≡ Menu

Historia de Jerusalén: templo, iglesia, disputas, y más

Las menciones hechas sobre la historia de Jerusalén son visibles en la gran mayoría de las Escrituras israelitas y mesiánicas. A lo largo de los períodos ha sido denominada empleando muchos nombres: Salem, Monte Moriah, Adonai Ura, Jebus, Jerusalén, Sión, la Ciudad de David y Ariel (León de Dios).

historia-de-jerusalén-1

Además, Dios ha establecido que esta gran y conocida metrópoli es donde creará su nombre y  donde vivirá para siempre (1 Reyes 9: 3). (Ver artículo: Historia de la Iglesia Primitiva)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Historia de Jerusalen.

En el inicio de la historia de Jerusalén se da a partir del período paleolítico, cuando se registraron las primeras señales de vida humana. Los residentes nativos fueron desterrados,  entre los años comprendidos entre 5000 y el 4000 a.C, por una nación a la que se menciona en el Antiguo Testamento como los cananeos, los cuales se movilizaron por el territorio en la edad del bronce.

Los usurpadores, un pueblo de razas mixtas entre los que se destacaban los jebusitas (o jebuseos), se vieron completamente dominados por Egipto en el siglo XV a.C., durante las invasiones del faraón Tutmosis III. Más adelante, más o menos en 1250 a.C., los judios iniciaron la lucha por la conquista de Canaán bajo el liderazgo de Josué, sin embargo, Jerusalén estaban tan protegida y contaba con tanta preparación que no se dejó vencer y resistió durante 200 años hasta que David tomó posesión de ella después de ser ungido rey de Israel (2 Sam. 5,6-9; 1 Cró. 11,4-7).

Según lo establecido en el Antiguo Testamento, David decidió hacer de Jerusalén su nueva residencia y, en consecuencia, la ciudad principal de su reino. El nuevo monarca trajo el Arca de Jehová hasta esta metrópoli desde su oscuridad en Qiryat Ye’crim, un arcaico lugar considerado santo, al occidente de Jerusalén, y lo instauró en un nuevo sagrario (2 Sam. 6,1-17); edificó su castillo y algunas otras instalaciones, y aseguró la ciudad.

El descendiente de David y su sucesor, Salomón, mantuvo el crecimiento en ese tramo de la historia de Jerusalén. Erigió la muralla de la urbe y varias construcciones con una gloria poco conocida en el reino de aquella época, entre los que se puede señalar el templo y el palacio real, acorazados ambos por una fortaleza.

historia-de-jerusalén-2

El palacio, construido de forma que está compuesto de terrazas subsecuentes, se basada en una vivienda, fabricada sobre postes y pilares de cedro importados de los bosques del Líbano, que poseía alrededor de 28 m de ancho, 55 de largo y 17 de alto, lo que incluía la sala del trono, el palacio como tal, los aposentos reales y la prisión (Ap. 5-7; Nehemías 3,25-27; Jeremías. 32,2).

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los patios y edificios de la sinagoga se construyeron en un emplazamiento ubicado arriba de la residencia. La construcción principal de la iglesia irradiaba una gran gracia, pero, en comparación con el resto del lugar, esta era poco extensa, contando con unos 11 m de ancho y 33 m de largo sin tomar en consideración la entrada y los aposentos adicionales

El templo se erigió con pedruscos y madera de cedro (1 Ap. 6,3-6) y se encontraba circundado por un patio que poseía el altar de las ofrendas quemadas y el ‘mar líquido’, que era un depósito de agua de bronce (1 Ap. 7,9-12;23-47).

La historia de Jerusalén siguió desarrollándose luego del reinado de Salomón, hasta que cinco pares de clanes provenientes de la parte septentrional de Israel se alejaron de la casa de David, tras lo cual la envergadura de esta gran urbe, que se había transformado en la capital de dos pueblos, el de Judá y el de Benjamín, disminuyó mucho.

Jerusalén fue devastada con el paso de los siguientes dos siglos, como consecuencia de varias expediciones militares. Hasta la mitad del siglo VIII a.C. la ciudad no comenzó a recobrar e intentar rescatar su anterior gloria, siendo incluso destruida por Nabucodonosor II, rey de Babilonia en el año 587 a.C, quién también expulsó a los judíos del lugar.

historia-de-jerusalén-3

A través de la supremacía de los Macabeos se comenzó un período de tranquilidad desconocida hasta entonces en la historia de Jerusalén, convirtiéndose así en la ciudad santa del judaísmo y en el lugar de peregrinación más significativo del mundo judío, cristiano e islámico (Ver artículo: Historia de la Biblia)

Según la Biblia

La historia de Jerusalén según lo establecido en las Sagradas Escrituras comienza cuando Abraham se choca con “Melek Tzedek”, rey de Salem, más o menos en el año 2110 a. C. / BCE (Génesis 14: 17-20). Esto luego de que sucede el sometimiento de Quedorlaomer por parte de Abraham después de haber secuestrado al sobrino de este último, Lot.

