≡ Menu

Historia de Madrid: escudo, metro, teatro, jardín, y más

La Historia de Madrid, se basa en la época de conquista y colonización española en todo el mundo, ya que en ella se encontraba la sede de la corte principal; es la capital de España y actualmente tiene una población de 6.543.031 habitantes, convirtiéndose en la ciudad de ensueño más visitada por los extranjeros, por sus atractivos turísticos.

Historia geológica de Madrid

La geología de Madrid se encuentra en la parte del Sistema Central, en la franja noroeste del territorio de la Comunidad. Está formado por rocas muy diversas (plutónicas, metamórficas y sedimentarias) que guardan sus características desde la época del antiguo Paleozoico y Mesozoico. Las rocas más antiguas son los gneises y esquistos, rocas metamórficas que pueden superar los 500 millones de años transcurridos desde su formación original.

Tambien Te Recomiendo Ver...

También son antiguas las pizarras y cuarcitas del norte de la Comunidad, rocas sedimentarias originalmente depositadas en el fondo de un océano en el Ordovícico. Durante de más de 200 millones de años las montañas formadas durante esta orogenia se fueron erosionando hasta que en el Cretácico la zona central, Madrid y Segovia volvió a quedar cubierta por el mar. Durante algunos millones de años, hacia el final del periodo cretácico, se formaron arenas, calizas y dolomías en las costas y mares tropicales de entonces. Las extensas capas de esta arena se depositaron en el fondo del mar, fueron después plegadas y fracturadas, y hoy en día se puede observar algunos restos de estas rocas en pequeñas franjas adosadas a los relieves principales.

En el siglo XIX comenzó el estudio de la geología de la comunidad de Madrid, con la creación, durante el reinado de Isabel II, de la denominada “Comisión para la Carta Geológica de Madrid y General del Reino” por medio de un decreto real realizado el 12 de julio de 1849.  Su objetivo principal era «formar la Carta Geológica del terreno de Madrid y reunir y coordinar los datos para la General del Reino». (ver articulo: Historia de Dragon Ball)

En poco tiempo, su nombre fue cambiado a “Comisión del Mapa Geológico de España” que se mantiene hasta 1910, aunque luego pasó a llamarse Instituto Geológico de España. En 1927, hubo una reorganización de este organismo bajo el nombre de Instituto Geológico y Minero de España (IGME), dicho nombre ha prevalecido prácticamente hasta la actualidad, aunque, entre 1988 y 2001 fue interrumpido su nombre, para pasar a llamarse “Instituto Tecnológico y Geominero de España”.

Casiano de Prado y Vallo fue el creador de la “Comisión del Mapa Geológico de España”, a pesar de que había empezado a realizar por su cuenta el mapa geológico de la provincia de Madrid con motivo de la traída de aguas del río Lozoya a la Corte. Este personaje heredero del espíritu ilustrado, realizo un recorrido minucioso a lomos de mula las sierras de Gredos y Guadarrama. Dichos caminos geológicos se encuentran en una publicación de 1864, donde la obra es denominada Descripción Física y Geológica de la provincia de Madrid, que fue finalizada después de dieciocho años de exploraciones por toda la provincia. Allí aparecen por primera vez, unas descripciones con respecto a las montañas, los ríos, las rocas y la formación del relieve, y lo hace con profesionalismo científico por lo que se considera el primer estudio geológico moderno publicado en España entre el siglo XVIII.

Tambien Te Recomiendo Ver...

José Macpherson y Hermás, fue el primer joven de origen escocés en seguir los pasos de Casiano, aficionado desde su niñez a las ciencias naturales, realizo sus estudios de geología en París. Durante los trabajos de la Comisión del Mapa Geológico participó junto a Casiano del Prado, realizando además frecuentes recorridos a lo largo de toda la geografía ibérica. Cabe destacar que su labor con respecto a la geología de Madrid fue muy importante para la ciudad. Además, de hacer estudios sobre la tectónica, la morfología y la petrografía, en su obra se extendió al ámbito cultural y pedagógico. Este joven llegó a ser presidente de la Sociedad Española de Historia Natural y miembro de la Institución Libre de Enseñanza.

José Macpherson realizó una aportación enorme por la que tuvo excelentes discípulos que siguieron sus pasos más adelante, Francisco Quiroga, Salvador Calderón, Eduardo Hernández Pacheco, Juan Carandell y Lucas Fernández Navarro. Durante la primera mitad del siglo XX, estos geólogos se dedicaron a investigar la sierra, más que todo centraron su estudio en la búsqueda y el estudio del glaciarismo cuaternario, una de las características geológicas más interesante para los científicos.

