≡ Menu

Historia del karate: estilos, en méxico, en argentina y más

En su representación actual, la historia del karate tiene poco menos de 200 años de antigüedad, no obstante, posee raíces que proceden de hace miles de años.  Este arte se produjo en la isla de Okinawa y en sus iniciales formas estuvo fuertemente influenciado por las antiguas artes marciales chinas, conocidas conjuntamente como kung fu.

historia-del-karate-2

Historia del karate estilo Shotokan

La historia del Karate de Okinawa se glorifica a finales del siglo XVII cuando los gobernantes samurai de Japón aplicaron la prohibición de las armas. La evolución exacta de la historia del karate se disipa debido a la falta de información que se registra, lo cual no es asombroso cuando se toman en cuenta las estrictas reglas contra los sujetos de la isla que estudian artes marciales.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Gichin Funakoshi fue el creador del Shotokan, este nació alrededor de 1868 en Shuri, Okinawa, Japón. Curiosamente, Funakoshi nunca mencionó el estilo de lucha que aprendio de sus maestros Itosu y Asato. Meramente usó el término general “karate” para describirlo. Pero cuando comenzó un dojo en 1936, su seudónimo de shoto, que significa olas de pino, fue utilizado junto con el término kan, que significa casa, por sus alumnos en el letrero sobre la entrada, que decía  Shotokan.(Ver artículo: Historia del comic)

El Shotokan es uno de los estilos más arcaicos y populares de Karate. Funakoshi se entrenó en los dos estilos notorios de Karate que eran populares en Okinawa en ese momento, el Shorei-ryu y Shorin-ryu. El Maestro Funakoshi rebuscó un camino hacia la salud física y el aguante a través de la técnica individual. Por lo tanto, este estilo se centró en la respiración, la liberación de energía y el control de la mente y el cuerpo.

historia-del-karate-3

Funakoshi fue fulminante en seguir su camino. Durante la manifestación de Funakoshi, hizo que todos sus alumnos se cubrieran en el mismo Gi como los discípulos de Judo, luego les puso los cinturones y les hizo exponer hazañas y katas impresionantes. Cambió el nombre del arte de “To-Te Jutsu”, que es el arte de la mano china a “Karate-Do”, el camino de la mano vacía. Reiteradamente, el gobierno japonés quedó deslumbrado con la nueva forma y el Karate-do se tornó legal. Después de eso, el Karate se hizo muy sonado y se desarrolló muy rápido en Japón.

En cortas palabras, Shotokan enseña a los alumnos defensa propia a través de una serie de conceptos básicos, kata y kumite. Shotokan es acreditado como un estilo de artes marciales duras porque destaca las huelgas, posturas largas y técnicas de combate. Los cinturones más altos también estudian algunos conocimientos de grappling y jiu-jitsu.

En mayo de 1948, la Asociación Japonesa de Karate (JKA), fue implantada por los estudiantes del Maestro Gichin Funakoshi, y se crearon los estándares de entrenamiento de Kihon, Kata, Kumite y la competencia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Kanazawa es uno de los pocos maestros de karate que permanecen y tiene el privilegio de haber estudiado con el mismo maestro Gichin Funakoshi. Presentemente, es el Presidente e Instructor Jefe de la Federación Internacional de Karate-do Shotokan y es el único maestro vivo que posee el grado de 10 °Dan. (Ver artículo: Historia de los juguetes)

Shito Ryu

El fundador del estilo Shito-ryu, es Kenwa Mabuni, que nació el 14 de noviembre de 1889 en Shuri, Okinawa. Este mismoera un niño corporalmente débil; no obstante, los miembros de su familia a menudo le narraban historias sobre sus famosos ancestros y soñaba con llegar a ser físicamente asi. A la edad de 13 años, Kenwa fue admitido como alumno en la escuela del famoso maestro de Karate Anko Itosu. Kenwa Mabuni entrenó todos los días, incluso durante las tormentas, y en siete años asimiló el arte del Shuri-te.