Un aspecto particular de este encuentro es que Abraham consumió pan y vino con “Melek Tzedek” y luego le dio un décimo de todo lo que llevaba con él. Las Escrituras reflejan que “Melek Tzedek” es un cura del Dios Altísimo.

Un período más tarde en la historia de Jerusalén, alrededor de 2082 a.C., siguiendo uno de los mandamientos de Dios, Abraham llevó a Isaac, su único descendiente, al monte Moriah para darlo como ofrenda al Señor (Génesis 22: 1-18). Abraham creía que Dios resucitaría a Isaac de entre los caídos (Hebreos 11: 17-19). En el momento en que iba a asesinar a Isaac, el Señor se interpuso y, sobrenaturalmente, suministró un sacrificio en el lugar del primogénito.

historia-de-jerusalén-4

Abraham llamó a ese lugar de los hechos como “El lugar donde Dios será visto” (Génesis 22:14). Esto de forma general se traduce de foma equivocada como “El Señor proveerá” o “El Señor que provee” ya que Dios generó un sacrificio para cubrir el lugar de Isaac. Sin embargo, la palabra judía sin fuentes hebreas actuales significa “se verá” (tiempo futuro). Con esto se puede deducir que el Señor ya había tomado a Jerusalén como el lugar donde Él se establecería.

Más o menos en 1405 a.C., los descendientes de Judá lucharon contra Jerusalén y establecieron su dominio (Jueces 1: 8). Este lugar era el área limítrofe entre Judá y Benjamín, del lado de Benjamín. Se dice que los hijos de Benjamín no lograron convivir con los jebuseos, por lo que era imposible una convivencia (Jueces 1:21).

David y Salomón

David tomó posesión de Jerusalén al acabar con los jebuseos en 1052 a.C. (1 Crónicas 11: 4-9). Es importante destacar que, justa a la mitad de una guerra con los filisteos (palestinos), David, al ser coronado como el monarca de Israel, se dirigió a Jerusalén para conquistarlo y establecerla como capital de su reino. Inmediatamente dejó de prestarle atención a los filisteos (palestinos) con el objetivo de que Jerusalén fuera fortificada y bien emplazada. El  gran monarca gobernó allí por más de tres décadas y desarrolló a Jerusalén hasta convertirla en una gran ciudad.

David deseaba edificar un templo para Dios, pero Dios le repuso que Él erigiría para David una hogar, un reino y una monarquía para siempre (2 Samuel 7: 1-17). No obstante, como consecuencia de todos los asesinatos hechos por el rey u ordenador por él, Dios no le permitió levantar su casa (1 Crónicas 22: 8). Aunque, David organizó todos las provisiones para que su descendiente, Salomón, sí pudiera completar este deseo (1 Crónicas 22: 2-5, 14-16)

historia-de-jerusalén-5

El Adversario, una deidad en la historia de Jerusalén según la Bibilia, manipuló a David para que le realizara un registro al pueblo de Israel. Esto, según se estableció, era para que David tuviera más confianza en sus servidores, en lugar de confiar en un Dios el cual creía que le daría todo.  (Ver artículo: Historia de la Iglesia Católica)

Al haber realizado esta acción, Dios se molestó enormemente y le dio a David una elección en relación a su sanción: tres años de gran hambruna, tres meses sumido bajo una lucha con sus némesis o tres días en los que Israel se enfrentaría a una plaga. David, sin querer formar parte de ninguna de estas tres penitencias, le expresó que deseaba perderse a la voluntad del Señor.

Entonces Dios destinó una epidemia hacia Israel y 70,000 hombres perecieron en el momento, siendo esto un gran momento en la historia de Jerusalén. Dios consignó a un ángel para acabar con Jerusalén, no obstante, cuando el mensajero de Dios estaba posado sobre la era de Ornán, el jebuseo, con su arma alzada para devastar el lugar, el Señor sintió lástima y acabó con aquella operación.