Historia de Madrid Medieval

En la Edad Media, la ciudad de Madrid era un territorio dividido en el que coexistían dos culturas separadas por gruesas murallas. La primera, dirigida por El emir de Córdoba, Mohamed I, encargado de controlar el núcleo central; pero todo cambia cuando Alfonso VI realiza la conquista de toda la ciudad en 1083.

Los musulmanes tenían un Tribunal de Justicia en el Barrio de la Morería, y en concreto la Plaza del Alamillo. Además, en la época de la Reconquista, muchas de las entonces mezquitas fueron convertidas en templos cristianos. Esto sucedió con la actual iglesia de Santa María, San Salvador, San Pedro o Santiago entre otras.

Los restos de muralla musulmana se encuentran todavía presentes en Madrid, donde se pueden localizar en las partes más importantes en la Cuesta de la Vega, junto a la Catedral de la Almudena. Pero si se recorre el casco histórico, en la calle Mayor o la Plaza de Oriente aún se conservan en pie torres como la de Narigües o la de los Huesos, que datan de hace diez años atrás.

La catedral y las mezquitas reconvertidas en templos cristianos son unas de las edificaciones que se encuentran presente hoy en día en la capital de España; pero, además, también existen vestigios de muralla cristiana que se encuentran dentro de edificios particulares la mayoría de las veces y son difíciles de descubrir por los viandantes.

Varios de los sitios que se localizan en diferentes partes de la muralla cristiana medieval de Madrid es la Cava Baja, la Plaza de Puerta Cerrada, la calle del Almendro, la Plaza de Isabel II, , la calle de los Mancebos, la calle del Espejo, la calle del Mesón de Paños y la Plaza de Oriente.

Por otro lado, entre los siglos XIII y XIV la Plaza de la Paja fue un sitio anteriormente utilizado como mercado al aire libre. Ahora, es un centro de reunión y de ocio gastronómico, al igual que otras construcciones arquitectónicas como: La Plaza de San Andrés y la de Cruz Verde que marcan el recuerdo la estructura urbanística tan común en la Edad Media de esta ciudad.

Historia urbana de Madrid

Madrid ha sufrido una evolución y/o transformación a lo largo de su historia y esto se ve reflejado a lo largo de los siglos su crecimiento hasta la conformación de su morfología y estructura urbana en la actualidad.

Los musulmanes, tienen que ver con el casco antiguo de Madrid, la idea de urbanizar la ciudad surge de un emplazamiento estratégico que finalmente determinará una serie de limitaciones topográficas: la disposición del caserío original en las zonas elevadas sobre el río y la ocupación del barranco de la calle de Segovia, en estos lugares se establecerán, los barrios mozárabe y judío, convertidos en morería y judería tras la ocupación cristiana del siglo XI.

Las pendientes del río obstaculizaban cualquier ampliación urbana que debía hacerse, de esta manera las mismas se realizaron hacia el este, debido al paso del río. En el siglo XVI, el Palacio del Buen Retiro, fue construido por los Reyes Católicos, trasladando el monasterio de los Jerónimos cercano a esta edificación.

Durante el siglo XVII, Felipe II convierte a Madrid como la capital del país para establecer entonces las denominadas Carga de Aposento, que son los impuestos por los reyes en la Edad Media; aunque esto traería ventajas económicas para la ciudad, no todos estuvieron contentos con esta decisión por lo que se comenzaron a construir las llamadas Casas a la malicia, producto de un delito inmobiliario provocado por las regalías de aposento; estas construcciones hicieron que el casco urbano se extendiera prácticamente hasta el siglo XIX.

En el siglo XVIII, fueron muy famosos las construcciones de palacios por parte de los nobles iniciando por allí también, la extensión del recinto urbano que comenzaba con Felipe II. Por su parte, Carlos III fue nombrado alcalde de la ciudad y comenzó a urbanizar la parte sur de la capital; en sus cercanías realizo las construcciones de varios edificios de gran importancia para la época como el Jardín Botánico de Madrid, La Real Academia de Medicina, el Observatorio Astronómico, la Platería Martínez y el Hospital General que actualmente es el Museo Reina Sofía.

Entre el siglo XIX y XX, el crecimiento urbano se aceleró se realizaron construcciones de plazas, bulevares, entre otros manteniendo un estilo arquitectónico histórico en el que predominaba los ladrillos, balcones enrejados, con una característica única. Actualmente, muchos de los lugares importantes datan de siglos anteriores, que marcan una característica original de cada época, que guarda con mucho valor el antepasado del país, visto a través de sus construcciones y como se aceleró el incremento poblacional, a pesar de muchos sucesos en el que el continente estuvo envuelto.