Con  20 años, empezó a estudiar el arte del Naha-te con el Gran Maestro Kanryo Higaonna. Más tarde, estas dos orientaciones principales de karate-do de Okinawa constituyeron una base para el estilo de karate-do Shito-ryu establecido por Kenwa Mabuni. En 1924 Kenwa Mabuni se volvio el instructor de Karate-Do en dos escuelas y adoptó el honor de demostrar el Arte para el Príncipe Titibu. En 1925, Kenwa Mabuni, junto con otros maestros, estableció el “Okinawan Karate-Do Club”, que dio paso a su antiguo sueño de instaurar un dojo de entrenamiento permanente.

Para 1927 luego de haber conocido a Jigoro Kano, y en una etapa de inspiración decidió mudarse a Osaka y dedicarse al perfeccionamiento y la popularización del estilo Shito-ryu en Japón.

historia-del-karate-4

A pesar de todos los conflictos, Kenwa Mabuni se conservó en su camino elegido. Sus colosales esfuerzos posteriormente tuvieron éxito, y como resultado, la ordenación llamada Dai-Nihon Karate-Do Kai se fundó en 1931. Consecutivamente, esta organización pasó a llamarse Nihon Karate-do Kai y se convirtió en la antecesora del Shito-kai moderno. En los difíciles años de la posguerra, Mabuni ayudó a reformar Japón al dedicarse al avance y amplia difusión del Shito-ryu Karate-Do. Desgraciadamente no tuvo tiempo de hacer realidad sus propósitos ya que murió el 23 de mayo de 1952.

El Karate-Do Shito-ryu, adoptaba las características del karate Shuri del Maestro Itosu y el Karate Naha del Maestro Higaonna. El estilo Shito-ryu, a oposición de otros estilos de karate-do, tiene mucho más Katas. Posteriormente, el 19 de marzo de 1993, se instauró la Federación Mundial de Karate-do Shito-ryu con el centro en Tokio. (ver articulo:Historia de la física)

Goju Ryu

La historia de Goju-Ryu se fundamentó en la forma y el estilo que el Gran Maestro Chojun Miyagi instituyó. El Goju-Ryu tiene sus comienzos en la isla de Okinawa donde solo había tres estilos de karate. Estos estilos eran Tomari-Te, Shuri-Te y Naha-Te. Despues, el Tomari-Te y Shuri-Te se armonizaron en una facultad de entrenamiento conocida ahora como Shorin-Ryu, mientras que el estilo de Naha-Te se conservó en su forma y se hizo acreditado como Goju-Ryu. Si bien puede parecer que Goju-Ryu no ha cambiado mucho con el tiempo, el avance y los cambios del estilo se enlazan con la historia de los maestros de Goju-Ryu.

Para varios puede parecer insólito decir que el Karate Goju-Ryu procede de las artes marciales chinas. Se puede decir que uno de sus fundadores fue, Kanyro Higaonna, maestro de Chojun Miyagi, que siendo solo un adolescente, Kanryo soportó 13 años de intenso adestramiento bajo su maestro antes de regresar a Naha, Okinawa, donde su estilo de artes marciales se hizo popular como Naha-Te. El nombre procede de “Ho Goju Donto” o la forma de inhalar y desprender es la dureza y la suavidad. Desconsoladamente, Jin’an Shinzato no aguantaría el manto del sucesor de Chojun Miyagi. Jin’an Shinzato disiparía su vida durante la segunda guerra mundial. Por lo que conservar el estilo recayó sobre otro estudiante, An’ichi Miyagi.

En febrero de 1948, An’ichi Miyagi, de 17 añosy tres amigos empezaron su entrenamiento en el patio del dojo de Chojun Miyagi. An’ichi aprovechó estas oportunidades para entrenar con el fundador de Goju-Ryu. A través de muchas enseñanzas, el conocimiento almacenado de Goju-Ryu pasó a An’ichi Miyagi hasta la muerte de Chojun Miyagi.

Posteriormente, por encargo de Tsunetaka Shimabukuro Sensei, Morio Higaonna de 16 años empezaría su entrenamiento en el estilo de Goju-Ryu. En 1960, Higaonna Sensei recogería el 3cer Dan. Al igual que los maestros del pasado, Higaonna Sensei caminó por el mundo para visitar muchos países que también ejercían el Goju-Ryu. En 1979, con el apoyo de sus profesores superiores, constituyó la Federación Internacional Okinawa de Goju-Ryu Karate-Do, o IOGKF. En 2007, Morio Higaonna Sensei acogió su décimo certificado de Dan de An’ichi Miyagi.

