≡ Menu

Aprenda todo lo necesario sobre la historia de Rómulo y Remo

Rómulo y Remo, fueron dos hermanos, gemelos, que según cuenta una leyenda romana, fueron los que fundaron a Roma. Aunque después se concluyó que fue sólo Rómulo quien lo hizo. Para conocer más sobre la Historia de Rómulo y Remo, continuemos leyendo…

Historia-de-Rómulo y Remo-02

¿Cuál es la historia de Rómulo y Remo?

Las posibles fuentes históricas aún permanecen confusas, pero la leyenda de los hermanos Rómulo y Remo, se propagó por todo el mundo y aún hay ciertas dudas en relación a la fundación de Roma. Las investigaciones indican, que Roma nació a finales del siglo VII a.C. y en cierta forma se mantienen escépticas, con respecto a esta leyenda.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los datos más comúnmente utilizados, son de los siguientes historiadores antiguos: los griegos Mestrio Plutarco (c. 46/50-c. 120), Dionisio de Halicarnaso (c. 60-7 a. C.) y Estrabón (c.64/63 a.C.-c. 19/24 d.C.) y los romanos Tito Livio (59-17 a. C.), Flavio Eutropio (siglo IV), Lucio Aneo Floro (c.70/75-c.145), Marco Terencio Varrón (116-27 a. C.) y Ambrosio Teodosio Macrobio (c.390-c.430). Informaciones complementadas por la opinión de varios expertos contemporáneos y por sus investigaciones.

El origen de Roma no debe ser muy diferente a otras tantas ciudades de la región del Lacio. Pero los historiadores sugieren que si la ciudad fue escogida, para convertirse en la dueña del mundo, debió ser porque tenía otro origen mucho más importante y heroico, por lo que han aparecido infinidad de leyendas, adornadas, exageradas, a veces contradictorias entre sí, con dioses y héroes mitológicos.

Han sido tantas y diferentes las versiones sobre la fundación de Roma, que a los mismos investigadores, se les hace difícil distinguir entre las leyendas y la realidad. Los inesperados descubrimientos y hallazgos arqueológicos, cada vez más sacan a la luz huellas de personajes y elementos, que realmente parecen invenciones legendarias. (Ver artículo: Historia de Mesopotamia).

Antecedentes

Con Eneas, semidios y héroe de los troyanos, los sobrevivientes y derrotados coterráneos cruzaron el mar Mediterráneo, con el objetivo de llegar a las costas del Lacio. Llegaron a un área, al sudoeste de Roma, posiblemente Anzio y Fiumicino, hoy día. Se supone que llegaron a Laurento, otras fuentes dicen que fue a Lavinium donde arribaron, lugar nombrado por la hija del rey Latino, Lavinia.

Los recibió y hospedó Latino, el rey de los latinos, sitio donde reorganizaron sus vidas, allí en el Lacio. Lavinia, su hija, estaba prometida a Turno, el rey de los Rutuli, pero Latino, sin importarle el compromiso, se la ofreció a Eneas.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En consecuencia, Turno le declaró la guerra. Murió Turno y capturaron a sus soldados. Ascanio, hijo de Eneas, fundó la ciudad de Alba Longa y fue el primer rey de la misma, sucediéndoles más adelante Procas, sus hijos Numitor y Amulio, entre los más conocidos.

Cuenta la historia que el dios Marte cuando paseaba por la orilla de un río en Alba Longa, vio a una mujer dormida, llamada Rea Silvia, de la que se enamoró al instante. Procrearon dos hijos, gemelos, Rómulo y Remo.

Estos, por orden de Amulio, fueron condenados a muerte, pero los criados los salvaron, montándolos en una canasta y puestos en el río, donde navegaron sin rumbo, hasta llegar a las orillas de una playa cercana. Allí los rescató una loba, Luperca, que los amamantó en una cueva.

Historia-de-Rómulo y Remo-03

El pastor Fáustulo

Fáustulo encontró los gemelos

Cerca de ahí, vivía Fáustulo, un pastor, junto a su esposa Aca Larentia, notó la presencia de los gemelos y los llevó a su casa, adoptándolos como si fueran hijos suyos. Al hacerse adultos, Rómulo y Remo, se enteraron de su historia, por lo que regresaron a Alba Longa y decidieron cobrar venganza. Mataron a Amulio y liberaron a Numitor, su abuelo, quien recuperó el trono y gobierno de la ciudad.

Luego, los hermanos gemelos planearon fundar una nueva ciudad, en el mismo lugar donde fueron encontrados por la loba. Preguntaron a los dioses sobre quién la dirigiría, Rómulo fue al monte Palatino y desde la cima tiró su lanza para decidir en qué lugar la fundaría. Esa lanza fue conocida posteriormente como el Corniolus, árbol sagrado de Roma.

