≡ Menu

Historia de la ecología: desarrollo, reservas y todo lo que te interesa saber

Vivimos en un mundo bastante interesante y curioso, en donde dentro de él mismo también hay mundos microscópicos que permiten la vida y que interactúan de alguna forma con el medio ambiente. Hoy vamos a hablar un poco sobre la Historia de la ecología. (ver también: Historia de la educación ambiental)

Historia-de-la-ecología-1

Historia

La historia de la ecología comienza con Jean Baptiste Caballero de Lamarck, porque fue él quien inició el pensamiento transformista, lo que hoy conocemos como Biología Evolutiva, a principios del siglo XIX, refutando la idea de la época que era el creacionismo, es decir la creación de las diversas formas animales “nuevas” seguidas de períodos de extinción.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Lamarck se enfocó más en la indagación de los cuerpos vivos. Su interés en lo viviente lo llevó a definir un nuevo campo científico de estudio que unifica lo que es común a lo vivo. En el año 1815 publica su obra “Histoire Naturelle des Animaux sans Vertebres”, en donde aparece por primera vez en un sentido científico, el término Biología y con ello la disciplina. Lamarck puso especial atención a los organismos y sus circunstancias, afirmando que tales circunstancias no influenciaban, en forma directa, sobre la morfología de os seres.

Él sostenía que las circunstancias actuaban sobre los hábitos y costumbres del individuo,y éstas, a su vez, modificaban la organización del ser vivo, lo cual se reflejaba en cambios físicos, de conducta y comunicación. Unos de los principios de la biología es que el ser vivo es adaptable a los cambios fisiológicos.

Las circunstancias de las que Lamarck hablaba en sus estudios, no sólo referían a aquello que hoy, en ecología se denominan parámetros, como el clima, suelo, vegetación, entre otros, sino que incluían a su vez el modo de comportarse y conservarse de los propios organismos. De esa forma, las ideas de Lamarck descubrían un nuevo horizonte, uno que ahora entendemos por Ecología.

Aunque el término Ecología no llegaría sino hasta el año 1869, cuando el alemán Ernst Haeckel, crea el término Ecología, dándole al término el significado del estudio de las relaciones de los organismos con el entorno, incluyendo en sentido amplio todas las condiciones de existencia.

Historia-de-la-ecología-2

El término ecología, del autor alemán Haeckel, se fundó sobre la base del vocablo griego oikos que quiere decir patria, casa, residencia, lugar donde se habita. Existe un vocablo muy similar a oikos que es ethos escrito con eta como letra inicial y que significa justamente: patria, habitación, morada habitual.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Aunque, hay quienes piensan que el sentido de oikos puede llegar a ser aun más profundo de lo que pensamos, si tomamos en cuenta a la palabra oikopoiós, que significa “que hace habitable” por lo cual se puede pensar que el entorno y el organismo lo son el uno por el otro. Entorno-organismo son una unidad.

Haeckel era un fiel seguidor Darwin y su teoría de la evolución, él defendía a capa y espada la idea de selección natural asumiendo que los organismos eran activos respecto del ambiente, tal como lo había dicho Lamarck en su trabajo.

Haeckel apreciaba la obra de este último, de Goethe y por supuesto la de Darwin, debido a que sus teorías parecían ser más creíbles y lógicas comparado con la teoría de la creación impulsada por los cristianos, razón por la cual Haeckel era un defensor de dichas teorías.

Por otra parte, Haeckel estaba totalmente en contra de la idea de que los organismos fueran pasivos frente al ambiente y fuera el producto de su influencia directa, conceptos que entran o encajan perfectamente dentro de lo que es el ambientalismo.

Las raíces del ambientalismo pueden ser rastreadas hasta principios del 1800 en contemporáneos de Lamarck, que si bien suscribían a ideas transformistas, creían que los organismos eran moldeados por el ambiente y no por los hábitos, el uso y desuso.

Desarrollo de la ecología

Con el paso de los años, las teorías de Lamarck fueron profundizándose y poco a poco fueron teniendo buena aceptación hasta que finalmente se desarrolla por completo las teorías Lamack – Darwin y del llamado redescubrimiento del mendelismo sucedió, que generaron serias disputas, sin embargo se llegó a la construcción teórica del neodarwinismo, en una época, en que la termodinámica ya había sido aceptada en su totalidad.