David, así como Ornán, observaron al querubín de pie entre el cielo y la tierra con su florete de hierro sobre Jerusalén. David le rogó a Dios que cesara con los castigos en contra del pueblo de Israel, ya que fue él quien quería hacer el censo, no el pueblo de Israel. El ángel del Señor comunicó a David, a través del predicador Gad, que edificara un sagrario al Señor en la era de Ornán. David adquirió la era de Ornán y levantó un presbiterio sobre todo el lugar.

historia-de-jerusalén-6

Luego ofrendó sacrificios y homenajes de paz. Estos fueron admitidos para el Señor, quien mandó llamas desde las alturas para tomar las inmolaciones. Cuando el ángel volvió a poner su espada en su lugar de descanso, David ofreció una expiación al Señor en el lugar construído para alabarlo. David declaró que “esta es la casa de Jehová Dios, y este es el altar del holocausto para Israel” (1 Crónicas 22: 1). La era de Ornán es exactamente el mismo establecimiento donde Abraham tomó a Isaac para matarlo: el monte Moriah.

Luego del fallecimiento de David, Salomón, aproximadamente een 1015 a. C., comenzó a “construir una casa para el nombre del Señor” (2 Crónicas 2: 1). Hizo falta casi una década y 183,300 hombres para poder edificar tal lugar (1 Reyes 5: 13-16, 6: 38).

El Santo de los Santos era el que se apoderaba un tercio de la extensión interna y el Lugar Santo, dos tercios. Los detalles completos en relación a este lugar se describen en 1 Reyes 6 y 7.

A pesar de todas estas construcciones, como consecuencia de que Salomón atormentó a otras deidades debido a la manipulación de sus esposas herejes, Dios lanzó su ira sobre el reino de Salomón, rompiéndola en dos reinos de poca extensión, siendo esto un momento fundamental en la historia de Jerusalén.

Si quieres conocer más sobre el Rey David y el Rey Salomón y su influencia en la historia de Jerusalén, te invitamos a que veas el siguien vídeo:

El Reino dividido

Israel se separó luego del fallecimiento de Salomón (979 a.C.). La monarquía de Israel estaba en la parte septentrional, mientras que Judá estaba en la parte austral.

Jerusalén era la ciudad principal de Judá (el Reino del Sur). Sería dirigido por un linaje de veinte reyes desde 979 a. C. hasta 586 a. C. Sus reinados abarcaron desde tres meses (Joacaz y Joacim) hasta cincuenta y cinco años (Manasés). La oscura historia de Jerusalén en cuanto al ocaso de Judá se narra en 1 Reyes 12: 1-2, Reyes 25:30 y 2 Crónicas 10: 1-36: 21.

La ciudad fue completamente acabada por Nabucodonosor en 586 a. C. La urbe, así como el Templo, fueron nivelados en su totalidad y los artículos del Templo y sus tesoros fueron trasladados a Babilonia. Los moradores que no cayeron en la invasión también fueron encaminados a Babilonia. Jerusalén se mantendría inhabitada durante seis décadas (2 Crónicas 36: 17-21 / Levítico 26:34

La reconstrucción de Jerusalén

En 539 a. C., Ciro, gobernante de Persia, difundió una publicación con el objetivo de edificar nuevamente la casa del Señor en Jerusalén (Ezra1: 1-4). Un total de 42,360 personas trabajadoras retornaron a Jerusalén y Judá para colaborar en la reconstrucción  del Templo, sin tomar en cuenta a los siervos masculinos y femeninos y los cantantes. Todos pusieron un granito de arena y se esforzaron al máximo para cumplir su objetivo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

historia-de-jerusalén-7

En los primeros trescientos sesenta y cuatro, durante el mes de Tishri, Jeshua y Zerubbabel encaminaron a un conjunto de individuos para erigir el sagrario, con la intención de ofrecer holocaustos según lo establecido en la Torá. Durante este tiempo en la historia de Israel, celebraron el Sucot (Fiesta de los Tabernáculos) y las otras fiestas del Señor.

Después de reunir todos los materiales, comenzaron el trabajo en el Templo en el segundo año, en el mes de Iyar. Finalmente se completó en 516 a. C. en el tercer día de Adar, un total de veintitrés años.

Siete décadas más tarde, específicamente en 445 a. C., Nehemías oyó hablar del estado en el que se encontraba Jerusalén. Residió en Susa y fue encargado de copas del rey Artajerjes.

Nehemías le rogó al monarca Artajerjes que le dejara retornar para mejorar la ciudad. El rey permitió este encargo y Nehemías viajó hacia Jerusalén. La narración en cuanto a la reconstrucción, de la mano con las particularidades sobre la oposición al trabajo, se da en el libro de Nehemías.

