escaparon. (Ver artículo: Historia del Perú)

historia de chile

Lautaro murió en su marcha hacia Santiago. Había reunido una fuerza de 600 hombres, pero aparentemente uno de su propia raza lo traicionó y Villagra descubrió donde estaba su fortificación. Los españoles obtuvieron una importante victoria que resultó en la muerte del toki.

Hubo muchas batallas y enfrentamientos militares. Muchos Caciques y Tokis importantes murieron en batalla, como Caupolicán y Galvarino. Hubo algunas bajas importantes del lado de los conquistadores, pero la verdad es que la guerra nunca terminó mientras los españoles estaban establecidos en Chile. La guerra duró años y años, con períodos de paz y tregua, algunos largos y otros breves.

Cuando los chilenos reclamaron la independencia, la guerra aún continuaba, y aunque los mapuches han sido tratados injusta y cruelmente, 500 años después, todavía reclaman sus derechos y luchan por sus tierras.

Guerra de la Independencia (1810-1827)

La Guerra de la Independencia de Chile fue una guerra entre los criollos chilenos independentistas que buscaban la independencia política y económica de España y los criollos realistas que apoyaban la continua lealtad a la Capitanía General de Chile y la pertenencia al Imperio Español.

Tipicamente, el inicio de la guerra está fechado el 18 de septiembre de 1810. Dependiendo de los términos que se utilicen para definir su fin, duró hasta 1821, cuando las fuerzas realistas fueron derrotadas por José de San Martín; o hasta 1826, cuando las últimas tropas españolas se rindieron y el archipiélago de Chiloé fue incorporado a la república chilena. Una declaración de independencia fue emitida oficialmente por Chile el 12 de febrero de 1818 y reconocida formalmente por España en 1844, cuando se establecieron plenas relaciones diplomáticas.

La Guerra de la Independencia de Chile formó parte de las guerras independentistas hispanoamericanas más despiertas. La independencia no tuvo el apoyo unánime de los chilenos, que estaban divididos entre independentistas y realistas. Lo que comenzó como un movimiento político entre las élites contra el poder colonial, terminó como una guerra civil en toda regla. Tradicionalmente, el proceso se divide en tres etapas: la Patria Vieja, 1810-1814; la Reconquista, 1814-1817; y la Patria Nueva, 1817-1823.

Antecedentes

A comienzos de 1808, la Capitanía General de Chile -una de las colonias más pequeñas y pobres del Imperio Español- estaba bajo la administración de Luis Muñoz de Guzmán, un hábil, respetado y querido Gobernador Real. En mayo de 1808 el derrocamiento de Carlos IV y Fernando VII, su sustitución por José Bonaparte y el inicio de la Guerra Peninsular sumieron al imperio en un estado de agitación. Mientras tanto, Chile enfrentaba sus propios problemas políticos internos.

historia de chile

El gobernador Guzmán había muerto repentinamente en febrero de ese año y la corona no había podido nombrar un nuevo gobernador antes de la invasión. Después de una breve regencia de un corto tiempo de Juan Rodríguez Ballesteros, y de acuerdo con la ley de sucesión vigente en ese momento, el cargo fue reclamado y asumido por el comandante militar de mayor rango, que resultó ser el Brigadier Francisco García Carrasco.

García Carrasco asume el cargo de Gobernador de Chile en abril y en agosto llegó al país la noticia del ataque de Napoleón por parte de España y de la constitución de una Junta Suprema Central para gobernar el Imperio en ausencia de un rey legítimo. Mientras tanto, Charlotte Joaquina, hermana de Fernando y esposa del rey de Portugal, que vivía en Brasil, también intentó obtener la administración de los dominios españoles en América Latina. Como su padre y su hermano estaban prisioneros en Francia, ella se consideraba la heredera de su familia capturada.

Supuestamente, uno de sus planes era enviar ejércitos para ocupar Buenos Aires y el norte de Argentina y autoproclamarse Reina de La Plata.

El brigadier García Carrasco era un hombre de modales burdos y autoritarios, que logró en muy poco tiempo alienar a las élites criollas bajo su mando. Ya en Chile, como en la mayor parte de América Latina, había habido cierta agitación independentista pero mínima y concentrada en la muy ineficaz Conspiración de los Tres Antonios en 1781.

historia de chile

La mayoría de la gente era ferviente monárquica, pero estaba dividida en dos grupos: los que favorecían el status quo y el derecho divino de Fernando VII (conocidos como absolutistas) y los que querían proclamar Reina a Charlotte Joaquina (conocidos como carlotistas). Un tercer grupo estaba compuesto por los que propusieron la sustitución de las autoridades españolas por una junta local de ciudadanos notables, que conformaría un gobierno provisional para gobernar en ausencia del rey y una España independiente (conocida como juntistas).

En 1809, el propio gobernador García Carrasco fue implicado en un flagrante caso de corrupción (el escándalo Escorpión) que logró destruir los restos de autoridad moral que le quedaban a él o a su oficina. A partir de ese momento la presión para su remoción comenzó a acumularse. En junio de 1810 llegaron de Buenos Aires noticias de que las fuerzas de Napoleón Bonaparte habían conquistado Andalucía y sitiado Cádiz, el último reducto contra los franceses en suelo español.

Además, la Junta Suprema Central, que había gobernado el Imperio durante los dos últimos años, se había abolido en favor de un Consejo de Regencia. García Carrasco, partidario del grupo carlotista, logró magnificar los problemas políticos tomando medidas arbitrarias y duras, como la detención y deportación a Lima sin el debido proceso de ciudadanos conocidos y socialmente prominentes bajo la simple sospecha de haber simpatizado con la idea de la junta. Entre los detenidos se encontraban José Antonio de Rojas, Juan Antonio Ovalle y Bernardo de Vera y Pintado.