Kyokushin

Se puede decir que el gran maestro, Masutatsu Oyama, que nació en Corea en 1923, se convirtió en el creador del estilo de karate más afamado y más extendido en el mundo, el Kyokushin. Desde la edad de 9 años, Mas Oyama estudió el chino Kempo en Manchuria y continuó en su adolescencia ejercitando judo y boxeo. Posteriormente, esto lo llevó a la práctica del karate de Okinawa, que en última pretensión sirvió de trampolín para la creación de su propio estilo, el Kyokushin, o “La ultima verdad”. Para cuando Mas Oyama tenía 20 años, había acogido su 4 ° Dan en El karate de Okinawa y, aunque fue un estudio perseverante, fortuitamente también obtuvo un 4 ° Dan en el Judo.

Entre los muchos frutos de Mas Oyama, es quizás mejor acreditado por introducir tameshiwari o “romper piedra” en la experiencia del karate moderno. Mas Oyama infirió que a través del entrenamiento rígido podría determinar sus manos para ser tan vigorosas como un martillo. Como uno lograba romper piedras con un martillo, emprendió la práctica de aprender a romper tablas, ladrillos y piedras con sus proporcionadas manos.

historia-del-karate-6

Fue esta práctica, tal vez por encima de todas las otras atribuciones, lo que llevó a la creación del estilo de Karate Kyokushin. Después de todo, Mas Oyama opinaba que el karate es un arte de lucha, sin llevarlo al límite ejercitando romper el cuerpo del oponente, para su atención durante la vida real y la lucha a muerte, uno nunca lograría darse cuenta del verdadero potencial subjetivo del karate.

Mas Oyama formo su primer dojo en Ikebukuro, Tokio a la edad de 30 años, y lo nombro “Oyama Dojo”. Fue aquí que tomó todo lo que había experimentado de los diversos estilos que había ejercido a través de los años, los dispuso con lo que había aprendido durante las miles de horas de auto-entrenamiento y peleas de acercamiento completo, y creó un nuevo estilo de Karate, que llamó Kyokushin.

Historia del karate en México

El karate en México inicia en Enero de 1959, cuando la embajada de Japón le pidió al joven Murata, de 27 años, que presentara su técnica de shito ryu, un estilo del karate do, como parte de la apertura del Club Japonés ubicado en la capital del país, donde el acto fue todo un triunfo. Este despertó el interés de los espectadores y algunos se le aproximaron para solicitar su instrucción. Murata se opuso, pero al final acepto, no sin asignar ciertas condiciones, como solo concebir personas serias, distinguidas y que concibieran, más que la técnica, la filosofía del karateka.

Entonces ese mismo año un pequeño grupo que formó su camino en el karate do estaba conducido por Manuel Mondragón y Kalb, y por un grupo varios entusiastas jóvenes. La institucionalización del karate do en México se inició en los años sesenta, al igual que acontecía en otras partes del planeta, y fue producto de la promoción de la JKA desde Japón. En este sentido, recalcó Nobuyoshi Murata como uno de los fundadores de shito ryu, y en 1962 instigó a Hiroshi Matsuura y después acercó a otra gran variedad de expertos, como Kunio Murayama, quien apareció en 1970. (Ver Artículo: Historia del Cómic)

Años más tarde los primeros alumnos mexicanos en adoptar su primer dan de cinta negra fueron Manuel Mondragón y Carlos Vila. El proceso de institucionalización del shotokan fue distinto del shito ryu. En la última etapa de los 60 llegó el primer maestro de ese estilo, Yoshimasa Yatoh, un educador de la fuerza aérea de Japón y enviado por la JKA, fue encomendado por Matsuura e invitado por un grupo de profesores de la Asociación Mexicana de Karate Do.