Rómulo y Remo

Luego de haber sido destruida Troya, el hijo de Eneas, Ascanio, fundó la ciudad de Alba Longa. Unos siglos después, Numitor, su descendiente, se convirtió en rey, pero fue destronado por su hermano Amulio. Éste, para evitar que Numitor tuviera descendientes legítimos, sacrificó a su hija Rea Silvia a convertirse en Virgen Vestal, es decir, no podía tener relaciones sexuales.

Rea Silvia se embarazó y Amulio al enterarse la encerró y ordenó a sus criados que le quitaran a su hijo cuando naciera y lo ahogaran en el Tíber. Rea Silvia tuvo gemelos, Rómulo y Remo, quienes se salvaron porque los sirvientes no cumplieron con la orden de matarlos, así que los dejaron en su cuna flotando sobre el río. Al subir la marea del río, la cuna llegó a una zona seca, donde una loba, llamada Luperca, los encontró y amamantó.

Historia-de-Rómulo y Remo-04

El pastor Fáustulo, consiguió a los pequeños y los crió en su hogar, junto a Acca Larentia, su esposa, como si fueran sus hijos. Los jóvenes Rómulo y Reo, fueron convertidos en pastores, protegían al ganado de las bestias salvajes.

Un día, Fáustulo, al verlos crecidos, les reveló su verdadera identidad, así los gemelos decidieron hacer justicia. Regresaron a Alba Longa, mataron a Amulio y rescataron a su abuelo Numitor, quien recuperó el poder y reinado de la ciudad.

Nacimiento de Roma

Hay una leyenda que dice que los hermanos gemelos Rómulo y Remo, acompañados de bandidos y vagabundos, llegaron a un sitio, junto al Tíber con el fin de fundar su propia ciudad.  Se habían ido de Alba Longa para tener su propio reinado, ya que no querían quitarle el poder a su abuelo Numitor.

Pero, no llegaban a un acuerdo sobre dónde exactamente fundar la ciudad, Remo quería que lo hicieran en el promontorio del Aventino, mientras que Rómulo, prefería la colina del Palatino. Decidieron entonces, dejar a la suerte de los dioses la decisión. Se decidió que el primero que viera más buitres ganaría el mando o el reinado.  Cada uno se fue a la colina preferida y esperó la señal desde lo alto.

El 21 de abril del 753 a.C., Remo, desde la cima del Aventino, contemplaba el limpio cielo aquella mañana primaveral, cuando de pronto divisó seis buitres enormes, Remo, muy asustado y emocionado, corrió hacia Rómulo para anunciarle su victoria.

Pero, en ese momento, 12 buitres también sobrevolaban el Palatino, por lo que Rómulo cogió un arado y sin esperar a su hermano, comenzó a cavar el Pomerium, un foso circular que marcaría el límite sagrado de la nueva ciudad, prometiendo que daría muerte a quien osara atravesarlo.

Remo, muy enojado, lo cruzó, desafiante, por lo que Rómulo, para cumplir su juramento, tuvo que dar muerte a su propio hermano, convirtiéndose en el primero en pagar con su vida por haber violado la frontera sagrada de Roma. Rómulo enterró a su hermano en el mismo sitio donde quería fundar Remoria. Según esta leyenda, Roma fue fundada el 21 de abril de 753 a.C.

 

Roma

El día 21 de abril de 753 a.C. se fijó el Nacimiento de Roma, siendo el año “0” en el calendario romano. Se denota, por ejemplo, de esta manera: año 200 aUC es lo mismo que Anno 200 ab Urbe Condita, que quiere decir “En el año 200 desde la Fundación de la Urbe de Roma”.

Para los romanos, esta leyenda encajaba bien, ya que encerraba una promesa halagadora: su ciudad sería perfecta y jamás tendría fin, así como el foso que la rodeaba, pero también tenía una muy oscura amenaza, el fratricidio cometido por Rómulo, sería como una maldición para Roma, en la que abundaron los asesinatos y las guerras civiles, durante toda su historia.

Fueron llegando nuevos pobladores, entre refugiados, prófugos, hombres libres y esclavos, de ciudades vecinas y tierras mucho más lejanas. También llegaron campesinos y pastores. Rómulo organizó la ciudad, promulgó leyes y los clasificó.

Algo curioso, llegaron muy pocas mujeres, por lo que mandaron a sus celestinos a buscar mujeres en los pueblos vecinos, para procrear y no perder su generación, pero fueron todos rechazados. A esta acción se le llamó en la historia el “Rapto de las Sabinas”.