Inspirado por la Revolución de Mayo en Argentina, el movimiento autonomista también se había propagado a través de la élite criolla. Les molestaban las detenciones ilegales y, junto con la noticia de que Cádiz era todo lo que quedaba de una España libre, finalmente se solidificaron en su oposición al Gobernador. El Brigadier García Carrasco fue suspendido de su cargo y obligado a renunciar el 16 de julio de 1810, para ser reemplazado por el siguiente soldado de mayor rango, Mateo de Toro Zambrano Conde de la Conquista, a pesar de que un Gobernador legítimo, Francisco Javier de Elío, ya había sido nombrado por el Virrey del Perú.

historia de chile

El Conde Toro Zambrano fue, para todos los estándares, una selección muy poco ortodoxa. Ya era un hombre muy viejo (82 años) y además criollo (nacido en las colonias) y no peninsular (nacido en España). Inmediatamente después de su nombramiento en julio, los juntistas comenzaron a presionarlo para obtener la formación de una junta.

En agosto, la Corte Real de Apelaciones (Real Audiencia) prestó un juramento público de lealtad al Consejo de la Regencia ante una audiencia masiva, lo que presionó aún más al Gobernador para que se definiera a sí mismo. Después de vacilar durante algún tiempo sobre a qué partido seguir, Toro Zambrano finalmente accedió a celebrar una reunión abierta del Cabildo (ayuntamiento) en Santiago para discutir el tema. La fecha fue fijada para el 18 de septiembre de 1810 a las 11 de la mañana.

Patria Vieja

Patria Vieja se refiere a un período de la Historia de Chile que ocurrió entre la Primera Junta de Gobierno (18 de septiembre de 1810) y el Desastre de Rancagua (1 de octubre de 1814). En este período se tomaron medidas para el encarcelamiento de Fernando VII por Napoleón y se inició la organización gubernamental del Reino de Chile.

historia de chile

Este período se define por el cambio de un movimiento de autonomía temporal a uno de independencia total. Dos cosas que destacaron durante este período fueron la prominencia política de los hermanos Carrera, especialmente José Miguel Carrera y las batallas del ejército encabezado por Bernardo O’Higgins como general. (Batalla de Membrillar, Batalla de Yerbas Buenas, y Batalla de El Roble).

La Casa Colorada, residencia del Gobernador Mateo de Toro y Zambrano (Actualmente Museo de Santiago)
Durante este tiempo se organizó una Junta de Gobierno de Chile así como un Congreso Nacional para administrar el país durante el encarcelamiento del rey. El Congreso aprobó una ley que decretaba la Libertad del Útero, que establecía que todos los hijos de esclavos nacidos en suelo chileno a partir de ese momento serían libres. En 1812, se aprobó el primer decreto constitucional, que acordó reconocer al rey si aceptaba ciertas normas constitucionales.

Primera Junta

Desde el principio, los juntistas tomaron la iniciativa política. Tan pronto como el Cabildo fue llamado, pudieron colocar a sus miembros en el comité encargado de enviar las invitaciones, manipulando así las listas de asistencia para su propio beneficio. En la sesión del 18 de septiembre, tomaron el centro del escenario con gritos de “¡queremos junta! ¡queremos junta!”. El conde Toro Zambrano, ante este espectáculo de fuerza pública, accedió a sus demandas depositando su bastón de mando sobre la mesa principal y diciendo: “Aquí está el bastón, tómalo y gobierna”.

historia de chile

La Junta de Gobierno del Reino de Chile, también conocida como Primera Junta, se organizó con las mismas facultades que un Gobernador Real. Su primera medida fue tomar un juramento de lealtad a Fernando VII como Rey legítimo. El Conde Toro Zambrano fue elegido Presidente, y el resto de los cargos se distribuyeron equitativamente entre todos los partidos, pero el poder real quedó en manos del secretario, Juan Martínez de Rozas. (Ver artículo: Historia de México)

La Junta procedió entonces a tomar algunas medidas concretas que habían sido aspiraciones largamente sostenidas por los colonizadores: creó una milicia para la defensa del reino, decretó la libertad de comercio con todas las naciones aliadas a España o neutrales, un arancel único del 134% para todas las importaciones (con excepción de las imprentas, los libros y las armas que fueron liberados de todos los impuestos) y para aumentar su representatividad, ordenó la convocatoria de un Congreso Nacional.

Automáticamente, el misterio político inició entre la élite gobernante, con noticias del desorden político y las guerras de Europa todo el tiempo. Finalmente se decidió que en 1811 se celebrarían elecciones para el Congreso Nacional, que estaría compuesto por 42 representantes.

Empezaban a aparecer tres tendencias políticas: los extremistas (exaltados), los moderados (moderados) y los realistas (realistas). Todos estos grupos estaban decididamente en contra de la independencia de España y se diferenciaban sólo en el grado de autonomía política que buscaban. Los Moderados, bajo el liderazgo de José Miguel Infante, eran mayoría, y querían un ritmo muy lento de reformas, ya que temían que una vez que el Rey volviera al poder pensaría que buscaban la independencia y que revertirían todos los cambios.

historia de chile

Los extremistas eran el segundo grupo más importante y abogaban por un mayor grado de libertad de la Corona y un ritmo más rápido de reformas que no llegara a la plena independencia. Su líder fue Juan Martínez de Rozas. Los realistas estaban en contra de cualquier reforma y a favor del mantenimiento del status quo.

Para marzo de 1811, 36 representantes ya habían sido elegidos en todas las ciudades principales con la excepción de Santiago y Valparaíso. La gran sorpresa política hasta ese momento había sido el resultado del otro centro de poder, Concepción, en el que los realistas habían derrotado a los partidarios de Juan Martínez de Rozas. En el resto de Chile, los resultados fueron más o menos equitativos: doce delegados pro-Rozas, catorce anti-Rozas y tres realistas. Así, las elecciones de Santiago fueron la clave del deseo de Rozas de permanecer en el poder. Se suponía que estas elecciones tendrían lugar el 10 de abril, pero antes de que pudieran llamarse, estalló el motín de Figueroa.