Historia del Escudo

A pesar de que el Escudo de Madrid data de la Edad Media, su actual disposición fue realizada en 1967. En la década de los 2000, se tomó la decisión de crear un logotipo, utilizado actualmente para identificar a la ciudad en todo el ayuntamiento.

Los símbolos que aparecen en el escudo como las estrellas y la osa de Madrid tienen su origen en las siete estrellas de la constelación de la Osa Menor. Dos de ellas, son las fuentes tradicionales y ambas relacionadas con la Osa Menor.

En el Compendio histórico de las grandezas de España 1786, Álvarez y Baena, señalaba lo siguiente: «en el año 1212 no usaba Madrid otras Armas que un Oso […] Este tenía dentro de su cuerpo las siete Estrellas, como se comprueba del escudo que todavía el Ilustre Cavildo Eclesiástico». (ver articulo: Historia de Santa Lucia)

Para el año 2004, La corporación municipal, dirigida por Alberto Ruiz-Gallardón, adoptó un nuevo diseño, con los mismos símbolos, pero sólo de color azul, con la leyenda de Madrid incluida. Cuatro años más tarde, la imagen sufrió otra modificación, manteniendo el escudo como base del diseño. Para esto, hicieron que el escudo apareciera en blanco sobre un rectángulo de color con proporciones de lado horizontal con 86×31 o lado vertical con 60×49 y pasando a añadir al escudo la leyenda ¡MADRID!, en mayúsculas, color blanco y entre símbolos de admiración. En caso de aparecer en documentos en blanco y negro, el logotipo puede cambiar de disposición según sea el color.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Historia del Metro de Madrid

El rey Alfonso XIII ordeno la construcción de la Red de Metro de Madrid, inaugurada el 17 de octubre de 1919. Las doce líneas que posee, tiene un total de 320 km de vías repartidas en las mismas, un ramal y tres líneas de Metro Ligero, que se encuentran respaldados por 2.303 unidades móviles que realizan 330 paradas en 277 estaciones.

El primer proyecto ve sus frutos en 1892, aunque el 31 de mayo de 1871 entra en funcionamiento el primer tranvía tirado por dos caballos, mientras que en 1879 comienza a operar el primer tranvía a vapor. Es en 1892 cuando la ciudad sufre un tráfico de tranvías y carruajes que llevo a algunos ingenieros proponer realizar la construcción de un ferrocarril metropolitano. De esta manera, realizaron la presentación de dicho proyecto en el que contenía cinco líneas subterráneas para transportar viajeros, ya que la prioridad era transportar mercancías, pero, aunque uno de los ingenieros era el alcalde de Madrid, otro personaje obtuvo la concesión sin que el proyecto pudiera ejecutarse y dicha concesión finalizo en 1917.

Entre 1898 y 1906, La red de tranvías de caballos se acondicionó completamente con electricidad hasta 1931 que el último tranvía a vapor se retiró; sin embargo, para 1913 Madrid, comenzaba a vivir un aumento en la población, ya que albergaba unos 600.000 habitantes, por esta razón, los ingenieros Carlos Mendoza, Miguel Otamendi y Antonio González Echarte, hicieron la presentación un nuevo proyecto de red de metro.  En dicho proyecto, la ciudad tendría cuatro líneas con una longitud total de 154 km. Hoy en día, su trayecto comprende la base de lo que son las líneas 1, 2, 3 y 4 del Metro de Madrid.

Durante el periodo de 1978-1985, la ciudad vive una época de intervención y ampliaciones importantes, debido al aumento progresivos de nuevas construcciones que provoco desequilibrio en el sector, ya que había la necesidad de contar con inversiones y material, además de los costos elevados de explotación que provocan resultados negativos en tema económico, llevando a pérdidas de capital, cuando solo el metro contaba con 64,3 km de longitud.

Con este inconveniente, el estado decide intervenir la compañía. Para esto, realiza un decreto en 1978, direccionando el control al Ministerio de Transportes, transfiriendo la gestión de la empresa a un consejo de intervención. Un año después, la nacionalización de la sociedad de Metro fue un hecho y pasó a ser propiedad del ayuntamiento y de la Diputación Provincial de Madrid. Dicha nacionalización permitía mejorar las infraestructuras y las medidas de seguridad, también contar con medios del Estado, para influir en la mejora del sistema para el número de usuarios y pasajeros.