Años después las escuelas de shotokan se habían triplicado, por lo que Matsuura solicitó a la JKA más instructores, entre ellos Yukichi Tabata, quien ofreció clases en la Asociación Japonesa en México. Allí se constituyeron grandes ejemplos nacionales y se reforzaron los principios filosóficos del arte marcial.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El gran cambio del karate do en el país se dio cuando Matsuura, después de haber perdurado por 10 años en el país, se fue a San Diego California y luego a Japón. Entonces brotaron muchas segmentaciones en el estilo shotokan y nuevas clasificaciones se formaron, tal y como había pasado en la nación japonesa.  La gran aprobación del karate do en México lo ha sostenido con un alto nivel de competencia a nivel nacional e internacional. Aunque presentemente son pocas las agrupaciones que conservan los compendios tradicionales, existen múltiples locuciones de este arte marcial milenario.

historia-del-karate-7

En República Dominicana

El karate llego a la República Dominicana en el año 1958 mediante el maestro Tameyoshi Sakamoto, en este año un atestado grupo de emigrantes japoneses llego al país, fruto de un acuerdo de colaboración refrendado entre el gobierno japonés y el dominicano, entre los integrantes de dicha comisión japonesa había varios especialistas en bujutsu, kenjutsu, jujutsu,y karate do Goju Ryu de Okinawa. (ver articulo:La Computadora)

El principal estilo fue el Goju Ryu karate-do, que se empezó a practicar adecuadamente en el país en el año 1959, mediante el sensei Sakamoto que enseñaba aleatoriamente parte de sus instrucciones sobre Budo a algunos ciudadanos Dominicanos y Chinos residentes en el poblado de La Vigía. Alrededor de cuatro años el maestro Sakamoto se conservó ofreciendo clases en dicho poblado y áreas cercanas, pero no fue hasta el 26 de agosto de 1963 cuando Sakamoto congrego sus escuelas con el título de Shirenkan.

Con este título identificaba a su Okinawa Seito Karate do Goju Ryu que se definiera por el uso de técnicas de Judo, Sumo, Jujutsu, Kendo y Kobudo. A partir de ese periodo el maestro Sakamoto comenzó escuelas en las localidades de Santo Domingo, San Francisco de Macorís, y Santiago.

En el año 1969 el maestro Sakamoto se establece en la ciudad de San Francisco de Macorís, donde su afanosa representación y su sugestión natural del líder, lo hizo resaltar de la mayoría de la sociedad. Muchos jóvenes estudiaron en los dojos donde el sensei Sakamoto ofrecía sus clases de karate. Entre los jóvenes que consiguieron niveles de sexto y tercer kyu, es decir, cinturones verde a marrón en la década del 70 se hallan por ejemplo a Fernando Brens, el cual en actualidad manifiesta el rango de 3er dan y reside en la ciudad de Santiag, donde se mantiene compartiendo clases.

Para la década de los 80 se implanta en San Francisco el estilo Shorinji Ryu que era el método que gobernaba la Federación Dominicana de karate de la época. Los sistemas de karate que se desarrollan actualmente de forma activa, aunque en entidades disímiles son el Wado Ruy, el Shotokan, y Goju Ryu, y también desenvuelven de manera activa otros sistemas marciales como el Taekwondo, Kung fu, Judo, y kobudo.

historia-del-karate-8

En Argentina

El primer hecho relevante del ingreso del karate en Argentina, fue a través de un especialista de Okinawa llamado Soken Hohan, el cual en 1922 viaja desde su tierra a la Argentina estableciéndose en la provincia de Buenos Aires, donde se ofreció a la fotografía y la tintorería. No existen datos ciertos sobre sus instrucciones de artes marciales en el país.

Algunas hipótesis proviene a través de algunos katas de Bo jutsu y Sai jutsu que hoy en dia se trasmiten incumplidamente en la zona sur de la región de Buenos Aires, por algunos fieles del karate, que incluso no conocen el nombre de los kata y les fue instruida por los hijos de algún miembro de la población okinawense de aquel período, quienes probablemente las acogieron de Soken sensei durante su morada de 30 años en Argentina. (ver articulo: Historia de la electricidad)

Este retorna a Okinawa al culminar la segunda guerra mundial y abre su escuela a la que llamo Matsumura Seito Karate. En 1925 Soken Hohan abandona Okinawa para viajar a la Argentina buscando acertar su fortuna. En Okinawa se cuenta que su amigo Kyan Chotoku, famoso karateka referente a la nobleza Uchinanchu y undécimo sucesor al trono Okinawense, y su alumno Shimabukuro Zenryo habían concebido viajar junto a él, a último instante ambos deciden perpetuarse en Okinawa.