El 1 de abril, el coronel realista Tomás de Figueroa -considerando que las elecciones son demasiado populistas- encabezó una revuelta en Santiago. La revuelta se desató y Figueroa fue arrestado y ejecutado sumariamente. El motín tuvo éxito al sabotear temporalmente las elecciones, que tuvieron que ser retrasadas. Eventualmente, sin embargo, un Congreso Nacional fue debidamente elegido, y los 6 diputados de Santiago vinieron del campo Moderado.

historia de chile

Sin embargo, el motín también alentó una radicalización de las posturas políticas. Aunque los Moderados -que continuaron abogando por el control político de las élites y por una mayor autonomía sin una ruptura completa con España- obtuvieron la mayoría de los escaños, una minoría vocal estaba formada por revolucionarios extremistas que ahora querían una independencia completa e instantánea de España. La Real Audiencia de Chile, un antiguo pilar del dominio español, fue disuelta por su supuesta “complicidad” con el motín. La idea de la independencia total cobró impulso por primera vez.

Invasión española

El triunfo de las rebeliones (tanto en Chile como en Argentina) desestabilizó al Virrey de Perú, José Fernando de Abascal. Como resultado, en 1813, envió una expedición militar por mar bajo el mando de Antonio Pareja para hacer frente a la situación en Chile, y envió otra fuerza por tierra para atacar el norte de Argentina. Las tropas desembarcaron en Concepción, donde fueron recibidas con aplausos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Pareja entonces intentó tomar Santiago. Este esfuerzo fracasó, al igual que un posterior ataque inconcluso dirigido por Gabino Gaínza. Sin embargo, esto no se debió a la actuación militar de Carrera, cuya incompetencia llevó al ascenso del moderado O’Higgins, que finalmente tomó el control supremo de las fuerzas independentistas. Acosada por todas partes, Carrera renunció, en lo que comúnmente se toma para marcar el inicio del período de la Reconquista.

historia de chile

Después del intento de Gaínza, las dos partes habían firmado el Tratado de Lircay el 14 de mayo, nominalmente trayendo la paz, pero en realidad sólo proporcionando un respiro. Abascal no tenía intención de honrar el tratado, y ese mismo año envió una fuerza mucho más decisiva hacia el sur, bajo el mando de Mariano Osorio. La fuerza realista desembarcó y se trasladó a Chillán, exigiendo la rendición total.

O’Higgins quería defender la ciudad de Rancagua, mientras que Carrera quería hacer de la tribuna del puerto de Angostura, una posición defensiva más afortunada pero también más cercana a Santiago. Debido a los desacuerdos y la consiguiente falta de coordinación, las fuerzas independentistas se dividieron y O’Higgins se vio obligado a reunirse con los realistas en Rancagua sin refuerzos.

La batalla resultante, el Desastre de Rancagua, el 1 y 2 de octubre de 1814, se libró ferozmente, pero terminó en una derrota asombrosa para las fuerzas independentistas de las cuales sólo 500 de los 5.000 originales sobrevivieron. Poco después, Osorio entró en Santiago y puso fin a la rebelión de la Patria Vieja.

Patria Nueva

Durante el tiempo anterior, Joaquín de la Pezuela fue instalado como un nuevo virrey en Perú. Resolvió llamar a su yerno, Mariano Osorio, enviándolo al sur con otra fuerza expedicionaria. Las tropas desembarcaron en Concepción y reclutaron a varios amerindios para que se unieran a sus filas. Mientras tanto, Bernardo O’Higgins se trasladó al norte para detener de alguna manera el avance de los realistas. Sin embargo, sus fuerzas fueron sorprendidas y muy mal golpeadas en la Segunda Batalla de Cancha Rayada el 18 de marzo de 1818.

historia de chile

En la confusión, se propagó un falso rumor de que San Martín y O’Higgins habían muerto, y un pánico se apoderó de las tropas patriota, muchos de los cuales agitaron para una retirada completa a través de los Andes a Mendoza. En estas circunstancias críticas, el entonces Manuel Rodríguez saltó al frente, arengando y movilizando a los soldados con el grito “¡Aún hay un país, ciudadanos! Se nombró a sí mismo Director Supremo, cargo que ocuparía durante exactamente 30 horas, que fue el tiempo que los vivos, pero heridos, O’Higgins tardaron en regresar a Santiago y reclamar el mando.

Luego, el 5 de abril de 1818, San Martín infligió una derrota decisiva a Osorio en la Batalla de Maipú, después de la cual los empobrecidos monárquicos se retiraron a Concepción, para nunca más lanzar una ofensiva importante contra Santiago. La independencia estaba casi asegurada, y la preocupación por las divisiones internas se disipó cuando O’Higgins saludó a San Martín como salvador del país, un momento que llegó a conocerse como el Abrazo de Maipú.

Guerra total

Para asegurar aún más la independencia de Chile, San Martín emprendió una serie de acciones contra bandas armadas en las montañas, integradas por forajidos, monárquicos e indios que se habían aprovechado del caos de las expediciones militares y de los reclutamientos forzados para saquear y saquear el campo. Este tiempo de guerra irregular fue más tarde llamado Guerra a muerte por sus tácticas despiadadas, ya que ni la guerrilla ni los soldados del gobierno tomaron prisioneros. Sólo después de que la banda de Vicente Benavides fue liquidada en 1822, la región alrededor de Concepción fue finalmente pacificada.

historia de chile

Constitución de Valdivia y Chiloé

Mientras San Martín trabajaba para establecer la estabilidad interna, O’Higgins también buscaba defender al país de más amenazas externas por parte de los españoles y continuar haciendo retroceder el control imperial. Desarrolló la marina chilena como línea de defensa contra los ataques marítimos, colocando al escocés Lord Cochrane en el cargo de almirante. En 1820, Cochrane administró un golpe impresionante a las fuerzas realistas restantes en un exitoso ataque a un complejo de fortificaciones en Valdivia.

Más tarde Cochrane desembarcó tropas bajo el mando de William Miller en el norte de la isla de Chiloé para conquistar el último bastión español en Chile, el Archipiélago de Chiloé. Este intento fallido terminó en la menor pero significativa Batalla de Agüí. Más tarde, Georges Beauchef se dirigió desde Valdivia en una expedición para asegurar Osorno para que los españoles no volvieran a ocupar Valdivia de la tierra. Beauchef infligió una derrota decisiva a los realistas en la batalla de El Toro.