Trampa o juego

Fingiendo no estar molestos por el rechazo, por orden de Rómulo, ofrecieron unos juegos en honor a Neptuno, al que llamaron “Consualia”, para atraer a las mujeres y conseguirlas por la fuerza. El 21 de agosto invitaron a los vecinos de algunas ciudades latinas (Caenina, Antemna y Crustumno) y a los sabinos, que habitaban cerca del Quirinal.

Estando en plena fiesta y juego, ya vencidos sus invitados por los vapores del vino, secuestraron a las mujeres, las sabinas, hijas de los vecinos, a quienes habían traído de manera inocente a participar en la fiesta y el juego.

Los padres de las doncellas huyeron y formaron un ejército, dirigidos por Tito Tacio, para rescatar y enfrentar a los romanos.  Los romanos los acusaron de violar su hospitalidad. Los secuestradores lograron calmar a las jóvenes y se convirtieron en buenos esposos, Rómulo se casó con Hersilia, una noble sabina, con la que tuvo dos hijos: Prima y Aolio.

Esta versión ha sido negada, pues muchos aseguran que Hersilia fue dada como esposa a Hostilio, en Medullia, quienes habían procreado un hijo, Osto Hostilio, quien fue el abuelo del tercer rey romano, Tulio Hostilio.

Roma, según versión de Jacques-Louis David

Luego de haber raptado a sus mujeres, los sabinos y vecinos de los pueblos latinos, se aliaron entre sí. Como Rómulo no devolvía a las doncellas y viendo que los sabinos no actuaban, se adelantaron a marchar contra Roma.

Pero Agron, rey de los ceninetes, pensando que también eran muy lentos, se fue con su ejército hacia la nueva ciudad. Rómulo se les enfrentó, al estar frente a frente, los dos reyes, se retaron en combate, bajo la mirada de sus huestes.

El hijo de Marte venció y desbarató al ejército enemigo, tomó la ciudad por asalto, trasladando su población a Roma, donde les dio todos los derechos a sus nuevos ciudadanos, al igual que los locales.

Poco después exhibió los cuerpos de los cadáveres de Agron, en su carro propio y de Tolumnio y Britomarto, en los carros de los generales Cornelio Coso y Claudio Marcelo, respectivamente. Dedicaron el triunfo a Júpiter. Estos triunfos fueron fechados entre los años 752-751 a.C.

Los romanos, no contentos con su primer éxito, atacaron también a las ciudades de  Antemna, Crustumno y Fidenas (Fidenae). Vencieron y tomaron las ciudades para sí. Los sabinos se decidieron ir a marchar sobre Roma, bajo el mando de Tito Tacio, luego de que todos sus aliados fueron vencidos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El Palatino vs. El Capitolio

Lograron apoderarse de la fortaleza del Capitolio, con ayuda de una sacerdotisa llamada Tarpeya, quien les permitió entrar a cambio de joyas. Así, los romanos tenían el poder del Palatino y los sabinos del Capitolio, enfrentándose entre ambos montes, en la llanura central, sitio que estaba inundado por las fuertes y constantes lluvias. Este sitio sería el futuro Foro Romano.

Este campo estaba rodeado de muchas colinas, era muy estrecho y por ende, no tenía muchas vías de escape. Tarpeya fue asesinada por el rey sabino, quien le arrojó las joyas encima, además de otros objetos pesados, como escudos, para que muriera bajo el peso de éstos. El padre de Tarpeya fue acusado de traición y fue ejecutado.

Se enfrentaron los campeones Mercio o Marco Curzio, en representación de los sabinos y Ostio Hostilio, por los romanos. Curzio se adelantó y quedó atrapado en la zona inundada con su caballo, se salvó de morir ahogado, y para no olvidar el momento, se bautizó ese lugar como Lago Curzio (Lacus Curtius); Hostilio murió al iniciar el combate, teniendo que retroceder al Palatino el resto del ejército romano.

Rómulo intentó poner orden, pero lo hirieron con una piedra y fue arrastrado por su ejército, atemorizado con lo ocurrido; al recuperar el conocimiento invocó al dios Júpiter y le prometió construir un templo en su nombre, si le permitía ganar esa batalla.

Pudo contener a las tropas sabinas, defendiendo los lugares donde estaba su ejército y atacando los cimientos de Regia y el Templo de Vesta, enfrentados aguerridamente, unos contra otros. Las sabinas intervinieron para evitar que sus padres, los sabinos, se mataran en la guerra que tenían contra sus esposos, los romanos.