Soken Hohan parte a la Argentina el 1 de febrero de 1926 en un barco, y este permanece durante treinta años y trabaja de fotógrafo y como empleado de tintorería, donde asimiló y hablo fluido el idioma español. Enseñó karate y kobudo a 4 miembros de la población llamados Kana, Mitake, Higa y Misugi, todos fallecidos en la actualidad, e inclusive ejecuto varias exposiciones en fiestas familiares como es la tradición.

historia-del-karate-9

En Venezuela

La historia del Karate en Venezuela es muy breve, para el año 1968, arribo a Venezuela el Maestro Soko Sato, específicamente al Dojo del maestro de judo Juji Imura, situado en La Urbanizacion Los Palos Grandes de la ciudad capital del pais, luego el Maestro Sato fundo su propio Dojo y forma la Organización Shito Ryu de Karate-Do de Venezuela. (Ver artículo: El triangulo de las Bermudas)

En ese lugar se instituyeron diversos alumnos, que hoy en día son maestros y jefes de organizaciones, entre los que podemos señalar a los Maestros José F. Arteaga, Angelo Estifano, José Navas, Humberto Sena, Oscar Escudero, Eduardo Velazco, Luis Alberte, Federico Segnini, entre muchos otros que a la fecha han emigrado del país y otros han fallecido.

En  el año 1990,  El Shihan Garrido, crea la Asociación Venezolana de Karate-do Shotokai, asociada a la US Shotokai Karate-do Association. Ya para el año 1999, se funda la nueva y actual sede del Hombu Dojo Shotokai de Venezuela.

historia-del-karate-10

En España

La historia del Karate en España tiene una gran lista de campeones karatecas, sin embargo su inicio fue difícil ya que el Karate estuvo prohibido en España por muchos años. Entre los años 1965 y 1970, quienes se comprometían con el Karate en España, tuvieron que marcharse a otros países, o tomaban clases secretas en recintos de Judo.

En los primeros años, muchos Maestros orientales, especialmente coreanos y japoneses, se ubicaron en Madrid y Barcelona, y ofrecieron clases de Karate en recintos de Judo. En ese instante la negativa del Karate cesó, pero se le conservaba bajo reflexión.Con la finalidad de representar las enseñanzas de los maestros japoneses, un grupo de judokas españoles, decidieron empezar a introducir adecuadamente el Karate en España. Dirigidos por Manuel Palacios y Luis Zapatero.

historia-del-karate-11

Un evento que hizo pasar de un extremo a otro el destino del Karate en España, ocurrió el 2 de mayo de 1970, cuando se efectúa el primer Campeonato en España de Karate. A la final de este campeonato figuraron autoridades políticas y deportivas, subrayando a el Príncipe de España Juan Carlos. Luego de conceder los trofeos a los ganadores, en un acto extraño, el Príncipe Juan Carlos, plática con los karatecas, y deja notar sus sapiencias sobre esta disciplina, en la que él, era acarreador, en aquel momento del cinturón negro. Una vez que tuvo lugar este Campeonato de Karate en España, ya nada obstaculizo a esta arte marcial. (ver artículo: Historia de la biologia)

Años después, cuando el dígito de afiliados llegó a rebasar los 60,000 karatecas, se fundó la Federación Española de Karate el 7 de abril de 1978. La entrega y norma a esta arte marcial, se vieron expresadas en las medallas conseguidas por los karatecas españoles del primer Campeonato del Mundo, llevado a cabo en Madrid en el año 1980. Las mujeres karatecas empezaron a participar una vez que se dio la iniciación, y las karatecas españolas fueron Ganadoras del Mundo en Malasia para 1994.

En Perú

La historia del Karate en Perú puede comenzar con la era Kimura, iniciado por el sensei Kenyi Kimura en 1970.El sensei Kimura vino al pais en 1968 y empezó a instruir en el Dojo Wilson del educador Jorge Lamas, luego formó el Dojo Kajukai. Primeramente estaban escuelas no dogmáticas, el club de karate de la UNI se había formado en 1968 con el sensei Luis Chiok, mientras que en la Federación de Judo y Karate que trabajaba en un pequeño tatami en la portilla 23 del estadio nacional el profesor Jorge Chinen, el profesor Graña y el profesor Willy Ortiz ya regían un grupo de practicantes. Las prácticas usualmente eran los días martes y Jueves en las noches y los discípulos de la UNI eran mayoría.