En cualquier caso, San Martín y O’Higgins estaban de acuerdo en que el peligro no se superaría hasta que el propio Virreinato del Perú fuera independiente de España. Así, una flota y un ejército fueron preparados para una expedición al país, y en 1820, San Martín y Cochrane partieron hacia Perú. Sin embargo, el carácter audaz y atrevido de Cochrane entró en conflicto con la excesiva prudencia de San Martín.

historia de chile

San Martín dejó escapar una serie de oportunidades para dar el golpe decisivo contra el virrey, y al final fue Simón Bolívar quien lanzó la ofensiva final después de bajar de Colombia, la independencia peruana fue asegurada después de la Batalla de Ayacucho el 9 de diciembre de 1824, en la cual las fuerzas lideradas por Antonio José de Sucre -teniente de Bolívar- derrotaron definitivamente al ejército realista.

En la historia de Chile, la Patria Nueva generalmente termina en 1823, con la renuncia de O’Higgins. Pero, el territorio español final en Chile, el archipiélago de Chiloé, no fue conquistado hasta 1826, durante el gobierno de Ramón Freire, sucesor de O’Higgins. Sin embargo, algunos creen que la “Patria Nueva” es un movimiento interminable y que continúa prevaleciendo en las ideas nacionalistas chilenas hoy en día.

Organización constitucional (1818-1833)

De 1817 a 1823, Bernardo O’Higgins gobernó Chile como director supremo. Ganó elogios por derrotar a los monárquicos y fundar escuelas, pero los conflictos civiles continuaron. O’Higgins enajenó a los liberales y provinciales con su autoritarismo, a los conservadores y a la iglesia con su anticlericalismo, y a los terratenientes con sus propuestas de reforma del sistema de tenencia de la tierra.

Su intento de elaborar una constitución en 1818 que legitimara a su gobierno fracasó, al igual que su esfuerzo por generar un financiamiento estable para la nueva administración. El comportamiento dictatorial de O’Higgins despertó resistencia en las provincias. Este creciente descontento se reflejó en la continua oposición de los partisanos de Carrera, que fue ejecutado por el régimen argentino en Mendoza en 1821, al igual que sus dos hermanos tres años antes.

historia de chile

A pesar de la oposición de muchos liberales, O’Higgins enfureció a la Iglesia Católica Romana con sus creencias liberales. Mantuvo el estatus del catolicismo como la religión oficial del estado, pero trató de frenar los poderes políticos de la iglesia y de fomentar la tolerancia religiosa como medio para atraer a los inmigrantes y comerciantes protestantes. Al igual que la iglesia, la aristocracia terrateniente se sintió amenazada por O’Higgins, resentida por sus intentos de eliminar los títulos nobiliarios y, lo que es más importante, de eliminar las propiedades implicadas.

Los opositores de O’Higgins también desaprobaron su desviación de recursos chilenos para ayudar a San Martín a liberar a Perú. O’Higgins insistió en apoyar esa campaña porque se dio cuenta de que la independencia de Chile no estaría asegurada hasta que los españoles fueran derrotados del núcleo andino del imperio. Sin embargo, en medio del creciente descontento, las tropas de las provincias del norte y del sur obligaron a O’Higgins a dimitir. Amargado, O’Higgins partió hacia Perú, donde murió en 1842.

Después de que O’Higgins se exilió en 1823, el conflicto civil continuó, centrándose principalmente en las cuestiones del anticlericalismo y el regionalismo. Los presidentes y las constituciones subieron y bajaron rápidamente en la década de 1820. Los efectos perjudiciales de la lucha civil en la economía, y particularmente en las exportaciones, llevaron a los conservadores a tomar el control nacional en 1830.

En la mente de la mayoría de los miembros de la elite chilena, el derramamiento de sangre y el caos de fines de la década de 1820 eran atribuibles a las deficiencias del liberalismo y el federalismo, que habían dominado sobre el conservadurismo durante la mayor parte del período. El campo político fue dividido por partidarios de O’Higgins, Carrera, el liberal Pipiolos y el conservador Pelucones, siendo los dos últimos los principales movimientos que prevalecieron y absorbieron el resto.

historia de chile

La abolición de la esclavitud en 1823, mucho antes que en la mayoría de los demás países de las Américas, fue considerada uno de los pocos logros duraderos de los pipiolos. Un líder pipiolo del sur, Ramón Freire, entró y salió varias veces de la presidencia (1823-1827, 1828, 1829, 1830) pero no pudo mantener su autoridad. De mayo de 1827 a septiembre de 1831, con excepción de breves intervenciones de Freire, la presidencia fue ocupada por Francisco Antonio Pinto, ex vicepresidente de Freire.

En agosto de 1828, el primer año de Pinto en el cargo, Chile abandonó su efímero sistema federalista por una forma de gobierno unitario, con poderes legislativo, ejecutivo y judicial separados. Al adoptar una constitución moderadamente liberal en 1828, Pinto enajenó tanto a los federalistas como a las facciones liberales. También enfureció a la vieja aristocracia al abolir las fincas heredadas por el mayorazgo y causó un alboroto público con su anticlericalismo. Después de la derrota de su ejército liberal en la batalla de Lircay el 17 de abril de 1830, Freire, al igual que O’Higgins, se exilió en Perú.

Época conservadora (1830-1861)

Si bien no fue presidente, Diego Portales tuvo el control de la política chilena dentro del gabinete y entre bastidores desde 1830 hasta 1837. Inició la “república autocrática”, que centralizó el poderío en el gobierno nacional. Su programa político contó con el apoyo de comerciantes, grandes terratenientes, capitalistas extranjeros, la iglesia y los militares. La estabilidad política y económica se reforzaron mutuamente, ya que Portales alentó el crecimiento económico a través del libre comercio y puso en orden las finanzas del gobierno.

historia de chile

Portales fue un agnóstico que dijo que creía en el clero pero no en Dios. Se dio cuenta de la importancia de la Iglesia Católica Romana como bastión de lealtad, legitimidad, control social y estabilidad, como había sido el caso en el período colonial. Derogó las reformas liberales que habían amenazado los privilegios y propiedades de la iglesia.