Juntos latinos y sabinos

Los latinos o romanos, aun cuando Tarpeya ayudó a que entraran los sabinos, no evitaron que se enfrentaran ambos en una cruenta batalla.

Al ver que estaban matándose padres y esposos de las sabinas, éstas intervinieron, interponiéndose entre los combatientes rivales, abrazándolos al cuello, tanto de sus familiares como de sus maridos, suplicando que detuvieran esa pelea o morirían todos, padres y hermanos, así los contrincantes depusieron las armas y llegaron a un acuerdo de paz.

Finalmente, el acuerdo consistió en una diarquía, Rómulo y Tito Tacio gobernarían juntos hasta la muerte de éste último. Al ocurrir dicha muerte, Rómulo quedó como único rey y reinó por 33 años, en los que hizo prosperar magníficamente a la ciudad de Roma.

De esta manera, los romanos ilustran que su ciudad nació de la unión de dos pueblos: los latinos y los sabios, sumándose luego un tercer elemento: los etruscos, quienes eran un pueblo de la actual Toscana, quienes eran muy avanzados y poseían importantes propiedades e intereses comerciales en esa región del Lacio. (Ver artículo: Historia de Italia).

Te dejo este vídeo, para que aprendas un poco más sobre la fundación de este maravilloso y gran imperio, que hoy en día sigue dando de que hablar.

¿Por qué la traición de Tarpeya?

Rómulo, antes de salir al campo de batalla contra los sabinos, dejó a cargo de la ciudad a una joven llamada Tarpeya. Ella estaba enamorada del rey de los sabinos, por lo que no fue una buena elección.

Por esa razón, le mostró una vía oculta al monarca enemigo, por donde podría ingresar al Capitolio, a cambio de que éste le entregara lo que llevaba en su brazo izquierdo, un brazalete de oro. Ella permitió la entrada de los sabinos, pero el rey no le entregó su brazalete, a cambio, ordenó a sus hombres que la aplastaran con sus escudos y otros objetos pesados, hasta matarla.

Otros dicen que los romanos, al descubrir su traición, la arrojaron a un precipicio, el cual llamaron posteriormente la “Roca Tarpeya”, donde, más adelante, fueron castigados los traidores a la patria, lanzándolos desde ese punto, después de esa primera vez. (ver artículo: Historia del oro)

¿Por qué se llamó Roma?

Hay diversas hipótesis en cuanto al origen del nombre de Roma. Generalmente se refieren a Rómulo, como su origen, otras versiones se refieren a la hija de Eneas o Evandro, quien se llamaba Roma. Otra historia, de origen etrusco, apunta a la gens etrusca Ruma o Rumon, nombre etrusco que le dieron al río Tíber.

Otros estudios más recientes, asocian el nombre con una raíz de origen indoeuropeo, la palabra con significado “río”, por lo que Roma significaría “el pueblo sobre el río”.

Roma también fue llamada “urbe”, que en latín significaría en forma genérica “pueblo”, proveniente de “urvus”, que es un surco realizado con un arado.

Muerte de Rómulo

Roma, bajo el reinado de Rómulo, prosperó y evolucionó de manera impresionante, para agrado de todos sus habitantes. A Rómulo lo nombraron Padre de la Patria, en reconocimiento a su positiva labor. Cuando le tocó morir, el dios Marte le pidió a Júpiter que le diera un lugar entre los dioses, a lo cual accedió, ya que Rómulo había mandado a construir bellos templos, los cuales dedicaba al rey Júpiter.

La leyenda indica que un día, estando Rómulo en el Monte Palatino, bajó Marte en un carro con alas, desde el cielo y se lo llevó volando. Se desencadenó una fuerte tormenta, inducida por Júpiter, cuyos truenos y relámpagos hicieron morir de miedo a los presentes.

Rómulo, antes de partir, pidió que construyeran un templo en el monte Quirinal, en su memoria, por lo que cuando éste ascendió a los cielos, le dieron el nombre de dios Quirino.

Así fue que Rómulo ocupó un lugar entre los dioses, pero quiso que su esposa Hersilia fuera inmortal, bendición que también le fue otorgada por los dioses y  Hersilia pasó a llamarse la diosa Hora. Murió en 717 a.C. y fue sucedido en el trono por su concuñado Numa Pompilio, quien se convirtió de esa manera en el nuevo rey de Roma.

En el año 2007, según algunas fuentes, revelan que hallaron la cueva que fue reverenciada como el lugar donde, supuestamente, habían sido amamantados los gemelos por una loba.