Fue para el año 1971 cuando se introduce el primer campeonato nacional de Karate, transmitido en directo por el canal estatal, aquí aparecieron los alumnos de la Federación, entonces de Judo y Karate, los alumnos de la UNI, del Dojo Wilson, que efectuaban estilo Shotokan competían con varios estilos no conocidos e incluso con alumnos de Kung Fu. Las vestiduras eran variadas, solo el Karate japonés traía karategui blanco, los demás estilos manejaban varios colores de uniformes. En ese concurso Jorge Soyer de la Universidad San Marcos conquista el primer lugar continuado de Miguel Marquez de la Agraria. (ver artículo: Historia del teatro argentino)

En aquellos tiempos las reglas aún no eran puntualizadas, aquí no existían pesos ni protección y habia un solo campeón. Nombres como Willy Ortiz, Luis Chiock, Jorge Soyer, Arturo Heredia, Elias Rojas, Julio de la Piedra, entre muchos otros abrieron el camino antes de 1975, año en que se efectúa el segundo Campeonato Panamericano de Karate en el Perú, lo que produjo toda una propagación nunca antes vista, aquí se pudo observar al sensei Mikami con el equipo de los Estados Unidos y a Nakamura de Argentina.

El Perú presento un buen equipo, el equipo de Kata se formó por equipo de la UNI, y presento Sochin. En 1976 comienza  la era Kawaguchi un sensei muy querido en el país y reconocido como uno de los mejores. Sobre la base del trabajo de Kimura en Kumite constituyó la base para el progreso del kata que se tiene en la actualidad, habiendo formando alumnos como Hector Lizano y Marcos Morón.

Siendo una persona callada y humilde expuso su grandeza y prueba de eso fue en 1978 en la visita del sensei Oishi en una exposición de un campeonato, donde este dejó que el sensei Kawaguchi le imprimiera un mawashi en la cabeza. Oishi era campeón mundial en ese entonces. En el año 1978 Wayo Salas obtuvo el primer triunfo internacional consagrándose como vencedor panmericano de kata.

historia-del-karate-12

En Chile

Las artes marciales de chile tuvieron formas y modos muy reformados para ingresar a la cultura occidental. Aunque la compensación cultural entre los diferentes hemisferios fue recíproco, es a partir del espacio postrero a la Segunda Guerra Mundial en donde empieza a fluir de manera más indeterminada la noción de las artes de Lucha Marcial desde oriente a occidente.

En el caso específico de Chile, se puede decir que antes del período de los años 60, los antecedentes sobre representaciones de pelea eran bastante elementales. Se realizaba por medio de libros que conseguían desde afuera. En ese entonces se conocía el boxeo y algunos tipos de lucha, pero el oriente y las Artes Marciales era un lugar fatídico para Chile. La venida de algunas películas orientales generalizaron la idea e interés por el karate, generando popularidad en la década de los 70.

No obstante es antes, en la década del 60 donde se emplazan legalmente algunas escuelas que fueron las fundadoras en propagar en Chile parte de la cultura oriental, a través de las artes marciales. Se puede testificar que la primera escuela de Shotokan en Chile fue la de Sensei Vildósola y de allí florecen la mayoría de las inclinaciones de Karate-Do Shotokan en Chile. (Ver artículo: Historia del origami)

El Sensei René Vildósola empezó a conocer formas de pelea de forma autoinstruida, mediante libros practicaba “boxeo chino”, pero decidió progresar en Brasil y conocer más a fondo el Karate-Do. Después de su práctica en Brasil, viajo a Japón y logra ser alumno inmediato de Masatoshi Nakayama, el Profesor Jefe de Karate Do Shotokan J.K.A. Cuando este retorna a Chile edifica un dojo de 2 pisos ubicado en el centro de la capital, un lugar del cual nacerían los primeros alumnos de Karate-Do que emprendieron distintos rumbos, se separaron o establecieron otras escuelas.

historia-del-karate-13

Dejar Comentario