El “Estado Portaliano” fue institucionalizado por la Constitución chilena de 1833. Una de las cartas más duraderas jamás concebidas en América Latina, la Constitución Portaliana duró hasta 1925. La Constitución concentró la autoridad en el gobierno nacional, más precisamente, en manos del presidente, quien fue elegido por una pequeña minoría. El director ejecutivo podría cumplir dos mandatos consecutivos de cinco años y luego elegir un sucesor.

Aunque el Congreso tenía importantes poderes presupuestarios, fue eclipsado por el presidente, quien nombró a los funcionarios provinciales. La constitución también creó un poder judicial independiente, garantizó la herencia de bienes por primogenitura, e instaló al catolicismo como la religión del estado. En resumen, estableció un sistema autocrático bajo un barniz republicano.

Portales también logró sus objetivos al ejercer poderes dictatoriales, censurar a la prensa y manipular las elecciones. Durante los próximos cuarenta años, las fuerzas armadas de Chile se verían distraídas de inmiscuirse en la política por medio de escaramuzas y operaciones defensivas en la frontera sur, aunque algunas unidades se vieron envueltas en conflictos internos en 1851 y 1859.

historia de chile

El presidente de Portalian fue el general Joaquín Prieto, que cumplió dos mandatos (1831-1836, 1836-1841). El Presidente Prieto tuvo cuatro logros principales: la implementación de la Constitución de 1833, la estabilización de las finanzas del gobierno, la derrota de los desafíos provinciales a la autoridad central y la victoria sobre la Confederación Perú-Bolivia.

Durante las presidencias de Prieto y sus dos sucesores, Chile se modernizó a través de la construcción de puertos, ferrocarriles y líneas telegráficas, algunas construidas por el empresario estadounidense William Wheelwright. Estas innovaciones facilitaron el comercio de exportación e importación, así como el comercio doméstico.

Prieto y su asesor, Portales, temían los esfuerzos del general boliviano Andrés de Santa Cruz para unirse a Perú contra Chile. Estos reparos exacerbaron la animosidad hacia Perú desde el período colonial, ahora intensificada por disputas sobre aranceles aduaneros y préstamos. Chile también quería convertirse en la potencia militar y comercial sudamericana dominante a lo largo del Pacífico.

Santa Cruz unió a Perú y Bolivia en la Confederación Peruano-Boliviana en 1836 con el deseo de expandir el control sobre Argentina y Chile. Portales hizo que el Congreso declarara la guerra a la Confederación. Portales fue asesinado por traidores en 1837. El general Manuel Bulnes derrotó a la Confederación en la batalla de Yungay en 1839.

historia de chile

Después de su éxito Bulnes fue elegido presidente en 1841. Cumplió dos mandatos (1841-1846, 1846-1851). Su administración se concentró en la ocupación del territorio, especialmente del Estrecho de Magallanes y la Araucanía. El venezolano Andrés Bello realiza en este período importantes avances intelectuales, especialmente la creación de la Universidad de Santiago. Pero las tensiones políticas, incluyendo una rebelión liberal, condujeron a la Guerra Civil chilena de 1851. Finalmente los conservadores derrotaron a los liberales.

El último presidente conservador fue Manuel Montt, que también cumplió dos mandatos (1851-1856, 1856-1861), pero su mala administración llevó a la rebelión liberal en 1859. Los liberales triunfaron en 1861 con la elección de José Joaquín Pérez como presidente.

Época liberal (1861-1891)

La revuelta política trajo pocos cambios sociales, y la sociedad chilena del siglo XIX conservó la esencia de la estructura social colonial estratificada, que estaba muy influenciada por la política familiar y la Iglesia Católica Romana. Finalmente surgió una presidencia fuerte, pero los terratenientes ricos siguieron siendo poderosos.

Hacia fines del siglo XIX, el gobierno de Santiago consolidó su posición en el sur al reprimir persistentemente a los mapuches durante la ocupación de la Araucanía. En 1881, firmó el Tratado de Límites de 1881 entre Chile y Argentina confirmando la soberanía chilena sobre el Estrecho de Magallanes, pero concediendo toda la Patagonia oriental, y una fracción considerable del territorio que tenía durante la época colonial. Como resultado de la Guerra del Pacífico con Perú y Bolivia (1879-1883), Chile expandió su territorio hacia el norte en casi un tercio y adquirió valiosos depósitos de nitratos, cuya explotación condujo a una era de afluencia nacional.

historia de chile

En la década de 1870, la influencia de la iglesia comenzó a disminuir ligeramente con la aprobación de varias leyes que tomaron algunas de las antiguas funciones de la iglesia en manos del Estado, tales como el registro de nacimientos y matrimonios.

En 1886, José Manuel Balmaceda fue elegido presidente. Sus políticas económicas cambiaron visiblemente las políticas liberales existentes. Comenzó a violar la constitución y lentamente comenzó a establecer una dictadura. El Congreso decidió deponer a Balmaceda, quien se negó a renunciar. Jorge Montt, entre otros, dirigió un conflicto armado contra Balmaceda, que pronto se extendió hasta la Guerra Civil chilena de 1891. Derrotado, Balmaceda huyó a la embajada argentina, donde se suicidó. Jorge Montt se convirtió en el nuevo presidente.

La época parlamentaria (1891-1925)

La Era Parlamentaria en Chile comenzó en 1891, al final de la Guerra Civil, y se extendió hasta 1925 y el establecimiento de la Constitución de 1925. También llamado “pseudoparlamentario” o “República Parlamentaria”, este período se denominó así porque estableció un sistema cuasi parlamentario basado en la interpretación de la Constitución de 1833 tras la derrota del Presidente José Manuel Balmaceda durante la Guerra Civil. A diferencia de un sistema “verdaderamente parlamentario”, el poder ejecutivo no estaba sujeto al poder legislativo, sino que se debilitaron los controles y equilibrios del poder ejecutivo sobre la legislatura.