Sin embargo, la segunda ley de la termodinámica plantea una seria paradoja irresoluble, que afectaban directamente el abrumador desarrollo de los conceptos evolucionistas en la biología de aquel entonces, esa paradoja contribuyó en la construcción de la Teoría Sintética de la evolución. De esa manera, los biólogos de principios de siglo cambiaron su visión única por el organismo a una visión poblacional, es decir, a los organismos conectados por sus lazos reproductivos.

Así es como la ecología comienza a estudiar también a la población y se constituyó la Ecología de Poblaciones o “Demoecología”, como se le suele conocer también. Por aquel entonces dieron comienzo las primeras revistas científicas en Ecología, entre ellas: Journal of Ecology en 1913; Ecology en 1920; Zeitschrift für Morphologies und Ökologie en 1924, quienes contribuyeron a la difusión de las teorías entre los habitantes.

En los años 1930 parecen nuevos términos ecológicos como el de la “Sinecología” o Ecología de Comunidades, donde se ve el concepto de comunidad como un nivel jerárquico superior de organización, se incluyen distintas poblaciones interactuantes con su entorno.

Historia-de-la-ecología-3

Sin embargo este concepto, apegado al origen biológico de la Ecología, una vez más éste concepto estaba separado de los organismos que lo definían. Posteriormente, como ocurre aún en la actualidad, se distinguió el “biotopo” como lugar donde habita la comunidad pero por características inherentes al medio físico, no por su relación a los organismos.

La influencia del marco conceptual estrictamente biológico en la Ecología se nota aún hasta la actualidad. Hay que hacer mención de algo importante, y es que hasta hace unos pocos años, se discriminaban dos ámbitos de la ecología: el de la ecología animal y ecología vegetal, cada uno perteneciendo a sus áreas de estudio, zoología y botánica respectivamente, los que fueron absorbidos manteniéndose separados dentro de la biología de algunos ámbitos académicos. (ver también: Historia de la estadística)

Desde hace unos años para acá, la biología se ha enfocado fervientemente en estudiar la vida, es decir la vida como fenómeno, a partir de los avances en biología celular y molecular. La división en animal y vegetal, por definición aleja el objetivo de estudio de la ecología, es por ello que dicha división progresivamente fue abandonada.

La necesidad de buscar en el ámbito de las relaciones supra-organísmicas conceptos integradores tuvo que esperar unos cuantos años, porque fue Tansley propuso el concepto de “ecosistema”, en el año 1935. Este término fue posteriormente desarrollado por Lindeman, en el año 1941, quien lo concibió desde los intercambios de energía, atendiendo a la necesidad de conceptos que vinculen diversos organismos a sus ambientes físicos.

En los años de 1950  aparecen las primeras definiciones de lo que Ecosistema en el sentido de la ecología y biología, refiriéndose a ecosistema como la suma de las distintas comunidades (o biocenosis) y el biotopo (ambiente inerte) que ocupan. En este tipo de definición es notable como los organismos o la comunidad se formulan disociadamente del entorno, puesto que se define ecosistema por la suma de términos.

Historia-de-la-ecología-4

El término de Ecosistema apareció por allá en el año 1935; sin embargo, el concepto de ecosistema recién tomó fuerza en la década del año 1960, y en la actualidad el término ha derivado desde su sentido original en diferentes acepciones y significados, y áreas de la ciencia. Un ejemplo de ellos es el punto de vista ambientalista que considera al ecosistema como conjunto de factores externos, mientras que el punto vista ecosistémico, que considera totalidades.

Ludwig von Bertalanffy, fue quien le dio profundidad al concepto de Sistema, primero fue en la Teoría del desarrollo biológico del año 1935 y luego en la Teoría General de Sistemas, entre los años 1982 y 1984, en ellas desarrolla el concepto de Sistema.

El ecosistema funda su origen en los primeros conceptos sobre sistemas, pero con la presentación de la Teoría General, cambia su significado dejando de ser una simple suma de partes y, como totalidad cobra una característica propia.

Ésa característica propia en un sistema mas allá de sus partes, es decir, ve al organismo como un sistema abierto que va interactuando con otros organismos, en teoría de sistemas se denomina propiedad emergente, caracterizada por su nivel de organización. De allí la disimilitud entre la visón ambientalista y la visión ecosistémica actual.