Un Santo Sacrificio

No existe un relato de las Sagradas Escrituras en relación a Jerusalén desde el año 445 a.C. hasta el tiempo de Jesús. En 26 AD / CE, Jesús se adentró a Jerusalén en época de Pascua, y desterró a los banqueros y comerciantes dentro del Templo.

historia-de-jerusalén-8

Tres años más tarde, en Jerusalén, se le ofreció como un sacrificio para que toda la humanidad fuera justificada ante el Padre. Lloró por la ciudad, a pesar de que su muerte estaba a solo unos días de distancia. Luego, en una colina que dominaba la ciudad, fue clavado en una cruz como un delincuente común, aunque no cometió ningún delito. La ciudad que había matado a sus profetas acababa de matar a su Salvador.

Historia de la Iglesia de Jerusalén.

La historia de Jerusalén señala que la primera iglesia cristiana, comenzó a  existir en este país días después de la Resurrección y la Ascensión de Jesucristo al cielo, aproximadamente en el año 33 DC.  (Ver artículo: Historia de la Iglesia Cristiana)

El libro de los Hechos de los Apóstoles, señala que Jesús luego de su muerte, se presentó en  Espíritu, ante sus Apóstoles, para así cumplir con lo que estaba escrito y permaneció entre ellos por cuarenta días, enseñandoles, aumentando y fortaleciendo durante este corto tiempo la fé de sus Apóstoles.Durante este tiempo Jesús también les indicó, que bajo ninguna circunstancias debían abandonar Jerusalén, sólo  podían partir luego del descenso del Espíritu Santo (Hech. 1: 3-4).

Los Apóstoles, confiaron y esperaron, como lo mandó Cristo. En unión (Hechos 1: 12-14), en el ático de la casa de Sión, habiendo elegido a Matías como el duodécimo Apóstol (Hechos 1: 15- 26).

historia-de-jerusalén-9

El descenso del Espíritu Santo, ocurrió luego de la celebración del día  de Pentecostés, los Apóstoles siguiendo las enseñanzas de Jesús, formaron la Primera Iglesia de Jerusalén, y junto con ellos los primeros seguidores de las enseñanzas de Jesús se convirtieron en cristianos. Todos en unión, fueron la primera piedra que se alzó para construir la iglesia, donde la tierra abonada rindió sus mejores frutos, en el corazón y la mente de cada individuo que escuchaba y seguía a Jesús.

En la historia de Jerusalén, esta primera Iglesia, pasó por muchos tropiezos, fue asechada y perseguida, y vivió grandes enfrentamientos entre los judíos y los helenistas; pero aún así sus cimientos eran sólidos lo que le permitió crecer fortalecida y en poco tiempo  fue reconocida por todos los cristianos como la Madre de todas las Iglesias.

Tierra Santa de Jerusalen

Jerusalén es adorada y glorificada como una Ciudad Santa por gran cantidad de personas de todo el mundo

En la historia de Jerusalén, la Tierra Santa representa para los Judíos, la morada del Rey  David quien tomó a Jerusalén como su reino, y ancló su templo, donde depositó el Arca de la Alianza.

Para los Cristianos,  la Tierra Santa representa  el lugar donde Jesús pasó sus últimos días, fue crucificado,y fue donde murió por nuestros pecados y posteriormente fue sepultado, regresando a nosotros el tercer día, cuando resucitó entre los muertos, La Tierra Santa para los cristianos, representa  el lugar que vio surgir por primera vez la Iglesia Cristiana.

Por último en la historia de Jerusalén, señala que para los  Musulmanes La Tierra Santa es en sí misma el “al-Quds” es decir “el Santo”. Los Musulmanes aseguran, que Muhammad ascendió al cielo desde el Monte del Templo durante su Viaje Nocturno.

historia-de-jerusalén-10

La Tierra Santa se encuentra en el monte de Judá, en el centro de Israel; es un área  ubicada, entre el río Jordán y el mar Mediterráneo. Actualmente se menciona que la Tierra Santa, abarca el moderno Estado de Israel, la región palestina, el oeste de Jordania y partes del sur del Líbano y el suroeste de Siria.

La Tierra Santa es el espacio donde se desarrolló la mayor cantidad de acontecimientos que se relatan en la biblia y es considerada parte de la Palestina histórica. La Tierra Santa ha guardado celosamente en su seno por muchas generaciones gran parte de la vida, acontecimientos y eventos de gran trasendencia religiosa de Jerusalén. Por ello su importancia. En ella está guardada la historia  del judaísmo, la región histórica del ministerio de Jesús y el sitio del evento de Isra y Miraj en el Islam.