El Presidente seguía siendo el jefe de Estado, pero sus poderes y el control del gobierno se redujeron. La República Parlamentaria duró hasta la Constitución de 1925 redactada por el Presidente Arturo Alessandri y su ministro José Maza. La nueva Constitución creó un sistema presidencial que duró, con varias modificaciones, hasta el golpe de Estado de 1973.

historia de chile

A fines del siglo XIX y principios del XX, Chile resolvió temporalmente sus disputas fronterizas con Argentina con el Tratado de Límites de 1881 entre Chile y Argentina, el Pleito de la Puna de Atacama de 1899 y el Caso de Límites de la Cordillera de los Andes de 1902.

Parlamentarismo

El sistema pseudoparlamentario se estableció en Chile tras la derrota de José Manuel Balmaceda en la Guerra Civil chilena de 1891. Mientras que en un sistema parlamentario completo el jefe de gobierno es designado por la mayoría parlamentaria, y por lo general pertenece a ella, la función de jefe de gobierno fue asumida extraoficialmente por el Ministro del Interior.

El Congreso Nacional controló indirectamente su nombramiento y el resto del gabinete a través del voto de las leyes periódicas, es decir, el presupuesto, los créditos militares, etc. Otros medios de control incluían la negativa de cualquiera de las dos Cámaras (Senado o Cámara de Diputados) a votar una moción de confianza o la negativa a votar leyes de menor importancia propuestas por el ejecutivo.

Mientras que el Parlamento puede retirar su confianza al Primer Ministro en un sistema parlamentario estándar, normalmente se concede al jefe de gobierno el poder de disolución del parlamento, lo que lleva a la convocatoria de nuevas elecciones para que el pueblo soberano arbitre entre el legislativo y el ejecutivo. Sin embargo, en el sistema chileno, el Presidente de la República no disponía de este poder de disolución, restringiendo así sus márgenes de decisión.

Época presidencial (1925-1973)

Para la década de 1920, las clases media y obrera emergentes eran lo suficientemente poderosas como para elegir a un presidente reformista, Arturo Alessandri Palma. Alessandri apeló a quienes creen que la cuestión social debe ser abordada, a quienes están preocupados por la disminución de las exportaciones de nitratos durante la Primera Guerra Mundial, y a quienes están cansados de los presidentes dominados por el Congreso.

Prometedor “evolución para evitar la revolución”, fue pionero en un nuevo estilo de campaña de apelar directamente a las masas con oratoria florida y carisma. Después de ganar un escaño en el Senado representando al norte minero en 1915, obtuvo el sobrenombre de “León de Tarapacá”.

Como liberal disidente que se postuló a la presidencia, Alessandri atrajo el apoyo de los radicales y demócratas más reformistas y formó la llamada Alianza Liberal. Recibió un fuerte apoyo de las clases medias y trabajadoras, así como de las élites provinciales. Estudiantes e intelectuales también se unieron a su bandera. Al mismo tiempo, aseguró a los terratenientes que las reformas sociales se limitarían a las ciudades.

historia de chile

Alessandri pronto descubrió que sus esfuerzos para dirigir serían bloqueados por el Congreso conservador. Al igual que Balmaceda, enfureció a los legisladores al pasar por encima de ellos para apelar a los votantes en las elecciones parlamentarias de 1924. Su legislación de reforma fue finalmente aprobada por el Congreso bajo la presión de oficiales militares más jóvenes, que estaban hartos de la negligencia de las fuerzas armadas, las luchas políticas internas, los disturbios sociales y la inflación galopante, cuyo programa se vio frustrado por un congreso conservador.

Un doble golpe militar desencadenó un período de gran inestabilidad política que duró hasta 1932. Primero los derechistas militares que se oponían a Alessandri tomaron el poder en septiembre de 1924, y luego los reformistas a favor del presidente derrocado tomaron el poder en enero de 1925. El incidente del ruido de sables de septiembre de 1924, provocado por el descontento de los jóvenes oficiales, en su mayoría tenientes de la clase media y obrera, condujo al establecimiento de la Junta de septiembre dirigida por el general Luis Altamirano y al exilio de Alessandri.

Sin embargo, los temores de una restauración conservadora en sectores progresistas del ejército llevaron a otro golpe en enero, que terminó con el establecimiento de la Junta de enero como gobierno interino a la espera del regreso de Alessandri. Este último grupo estuvo encabezado por dos coroneles, Carlos Ibáñez del Campo y Marmaduke Grove. Devolvieron a Alessandri a la presidencia en marzo y promulgaron las reformas prometidas por decreto. Este último volvió a asumir el poder en marzo, y en septiembre de 1925 se ratificó en un plebiscito una nueva Constitución que resumía las reformas propuestas.

La nueva constitución otorgó mayores poderes a la presidencia. Alessandri rompió con las políticas clásicas del liberalismo de laissez-faire creando un Banco Central e imponiendo un impuesto sobre la renta. Sin embargo, los descontentos sociales también fueron aplastados, llevando a la masacre de Marusia en marzo de 1925, seguida por la masacre de La Coruña.

El más duradero de los diez gobiernos entre 1924 y 1932 fue el del general Carlos Ibáñez, quien ocupó brevemente el poder en 1925 y luego entre 1927 y 1931 en lo que fue una dictadura de facto. Cuando se restableció el orden constitucional en 1932, surgió un fuerte partido de clase media, los radicales. Se convirtió en la fuerza clave en los gobiernos de coalición durante los siguientes 20 años.

La masacre del Seguro Obrero tuvo lugar el 5 de septiembre de 1938, en medio de una acalorada campaña electoral a tres bandas entre el ultraconservador Gustavo Ross Santa María, el radical del Frente Popular Pedro Aguirre Cerda y el recién formado candidato de la Alianza Popular, Carlos Ibáñez del Campo. El Movimiento Nacional Socialista de Chile apoyó la candidatura de Ibáñez, anunciada el 4 de septiembre. Para adelantarse a la victoria de Ross, los nacionalsocialistas organizaron un golpe de Estado para derrocar al gobierno derechista de Arturo Alessandri Palma y colocar a Ibáñez en el poder.

historia de chile

Durante el período de dominación del Partido Radical (1932-1952), el Estado aumentó su papel en la economía. En 1952, los votantes volvieron a elegir a Ibáñez por otros 6 años. Jorge Alessandri sucedió a Ibáñez en 1958.