La distinción fundamental entre la noción de sistema ecológico y sistema termodinámico quedó claramente definida; tomando en cuenta que la ecología se apoya en conceptos sistémicos de la teoría general de sistemas y no en la noción de sistema termodinámico en el sentido de unidad material aislada para su estudio. Es decir, los conceptos de sistema en termodinámica clásica son muy anteriores a la Teoría General de Sistemas.

Aunque planteada en la década de los años de 1940, la Teoría General de Sistemas recién comenzó su desarrollo en los años 1960 y tal fue su aceptación que en la actualidad es un concepto central y unificador en la mayoría de las disciplinas incluida incluyendo a la Ecología. A este desarrollo se unió la Teoría de la Comunicación de Shannon y Weaver (Weaver, 1972) y los conceptos sobre Cibernética de Wiener (1975).

Huella ecológica

La huella ecológica hace referencia al potencial impacto ambiental  que genera la brutal demanda humana sobre los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de poder regenerar sus recursos y que puedan ser nuevamente aprovechados.

Representa el área de tierra o agua ecológicamente hablando que son productivos, por ejemplo, los cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuático, e idealmente también el volumen de aire, necesarios para generar recursos y además para asimilar los residuos generados por la población consumidora de acuerdo a su modo de vida, de forma indefinida.

La medida de la huella ecológica se pueden efectuar realizándose a diferentes escalas: una de ellas es la del individuo, es decir, la huella ecológica que deja la actividad de una persona; poblaciones, refiriéndose a la huella ecológica de una ciudad, de una región, de un país; comunidades, se refiere a la huella ecológica de las sociedades agrícolas, de las sociedades industrializadas, entre otros a fines.

El objetivo más importante de calcular las huellas ecológicas es la de poder evaluar el impacto que recae sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida, ya se individual o colectiva, y compararlo con la biocapacidad que tiene nuestro planeta. Se trata, pues, de un indicador clave para la sostenibilidad.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La ventaja de medir la huella ecológica para entender la apropiación humana está en aprovechar la habilidad para hacer comparaciones. Es posible comparar, por ejemplo, las emisiones producidas al transportar un bien en particular con la energía requerida para el producto sobre la misma escala (hectáreas).

Es un concepto que muchas personas deberían conocer para crear conciencia sobre lo hacemos en nuestro día y lo que consumimos, tomando en cuenta los desechos que podemos dejar que, en vez de ayudar al planeta, más bien contribuimos a su inminente desolación.

Historia de la ecología humana

La historia de la ecología humana puede remontarse hasta los antiguos griegos, quienes creían que el entorno físico determinaba la cultura y la conducta del ser humano. Sostenían que los climas cálidos provocaban inactividad, mientras que los climas con diversidad de estaciones eran fuentes de salud y equilibrio para los humanos.

Este punto de vista fue llamado durante muchos años como “Determinismo Ambiental”, y se mantuvo vigente hasta el siglo XX. Sin embargo, durante el siglo XIX el aumento de datos arqueológicos y etnográficos demostró que desde que los seres humanos han utilizado la cultura para superar las dificultades ambientales, el entorno no ha constituido más que una influencia de tipo menor en la sociedad.

El antropólogo estadounidense Julian Steward, a finales de la década del año 1940 introdujo la idea de que los seres humanos forman parte de un sistema ecológico. él usó el término de “ecología cultural” y dio nuevos impulsos a la investigación de las sociedades de cazadores-recolectores, de pastores y de agricultores. Sin embargo, no fue hasta el año 1960 que se produjo la unión de la ecología cultural y ecología biológica en el moderno concepto de la ecología humana.

Historia-de-la-ecología-5

En la actualidad podemos ver que las actividades humanas están fuertemente influenciadas por la sociedad y siempre ejercen algún impacto sobre los ecosistemas en que viven las personas, por lo tanto, el sistema social es un elemento muy importante dentro de la ecología humana.

Debemos entender y tener muy presente que los sistemas sociales pueden tener diferentes escalas, d ya sea que vayan desde una familia o hasta la totalidad de la población humana del planeta. Entre el ecosistema y el sistema social existe un movimiento de materia, energía e información como consecuencia de las actividades humanas que influyen en el ecosistema.

Existe una gran cantidad de ejemplos que a diarios podemos ver que los comprueban. Una actividad del ser humano impacta en el medio ambiente y esto puede causar unos efectos en el ecosistema, sean negativos o no, pero los causa, posteriormente, se puede dar un cambio en el comportamiento del ser humano para adaptarse a esos efectos producidos por él mismo, y tras ese cambio, el medio puede verse afectado de nuevo de otra manera, y así sucesivamente, como si fuera un ciclo.