Otras versiones adaptadas sobre la fundación de Roma

El tema principal de la leyenda ha permanecido casi intacto desde su creación, con algunos detalles que han sido cambiados, para unificar las versiones divergentes y del mismo modo, corregir varios puntos referentes a tiempo y datos geográficos.

¿Fue Eneas fundador de Roma?

La versión del siglo V a.C., del griego Helánico de Lesbos, cuenta que el fundador del pueblo de Roma fue Eneas. Esta versión fue aceptada hasta el año 509 a.C., el cual se considera como el año en que comienza la república romana, cuando se percató de que había un hueco entre el siglo VIII de los primeros siete reyes, de los cuales Rómulo fue el primero, hasta el siglo XII, cuando cayó Troya.

Entonces, Rómulo no podía ser hijo de Lulo (así se conocía también a Ascanio), por lo que quedaba como un descendiente lejano. Ese tiempo “perdido” fue llenado con los reyes que gobernaron en Alba Longa.

Eneas pudo haber llegado a las costas de Lacio mientras reinaba Latino, el rey de los latinos, de esta manera se coincidía con las leyendas locales. Marte, para poder ser honrado, se añadió a la historia y Rómulo sería su descendiente y Rea Silvia, fue conectada con Eneas, a través de la dinastía de Alba Longa.

¿Quién fue Evandro?

En la versión de los itálicos, los hermanos Agrio y Latino eran hijos de Telégono, a su vez, hijo de Ulises y la bruja Circe (Monte Circeo). Mientras que para los latinos, Saturno había sido sustituido por Jove, su hijo, por lo que bajó a la tierra y se unió con los latinos.

Evandro guió a su pueblo desde Grecia hasta el Lacio, sitio donde fundó la ciudad de Palanteo, ubicada sobre una colina, la que fue llamada posteriormente Monte Palatino.

Hércules liberó estas tierras de la amenaza del gigante Cacus. Entonces, Eneas llegó de Troya y fundó Roma, después de varios intentos y aventuras. Los latinos, en esta versión, no fueron asistidos o creados por dioses, fueron un pueblo fundado por Eneas, organizados y en presencia de las “autoridades”.

Quirinalia

La Quirinalia era una celebración del antiguo Imperio Romano, con la que se conmemoraba el día de Quirino, nombre con el que se dio a conocer Rómulo luego de su fallecimiento y ascensión a los cielos. La muerte de Rómulo se fechó el 17 de febrero del año 717 a.C., por tanto, ese día se realiza dicha celebración, en el Monte Quirinal, en la que se ofrecen sacrificios y ofrendas diversas.

Las Lupercales, era otro festival pagano en Roma, en honor a Lupercus, el protector de los pastores y sus rebaños, así como se rinde homenaje a la loba Luperca, que amamantó a los gemelos Rómulo y Remo.

Cuando las fiestas paganas fueron sustituidas, a partir del siglo V, por otras  católicas, se reemplazaron por San Valentín, en el caso de Las Lupercales y la Quirinalia acabó desapareciendo. (ver artículo: Historia de San Valentín)

“Romolo e Remo”, la película

En este largometraje, de 1961, se recrea la leyenda de Rómulo y Remo, los hermanos gemelos, los que siguiendo la historia, fueron amamantados por una loba, después de que fueran arrojados al río Tíber y ésta los rescató.

Ellos vivían en Alba Longa, ciudad donde reinaba el rey Amulio, sin saber su verdadero origen, hasta que el moribundo Faustolo, quien los crió después de conseguirlos en la cueva donde estaban con la loba Luperca, reveló la verdad y Remo se enciende rabia, soberbia y ambición. Los dos hermanos asaltan e incendian Alba Longa y Rómulo, además rapta a la hija del rey de los sabinos, Julia.

Esta película fue dirigida por Segio Corbucci y protagonizada por Steve Reeves, Gordon Scott, como los hermanos Rómulo y Remo; Virna Lisi, Franco Volpi y Laura Solari.

Los actores Steve Reeves y Gordon Scott, interpretaron a los hermanos gemelos Rómulo y Remo, ambos nacieron el mismo año 1926. Inicialmente, los productores propusieron a Steve Reeves que encarnara los dos papeles, a Rómulo y Remo, pero éste no aceptó la oferta y propuso que lo hiciera Gordon Scott, quien había interpretado a Tarzán, en otra película.

Otra película

Hubo otra película basada en esta historia de Rómulo y Remo, la cual fue dirigida por Mario Castellacci y Pier Francesco Pingitore, pero con un enfoque cómico, fue conocida como “Remo y Rómulo (La Historia De Dos Hijos De Una Loba)”. Fue protagonizada por Pippo Franco y Enrico Montesano.

Dejar Comentario