Las elecciones presidenciales de 1964 del demócrata-cristiano Eduardo Frei Montalva por mayoría absoluta iniciaron un período de importantes reformas. Bajo el lema “Revolución en la Libertad”, el gobierno de Frei se embarcó en programas sociales y económicos de gran alcance, particularmente en educación, vivienda y reforma agraria, incluyendo la sindicalización rural de los trabajadores agrícolas.

En 1967, sin embargo, Frei se encontró con una creciente oposición de los izquierdistas, quienes alegaban que sus reformas eran inadecuadas, y de los conservadores, quienes las consideraban excesivas. Al final de su mandato, Frei había logrado muchos objetivos notables, pero no había alcanzado plenamente las ambiciosas metas de su partido.

Regimen de Pinochet

A principios de 1973, la inflación había aumentado un 800% bajo la presidencia de Allende. La paralizada economía se vio aún más afectada por las prolongadas y a veces simultáneas huelgas de médicos, maestros, estudiantes, propietarios de camiones, trabajadores del cobre y la pequeña clase empresarial. Un golpe militar derrocó a Allende el 3 de septiembre. 11, 197 Mientras las fuerzas armadas bombardeaban el Palacio de La Moneda, Allende se suicidó. Un gobierno militar, dirigido por el General Augusto Pinochet Ugarte, tomó el control del país.

Los primeros años del régimen estuvieron marcados por violaciones de los derechos humanos. La junta encarceló, torturó y ejecutó a miles de chilenos. En octubre de 1973, al menos 72 personas fueron asesinadas por la Caravana de la Muerte. Al menos mil personas fueron ejecutadas durante los primeros seis meses de Pinochet en el cargo, y al menos dos mil más fueron asesinadas durante los siguientes dieciséis años, según el Informe Rettig.

Según el Instituto Latinoamericano de Salud Mental y Derechos Humanos (ILAS), las “situaciones de trauma extremo” afectaron a unas 200.000 personas, entre las que se encuentran las personas asesinadas, torturadas o exiliadas y sus familiares directos. Unos 30.000 abandonaron el país.

La junta de cuatro hombres encabezada por el General Augusto Pinochet abolió las libertades civiles, disolvió el congreso nacional, prohibió las actividades sindicales, prohibió las huelgas y la negociación colectiva, y borró las reformas agrarias y económicas del gobierno de Allende.

En 1982-1983 Chile fue testigo de una severa crisis económica con un aumento del desempleo y un colapso del sector financiero. 16 de cada 50 instituciones financieras se enfrentaron a la bancarrota. En 1982 los dos bancos más grandes fueron nacionalizados para evitar una crisis crediticia aún peor. En 1983 se nacionalizaron otros cinco bancos y hubo que poner dos bancos bajo la supervisión del gobierno. El banco central se hizo cargo de las deudas externas. Los críticos ridiculizaron la política económica de los Chicago Boys como “Chicago way to socialism”.

historia de chile

Después de la crisis económica, Hernán Buchi se convirtió en Ministro de Finanzas de 1985 a 1989, introduciendo una política económica más pragmática. Permitió que el peso flotara y restableció las restricciones al movimiento de capitales dentro y fuera del país. Introdujo las regulaciones del Banco, simplificó y redujo el impuesto de sociedades. Chile siguió adelante con las privatizaciones, incluyendo los servicios públicos más la reprivatización de las empresas que habían regresado al gobierno durante la crisis de 1982-1983.

Entre 1984 y 1990, el producto interno bruto de Chile creció en un promedio anual de 5,9%, el más rápido del continente. Chile desarrolló una buena economía de exportación, incluyendo la exportación de frutas y verduras al hemisferio norte cuando estaban fuera de temporada, y tuvo precios altos.

La junta militar comenzó a cambiar a finales de la década de 1970. Debido a problemas con Pinochet, Leigh fue expulsado de la junta en 1978 y cambiado por el General Fernando Matthei. A finales de la década de 1980, el gobierno permitió gradualmente una mayor libertad de reunión, expresión y asociación, para incluir la actividad sindical y política.

Debido al Caso Degollados, en el que fueron asesinados tres miembros del partido comunista, César Mendoza, miembro de la junta desde 1973 y representante de los carabineros, renunció en 1985 y fue reemplazado por Rodolfo Stange. Al año siguiente, Carmen Gloria Quintana fue quemada viva en lo que se conoció como el Caso Quemado.

historia de chile

La Constitución de Chile estableció que en 1988 habría otro plebiscito en el que los votantes aceptarían o rechazarían a un solo candidato propuesto por la Junta Militar. Pinochet fue, como se esperaba, el candidato propuesto, pero se le negó un segundo mandato de 8 años por el 54,5% de los votos.

Transición chilena hacia la democracia

La transición chilena a la democracia se inició con la aprobación en plebiscito de una Constitución que establecía un itinerario de transición. Entre el 11 de marzo de 1981 y marzo de 1990, se aprobaron varias leyes orgánicas constitucionales que condujeron a la restauración definitiva de la democracia. Después del plebiscito de 1988, la Constitución de 1980, aún vigente, fue enmendada para facilitar las disposiciones de futuras enmiendas a la Constitución, crear más escaños en el Senado, disminuir el papel del Consejo de Seguridad Nacional e igualar el número de miembros civiles y militares (cuatro miembros cada uno).