Historia de la ecología marina

La historia de la ecología marina se remonta a varios años antes de Cristo, se estima que el primero en Aristoteles en sus escrito quien habla un poco sobre la vida marina. El primer reporte sobre observaciones de organismos marinos hechas dentro del agua se encuentra en un documento medieval que dice que Alejandro el Grande, entre los años 356 – 323 a.C , se aventuró en las profundidades del Océano, dentro de un barril de paredes de cristal para estudiar a esos animales.

En la actualidad, estos grande volúmenes naturales de agua, donde ocurren normalmente procesos fisiológicos, químicos y biológicos, los organismos marinos se distribuyen a lo largo de la inmensidad de los Océanos en búsqueda de las mejores condiciones ambientales para vivir y desarrollarse de la mejor manera posible.

Historia-de-la-ecología-6

Según la historia, Eratóstenes, entre los años 276 – 194 a.C, fue el primero en crear un mapa, recopilando toda la información oceánica del mundo conocido en esa época. Éste mapa sirvió para la primera expedición que se organizó para estudiar las profundidades del Océano, la cual fue realizada por Piteas en el año 330 a.C, quien condujo una embarcación hasta el círculo Ártico, donde descubrió la interminable noche polar.

Cuando llegaron los romanos a Egipto, todo el progreso logrado en torno al conocimiento y uso del Océano se vio interrumpido cuando éstos decidieron quemar la biblioteca de Alejandría, en épocas en que Hipatía de Alejandría descubría la rotación y el movimiento de la tierra. Éste acto llevó a la ruina el edificio donde se hallaban los conocimientos sobre el Océano.

Pese a la gran desgracia de la quema de la biblioteca, lo que implicó la pérdida casi en su totalidad, de los conocimientos oceánicos de la época. En el siglo XV, época del renacimiento de las ciencias, esos descubrimientos avanzaron al igual que las exploraciones marinas. (ver también: Historia de la Química)

Uno de los impulsores de las rutas marítimas fue Enrique el navegante, quien fundó en Sagres un observatorio y una escuela náutica, recopiló todos los conocimientos geográficos y marítimos de su tiempo, trazó mapas y construyó aparatos de navegación. Aquella época finalizó con el descubrimiento de América por Cristóbal Colón (1436 – 1506)

El agua del océano constituye un medio más denso que la atmósfera, porque ésta actúa como un filtro para los rayos solares, y como medio originario de la vida, por lo que la vida en el agua no necesita mucha adaptación especial, a su vez, una existencia activa y móvil requiere aletas, músculos y sentidos bien desarrollados.

Ecología microbiana

Podríamos decir que, la historia de la vida en la tierra ha sido mayormente microbiana. Desde que comenzó la vida hace 3800 millones de años hasta la fecha los microbios son las mas abundantes y efectivas formas de vida en la tierra independientemente del tiempo y de las condiciones ambientales, siempre encuentran la forma de trascender y evolucionar en el tiempo.

Los microbios, además  han jugado un papel importante  en los procesos biogeoquímicos, que ayudaron a hacer la biósfera un lugar mas habitable el resto de la forma de vida dentro de ella, y que siguen siendo indispensables en la mineralización y ciclo de nutrientes de la tierra.

Podríamos definir que la Ecología Microbiana, es la ciencia encargada del estudiar el papel que juegan los microorganismos en la biósfera. Este puente de unión entre la Ecología y la Microbiología, se caracteriza por avances significativos hacia un mejor entendimiento de los principios fundamentales que rigen la estructura y función de ecosistemas acuáticos, aéreos y terrestres y el papel que juegan los microorganismos dentro de estos para su desarrollo favorable.

La diversidad microbiana emplea diferentes mecanismos en la biósfera que son la base de la dinámica de los ecosistemas. Por ejemplo, son la base de la existencia de las selvas y de los sistemas agrícolas. Por otra parte, la diversidad microbiana del suelo es la causa de la fertilidad del mismo, se complementan.

Otro hecho que deja en evidencia la importancia de los microbios es el papel crucial que juegan en cuanto a relaciones  simbióticas con plantas y animales. Las relaciones parasitarias son capaces de causar enfermedades virulentas y son un factor significativo en la conducción de la diversidad biológica.