Muchos sitios en Tierra Santa, han sido por décadas lugares destinados a la peregrinación para los adeptos de las religiones abrahámicas, incluidos judíos, cristianos, musulmanes y bahá’ís. Los peregrinos van a  Tierra Santa para poder vivir en sí mismo las experiencias religiosas que se manifiestan de acuerdo a su fé, es una declaración colectiva y multitudinaria de creencias sin importar a qué religión perteneces. Tanto los cristianos, como los judíos o musulmanes, realizan sus rituales, oran, piden, cantan o simplemente guardan silencio, por la presencia divina que se manifiesta en el lugar.

En Tierra Santa mucho de los peregrinos, se complacen en observar la Cúpula de la Roca con su techo dorado, que está ubicada en el Monte del Templo, mejor conocido como el Monte Moriah, donde Abraham se preparó para sacrificar a su hijo Isaac. Esta Cúpula se considera un icono de la historia de Jerusalén.

Si quieres saber más sobre la llamada Tierra Santa de Jerusalén, te invitamos a que veas el siguiente vídeo:

Israel y Jerusalén

La ciudad de Jerusalén es una  extensión de tierra que ocupa ambos lados de la frontera entre Israel y Cisjordania.  La historia de Jerusalén señala que en Israel convergen muchos sitios sagrados que son venerados particularmente por los adeptos al Islam y al Judaísmo, es por esta razón que tanto  Israel como Palestina desean que esta parte del mundo sea su capital. Desde algún tiempo los Islamistas y los Judíos han tenido grandes disputas por este lugar.

Durante lo largo de la historia de Jerusalén,  esta tierra ha sido abonada con muchísimas manifestaciones  religiosas que pertenecen a una u otra población, de allí que los Islamistas y los Musulmanes, quieren para sí mismos este lugar, sin oportunidades para compartirlo con sus adversarios. La única solución sería  dividir la ciudad pero ¿Quién se quedaría con que parte?

En la historia de Jerusalén, se evidencia que durante  los primeros 20 años de la existencia de Israel, Jerusalén estuvo dividido. Israel controlaba algunas partes de Jerusalén y sus suburbios  lo que se demarca en la mayoría de los mapas dentro de la línea punteada roja, por su parte a Jordania le pertenecía todo aquello que estuviera fuera de estas líneas demarcadas;  esta distribución estaba señalada con el color azul, donde se observaba notablemente que los suburbios estaban separados de Jerusalén.

historia-de-jerusalén-11

Jordania, según la historia de Jerusalén, siempre tuvo el control sobre el Monte del Templo,  en este lugar se encuentra ubicado el Muro de las Lamentaciones, que es uno de los monumentos más representativos  y de gran significado para los Islamistas.

El Muro de las Lamentaciones, es prácticamente, una parte que hoy día aún existe de un muro de  contención de un antiguo templo judío. Este Muro representa uno de los lugares más sagrados del judaísmo,

En las cercanías del Monte del Templo se encuentran de igual manera, los monumentos más importantes del Islam, la Mezquita al-Aqsa y la Cúpula de la Roc, estos conjuntamente con el Muro de las Lamentaciones son los monumentos más importantes y significativos del Islam.

La historia de Jerusalén ha demostrado que durante el tiempo que Jordania controlaba esta parte del territorio,  los judíos israelíes no podían asistir a este territorio a realizar sus oraciones

Es por ello que durante la guerra de 1967, Israel se posicionó de  Jerusalén Este y asume su control, determinando desde este momento que Jerusalén  es su capital. Este hecho es repudiado por algunas naciones y por tal razón, ningún país lo reconoce como tal.

La Resolución 478 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condena la decisión de Israel de anexarse a Jerusalén  y ve este hecho como una violación de la ley internacional y pide una solución de compromiso

historia-de-jerusalén-12

Actualmente el presidente de los Estados Unidos de América, intervino en esta situación a favor de Israel.

Con esto, se puede concluir que, hoy en día, es visto como una notable burla el hecho de que a este sitio se le apode como la Princesa de la Paz. Desde hace dos mil años no ha existido la llamada “paz” en la historia de Jerusalén, la ciudad en donde sucedió la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

En ningún otro lugar bíblico del mundo han sucedido tantos enfrentamientos sangrientos como aquí. A lo largo de toda la historia de Jerusalén han existido enfrentamientos de significativa magnitud y se ha odiado tan intensamente como en esta ciudad ubicada en las calvas, con lúgubres macizos escarpados que caracterizan el paisaje de las montañas de Judá. Tres doctrinas internacionalmente populares, el judaísmo, cristianismo e islamismo, convirtieron a Jerusalén en la manzana de la discordia de su creencia, no obstante, tampoco ha existido un sitio en el que se hayan invocado tantas oraciones como en Jerusalén.

Dejar Comentario