El demócrata-cristiano Patricio Aylwin sirvió de 1990 a 1994 y fue sucedido por otro demócrata-cristiano, Eduardo Frei Ruiz-Tagle (hijo de Eduardo Frei Montalva), al frente de la misma coalición, por un período de seis años. Ricardo Lagos Escobar, del Partido Socialista y del Partido para la Democracia, condujo a la Concertación a una victoria más ajustada en las elecciones presidenciales de 2000.

historia de chile

Su mandato terminó el 11 de marzo de 2006, cuando Michelle Bachelet, del Partido Socialista, asumió el cargo. El inversionista y empresario de centro-derecha Sebastián Piñera, de la Renovación Nacional, asumió la presidencia el 11 de marzo de 2010, una vez finalizado el mandato de Bachelet. Bachelet regresó a la oficina el 11 de marzo de 2014.

Encarcelamiento de Pinochet y administración de Lagos

Tras un acuerdo entre Pinochet y Andrés Zaldívar Larraín, presidente del Senado, este último votó a favor de la abolición de la fecha del 11 de septiembre como Fiesta Nacional que celebraba el golpe de Estado de 1973. Los partidarios de Pinochet habían bloqueado hasta entonces cualquier intento de este tipo. Ese mismo año, Pinochet viajó a Londres para una operación. Una vez allí, fue detenido por orden del juez español Baltasar Garzón, provocando la atención mundial, no sólo por la historia de Chile y Sudamérica, sino también porque fue uno de los primeros arrestos de un dictador basado en el principio de jurisdicción universal.

Pinochet intentó defenderse haciendo referencia a la Ley de Inmunidad del Estado de 1978, un argumento rechazado por el sistema judicial británico. Sin embargo, el Ministro del Interior del Reino Unido, Jack Straw, asumió la responsabilidad de liberarlo por motivos médicos y se negó a extraditarlo a España. Pinochet regresó a Chile en marzo de 2000. Al descender del avión en su silla de ruedas, rápidamente se puso de pie y saludó a la aclamada multitud de simpatizantes, incluyendo una banda del ejército tocando sus canciones favoritas de la marcha militar, que le esperaba en el aeropuerto de Santiago.

El presidente Ricardo Lagos, que acababa de prestar juramento el 11 de marzo, dijo que la llegada televisada del general retirado había dañado la imagen de Chile, mientras que miles de personas se manifestaron en su contra.

historia de chile

En representación de la coalición Concertación por la democracia, Ricardo Lagos había ganado las elecciones apenas unos meses antes, con una puntuación muy ajustada de menos de 200.000 votos (51,32%) contra Joaquín Lavín (menos del 49%), que representaba a la Alianza de derechas por Chile. Ninguno de los seis candidatos había obtenido la mayoría absoluta en el primer turno celebrado el 12 de diciembre de 1999. Lagos prestó juramento el 11 de marzo de 2000, por un período de 6 años.

En junio de 2000, el Congreso votó una nueva ley que otorgaba el anonimato a los miembros de las fuerzas armadas que proporcionaban información sobre los desaparecidos.

Mientras tanto, continuaron los juicios por violaciones de derechos humanos durante la dictadura. Pinochet fue despojado de su inmunidad parlamentaria en agosto de 2000 por la Corte Suprema y acusado por el juez Juan Guzmán Tapia. Tapia había ordenado en 1999 la detención de cinco militares, entre ellos el general Pedro Espinoza Bravo de la DINA, por su participación en la Caravana de la Muerte tras el golpe de Estado del 11 de septiembre. Argumentando que los cuerpos de los “desaparecidos” seguían desaparecidos, hizo una jurisprudencia que tenía como efecto levantar cualquier prescripción sobre los crímenes cometidos por los militares.

El juicio de Pinochet continuó hasta su muerte el 10 de diciembre de 2006, con una alternancia de acusaciones para casos específicos, el levantamiento de inmunidades por parte de la Corte Suprema o, por el contrario, la inmunidad de enjuiciamiento, con su salud como un argumento principal a favor o en contra de su enjuiciamiento.

historia de chile

La Corte Suprema afirmó en marzo de 2005 la inmunidad de Pinochet en relación con el asesinato del General Carlos Prats en Buenos Aires en 1974, ocurrido en el marco de la Operación Cóndor. Sin embargo, fue considerado apto para ser juzgado por la Operación Colombo, durante la cual 119 opositores políticos fueron “desaparecidos” en Argentina. El juez chileno también levantó su inmunidad en el caso Villa Grimaldi, un centro de detención y tortura en las afueras de Santiago.

Pinochet, que todavía se beneficiaba de la reputación de rectitud de sus partidarios, perdió legitimidad cuando fue puesto bajo arresto domiciliario por fraude fiscal y falsificación de pasaportes, tras la publicación por el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado de los Estados Unidos de un informe sobre el Banco Riggs en julio de 2004. El informe fue una consecuencia de las investigaciones sobre los fondos financieros de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos.

El banco controlaba entre USD $4 millones y $8 millones de los activos de Pinochet, que vivía en Santiago en una casa modesta, disimulando su riqueza. Según el informe, Riggs participó en el blanqueo de dinero de Pinochet, creando sociedades ficticias en el extranjero (refiriéndose a Pinochet como “un antiguo funcionario público”) y ocultando sus cuentas a las agencias reguladoras. Relacionado con las cuentas bancarias secretas de Pinochet y su familia en Estados Unidos y en las islas del Caribe, este fraude fiscal de 27 millones de dólares conmocionó a los sectores conservadores que aún lo apoyaban.

historia de chile

El noventa por ciento de estos fondos habrían sido recaudados entre 1990 y 1998, cuando Pinochet era jefe de los ejércitos chilenos, y habrían provenido esencialmente del tráfico de armas (al comprar aviones de combate belgas “Mirage” en 1994, tanques holandeses “Léopard”, tanques suizos “Mowag” o por ventas ilegales de armas a Croacia, en medio de la guerra de los Balcanes). Su esposa, Lucía Hiriart, y su hijo, Marco Antonio Pinochet, también fueron demandados por complicidad. Por cuarta vez en siete años, Pinochet fue acusado por la justicia chilena.

Las autoridades chilenas tomaron el control en agosto de 2005 del campo de concentración de Colonia Dignidad, dirigido por el ex nazi Paul Schäfer.

Para finalizar, anexo el siguiente video: 

Dejar Comentario