En el siglo XXI, a partir del 2015 en adelante se prevé la apertura de una estación en la línea siete, que está construida desde 1999; sin embargo, la inauguración está prevista para el año 2019, después de haber cancelado la licitación de accesos por un monto de 8,7 millones de euros. (ver articulo: Historia de la Iglesia Evangelica)

Todavía existen proyectos en el que se pretende construir y alargar las líneas 1, 2, 3, 5, 6, 7, 9, 10 y 11 y realizar una nueva línea 14. Actualmente el metro de Madrid alcanza los 294 km y 330 estaciones, su importancia es evidente ya que permite la conexión de muchas regiones y beneficia a los usuarios por la rapidez y calidad del transporte; las estaciones llegan a los ayuntamientos como Alcorcón, Móstoles, Fuenlabrada, Getafe y Leganés o comunicando el centro de Madrid con el Aeropuerto de Madrid-Barajas.

Historia del Teatro Real

El teatro de ópera de Madrid, es conocido hoy en día como el Teatro Real. Su ubicación es en la plaza de Oriente, frente al Palacio Real. En 1818 inicio su construcción comenzó para ser inaugurado en 1850.  Hasta 1925, de forma ininterrumpida, siguió cumpliendo las funciones de un teatro de ópera, pero a cauda de problemas estructurales con el edificio, este tuvo que cerrar. Se tardó en la apertura nuevamente ya que no volvió a abrir sus puertas hasta 1966, que fue utilizado como sala de conciertos sinfónicos. Entre los años 1988 y 1997, tuvo una importante remodelación que lo volvió a convertir en coliseo operístico de gran relevancia para la ciudad. Los ingresos que se generaron después de su apertura alcanzo para el 2017 un ingreso de 53,3 millones de €

Fue declarado por decreto Real en 1993 como Bien de Interés Cultural (BIC) del Patrimonio Histórico Español, en la categoría de “Monumento Histórico”. El Teatro Real, volvió a ver la luz luego de sus modificaciones, convirtiéndose en uno de los edificios arquitectónicos más importante para Madrid.

El encargado de promover la construcción e inauguración del Teatro Real fue el rey Fernando VII. A pesar de que la construcción se inició en abril de 1818, hubo muchos problemas al principio debido a la escasez de fondos de la Casa Real, por lo que impidió que las obras arrancaran antes de 1830. Cuando la reina Isabel II llega al trono, numerosos acontecimientos políticos y burocráticos impidieron que la construcción siguiera su curso, hasta que el 7 de mayo de 1850; la Real Orden decreto que se siguiera dicha construcción, exigiendo su finalización en un plazo de seis meses, como así se hizo.

Los artistas más importantes de la época, tuvieron participación en la decoración interior, tales como Rafael Tejeo, Eugenio Lucas, que pintó los techos, o Humanité-René Philastre, que diseñó el telón de boca. El auditorio al principio se decía que contaba con capacidad para 2800 espectadores, cuando en realidad, solo puede tener 2200 personas; además, tenía​ dos salones de baile, tres salones de descanso, un café, una confitería, un tocador y un guardarropa. Todas estas características, venían de otros teatros construidos en otras ciudades del continente, como el San Carlo de Nápoles o La Scala de Milán.

Historia del Jardín Botánico

El Real Jardín Botánico de Madrid, fue construido por orden Real del rey Fernando VII, el 17 de octubre de 1755. Es un centro de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En 1781, Carlos III ordenó el traslado al Paseo del Prado, junto al Museo de Ciencias Naturales que se estaba construyendo para la época (actualmente Museo del Prado), en la capital española. Este jardín botánico alberga en tres terrazas escalonadas, plantas de América y del Pacífico, además de plantas europeas. (ver articulo: Historia del Cristo Roto)

El Jardín botánico, sirvió como receptor de los envíos de las expediciones científicas que impulso la Corona en este período. En las expediciones científicas realizadas entre el siglo XVIII y XIX participó en el desarrollo de al menos cinco de ellas, en la que destacan la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada (actual Colombia), la Expedición Botánica al Virreinato del Perú, la Real Expedición Botánica a Nueva España (actual México), la Expedición alrededor del Mundo y la Comisión Científica del Pacífico.

Para esa época, el Jardín botánico recibió muchas dotaciones que le permitieron incrementar su colección y llenar sus espacios, tales materiales fueron: dibujos, semillas, frutos, maderas, plantas vivas y principalmente pliegos de herbario, que contribuyeron a acrecentar sus colecciones científicas y biblioteca.