Por otro lado, encontramos el mutualismos con microorganismos, alguna vez considerados como raros y de escasa importancia en los ecosistemas; sin embargo, éstos actualmente son reconocidos por haber influenciado la evolución de la vida en una gran variedad de formas.

Los organismos microbianos estan presente en todo los ambientes cuyas condiciones sean favorables para generar vida, éste mundo invisible ha sido durante largo tiempo ignorado o no fue tratado como se debía en los estudios de Ecología clásicos.

Lo que no se puede negar es su participación en la mayoría de los ciclos fundamentales que permiten la vida sobre la tierra, que ha generado un auge en su estudio principalmente a través de técnicas de biología molecular, las cuales han ido avanzando muy en paralelo con los nuevos descubrimientos en este campo.

Historia de la reserva ecológica

La Reserva Ecológica Costanera Sur, Argentina; se creó en el año 1986, debido a la ordenanza 41.247/88. Entre 1918 y 1950 había funcionado en esa misma zona el Balneario Municipal, muy visitado tanto pos los habitantes de la zona como por turistas, que aprovechaban para darse un baño en el Río de la Plata o compartir con amigos y familiares.

En el año 1978 se empezaron a volcar escombros en la zona de la costa con la idea de que el río ganara terreno, y eso potenció el deterioro ambiental en toda la zona. Pero la naturaleza se resistió dando paso a que la vegetación a avanzara entre aguas contaminadas y restos de cemento y ladrillos hasta cubrir el relleno.

Historia-de-la-ecología-7

A partir del año 1985, distintas organizaciones ambientalistas empezaron a desarrollar actividades con fines educativos en el lugar, para la concientización ambiental. Al año siguiente, Vida Silvestre Argentina, Aves Argentinas y Amigos de la Tierra propusieron a la entonces Municipalidad la protección de esas 350 hectáreas. Primero fue Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica y, tres años más tarde, la declararon Área de Reserva Ecológica, cuya fundación lleva ya unos 32 años. (ver también: Historia de la Tabla Periódica)

La ecología en México

La ecología llega a México de la mano de Martin de Sesse y Lacasta, en el año 1787 a 1803. José Mariano Mociño se integró en 1789, dando origen a la ecología mexicana. Mociño fue más allá de los objetivos de la expedición que llevaban a cabo, abarcando todos los aspectos relevantes de las ciencias naturales de la época: participo en la descripción de la anatomía de peces, mamíferos, aves, insectos, mariposas; hizo anotaciones sobre el nombre y los usos de plantas con fines terapéuticos o nutricionales.

En el siglo XIX termina la investigación ecológica mexicana, con la obra La Vegetación de México, que fue escrita por el doctor José Ramírez. Unos años más tarde, en el año 1910 , la Universidad Nacional crea la Facultad Nacional de Altos Estudios, cuyo objetivo era la formación de profesionales en ciencias naturales.

En el año 1929 se crea el instituto de Biología, de donde surgen los principales ecólogos mexicanos y que publica la Revista Mexicana de Biodiversidad, la cual es la principal revista ecológica mexicana. La primera cátedra de Ecología se dio por el doctor Enrique Rioja, en la década de los años 1950, en la Facultad de Ciencias de la UNAM

La ecología en Colombia

En Colombia el concepto de ecología se aplica a la  relación, los  impactos que tienen sectores representativos de la economía nacional como lo son: el sector minero, el sector energético y el sector portuario, encontrando ecosistemas intervenidos por el hombre y afectados por el deterioro ambiental progresivo, buscando soluciones a encontrar un equilibrio entre las actividades y la capacidad regenerativa de la región para los recursos naturales.

Historia-de-la-ecología-8

Por otro lado, la conciencia ambiental de las naciones ha enfocado sus esfuerzos a presentar propuestas gubernamentales que ayuden a la  sostenibilidad y armonización de los  aspectos ambientales, económicos y sociales, para el caso particular de Colombia, se hace referencia a la Ley Ambiental 99 del año 1993.

El objetivo de la ley es mostrar las diferentes relaciones de la ecología en Colombia con respecto a los impactos ambientales y su atenuación en los sectores minero, energético y portuario; como tal se analizan el impacto positivo y el negativo, que se muestran alrededor de los tres sectores y las medidas que puedan encontrar un equilibrio y disminuir el impacto en el ambiente y nuestro planeta.

Dejar Comentario