A mediados del siglo XX, el Jardín Botánico es declarado Monumento Nacional y Jardín Artístico. Además, que paso a depender del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Sin embargo, pasa por un periodo difícil que sufre el abandono y es cerrado en 1974; a pesar de que es clausurado, esto sirvió para abordar profundas obras de restauración, que acabaron devolviéndole su estilo original. Las obras se llevaron a cabo entre 1980 y 1981, iniciando la remodelación del pabellón, también el objetivo era devolver a los jardines su trazado original en niveles aterrazados.

Hoy en día contiene, aproximadamente, 5.000 especies diferentes de árboles y plantas de todo el mundo. Debido a sus importantes exposiciones, en febrero de 2005 es ampliado el área de exhibición.

Historia del Matadero de Madrid

En los límites fronterizos de la ciudad capital, se encontraban los famosos mataderos que eran instalaciones industriales, construida para cubrir la necesidad de transporte de ganado y forraje que debían estar cerca de un sistema de comunicaciones terrestre adecuado. Debido al crecimiento de la población, los mataderos iban siendo trasladados a otros lugares, dejando abandonadas edificaciones en el interior, que generalmente eran derribadas o dedicadas a otros usos. ​ Así paso, con algunos mataderos, donde cuyas instalaciones tuvieron que ser utilizadas para otros menesteres.

Desde la Edad Media las normas y conceptos de higiene en el tratamiento y procesado de los alimentos fueron evolucionando. De manera que, para el año 1620 el Consejo de Castilla, ordenó la regulación de la existencia de unas personas encargadas de supervisar los mercados de alimentos: tratándose de veedores de mercados. Por tal razón, las operaciones de matadero y distribución de carne desde el inicio en manos del ayuntamiento, ya que se encargaba de regular su distribución en las plazas mayores de las ciudades. La regulación de las de ganado de vacuno recaía mayoritariamente en el ámbito municipal.

Historia del Hotel Ritz de Madrid

Otras de las edificaciones que tiene su gran importancia en la capital, es el Hotel Ritz Madrid de la ciudad de Madrid (España). se trata de un hotel hermoso de cinco estrellas y gran lujo, que se encuentra ubicado en el n.º 5 de la Plaza de la Lealtad, cerca al Museo del Prado y frente al Museo Thyssen-Bornemisza. Actualmente se encuentra gestionado por la exclusiva cadena Mandarín Oriental Hotel Group y es considerado el hotel centenario de la ciudad desde el 2 de octubre de 2010.

El 02 de octubre de 1910, el hotel fue inaugurado por el rey Alfonso XIII en compañía de los ministros y representantes de la alcaldía de Madrid. La idea de construir un Hotel, surge de una necesidad hostelera que se presenta en la ciudad de comienzos del siglo XX. La prensa escrita, se ha encargado de divulgar que el sitio en el que se ha construido como el más sano y tranquilo de Madrid. ​ Hoy en día, es uno de los edificios antiguos de la capital española, sigue su buen funcionamiento y calidad para sus clientes, pero sobre todo guarda mucha historia, debido a la participación de la orden real, en los avances en todos los temas fundamentales para el país.

Historia de Puerta de Toledo

Este, uno de los accesos a la ciudad de Madrid, es popularmente conocido como la puerta de Toledo. Aunque anteriormente, existieron otras tres puertas denominadas de Toledo en las cercanías; esta en particular data del primer tercio del siglo xix y el arquitecto encargado de su diseño fue el español Antonio Aguado. Dicha puerta se encuentra ubicada en la mitad de la Glorieta de la Puerta de Toledo haciendo de rotonda. La razón del diseño se debió al honor reconocido al rey Fernando VII, por lo que realizaron un arco triunfal con motivo de la conmemoración de la independencia española tras la ocupación francesa.

Fue la última construida en la ciudad. Su construcción data de los años 1813 y 1827, y fue restaurada por el Ayuntamiento de Madrid en 1995. Debido a su ubicación en la ciudad, permitía el acceso desde el centro de la ciudad mediante la calle de Toledo a los caminos del sur de Madrid, tras cruzar el cauce del río Manzanares mediante el puente de Toledo y los Carabancheles.

Durante la época medieval, Madrid era una ciudad amurallada con accesos controlados a la misma, debido a los diversos conflictos políticos y territoriales que existían. Dichos accesos fueron llamados Puertas. Sin embargo, debido al crecimiento de la población, la muralla quedaba inmersa en la población y las nuevas puertas se iban trasladando. Las diversas puertas de Toledo se fueron colocando a lo largo del eje marcado por la calle de Toledo.

Dejar Comentario