≡ Menu

Historia de la estufa: gas, solar, eléctrica, parafina y más.

La historia de la estufa se remonta en los inicios de la electricidad; con la llegada de estos artefactos, la vida de las señoras del hogar, chefs, cocineros y sus similares fueron totalmente simplificados; posteriormente se actualizaron las estufas y nacieron otras que cumplían otro tipo de funciones distintas a la cocina.

historia de la estufa

¿Qué es?

Se le conoce como estufa al contenedor cerrado que es calentado a través de la quema de combustible, para calentar los elementos que sean colocados encima del calor que se genera y se desprende de la misma.  Hay muchos tipos de estufas como la cocina que se utiliza para cocinar los alimentos, y la estufa de leña o una estufa de carbón que se utiliza normalmente para calentar una vivienda.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Debido a la preocupación por la contaminación del aire, se han hecho esfuerzos para mejorar el diseño de las estufas a lo largo de los años. Las estufas de pellets, por ejemplo, son un tipo de estufa de combustión limpia, y las estufas herméticas son otro tipo de estufas que queman la leña por completo y por lo tanto reducen la cantidad de los subproductos de combustión resultantes.

Historia

En los inicios de la historia de la estufa, la palabra que se implementa para hornillas que desprenden vapor, era utilizada para referirse a un local caldeado; es decir, a lo que hoy en día se le conoce como invernadero, se le conocía como estufa fría.

Posteriormente se nombró al artefacto que funcionaba para calentar las superficies, como un artefacto de nueva invención que se diferenciaba del artefacto utilizado en los hogares tradicionales ya que esta poseía fuego confinado en una superficie que se encuentra sellada, producido por un material de obra, y de esta manera no se quema y va directamente al ambiente.

historia de la estufa

Posteriormente cuando esta nueva invención se designó y se adaptó para que funcionara en las cocinas de los hogares, y fue por ello que en muchos países se asoció la palabra estufa con la palabra cocina. Esta asociación contaba con bastante lógica ya que el fuego abierto que se utilizaba anteriormente funcionaba únicamente de calentador de hogares y únicamente para casas grandes. Se consideraba que este mecanismo debía ser utilizado para ambas cosas de manera simultánea, para calentar el hogar y para uso de la cocina.

En el año 1617, fue cuando aparece el primer libro que hablaba de las estufas y todo lo que se debía saber de ellas, este libro se encontraba publicado en alemán y fue escrito por Franz Kessler. El libro escrito representa y describe todos los principios de la calefacción que se utilizaba en Alemania para ese momento de la historia de la estufa; posteriormente estas estufas y calefacciones fueron mejorándose más que todo en el siglo XIX.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Historia de la composición de las estufas

Los calentadores de mampostería fueron desarrollados para controlar el flujo de aire en las estufas. Un calentador de mampostería está diseñado para permitir la combustión completa mediante la quema de combustibles a plena temperatura sin restricción de entrada de aire. Debido a su gran masa térmica, el calor capturado se irradia durante largos períodos de tiempo sin necesidad de una cocción constante, y la temperatura de la superficie generalmente no es peligrosa al tacto.

historia de la estufa

Las estufas de metal comenzaron a utilizarse en el siglo XVIII. Un ejemplo temprano y famoso de una estufa de metal es la estufa Franklin, que se dice que fue inventada por Benjamin Franklin en 1742. Tenía una trayectoria laberíntica para que los gases de escape calientes escaparan, permitiendo así que el calor entrara en la habitación en lugar de subir por la chimenea. La estufa Franklin, sin embargo, fue diseñada para calentar, no para cocinar.

Benjamin Thompson en la vuelta al siglo 19 estaba a punto de ser el primero en presentar una estufa de la cocina del metal de trabajo. Su chimenea Rumford usaba un solo fuego para calentar varias ollas que también estaban colgadas en agujeros para que también se pudieran calentar por los lados. Incluso era posible regular el calor individualmente para cada agujero. Su estufa fue diseñada para grandes cocinas de comedor o de castillo, sin embargo.

Tomaría otros 30 años hasta que la tecnología se hubiera refinado y el tamaño de la estufa de hierro se hubiera reducido lo suficiente para uso doméstico. La estufa Oberlin de Philo Stewart era una estufa de hierro fundido mucho más compacta, que quemaba leña, patentada en los Estados Unidos en 1834. Se convirtió en un gran éxito comercial con unas 90.000 unidades vendidas en los próximos 30 años.

En Europa, diseños similares también aparecieron en la década de 1830. En los años siguientes, estas estufas de hierro se convirtieron en aparatos de cocina especializados con tubos de humos conectados a la chimenea, a los orificios de los hornos y a las instalaciones para calentar el agua. Los orificios originalmente abiertos en los que se colgaban las ollas estaban ahora cubiertos con anillos concéntricos de hierro sobre los que se colocaban las ollas. Dependiendo del tamaño de la olla o del calor necesario, se pueden retirar los anillos interiores.

Diseños modernos de estufas

A medida que han aumentado las preocupaciones sobre la contaminación del aire, la deforestación y el cambio climático, se han hecho nuevos esfuerzos para mejorar el diseño de las estufas. Los mayores avances se han dado en las innovaciones para las estufas de combustión de biomasa, como las estufas de leña utilizadas en muchos de los países más poblados.

Estos nuevos diseños abordan el problema fundamental de que los incendios de madera y otros incendios de biomasa consumen ineficientemente grandes cantidades de combustible para producir cantidades relativamente pequeñas de calor, a la vez que producen una gran cantidad de humos, que causan importantes contaminantes interiores y ambientales.

historia de la estufa

La Organización Mundial de la Salud ha documentado el número significativo de muertes causadas por el humo de los incendios domésticos. Los aumentos en la eficiencia significan que las personas que utilizan y cuentas con el uso de una estufa pueden pasar menos tiempo recogiendo leña u otros combustibles, sufrir menos enfisema y otras enfermedades pulmonares prevalentes en hogares llenos de humo, mientras reducen la deforestación y la contaminación del aire.

Las estufas, hornos de maíz y pellets son un tipo de estufa de biocombustible. El grano seco de maíz sin cáscara, también llamado pellet de maíz, crea tanto calor como un pellet de madera pero genera más ceniza. “Las estufas de pellets de maíz y las estufas de pellets de leña se ven iguales desde el exterior. Dado que son altamente eficientes, no necesitan chimenea; en su lugar, pueden ser ventilados al aire libre por una tubería de cuatro pulgadas (102 mm) a través de una pared exterior y, por lo tanto, pueden ubicarse en cualquier habitación de la casa”.

Una estufa de pellets es un tipo de estufa de combustión limpia que utiliza pequeñas pastillas de combustible biológico que son renovables y de combustión muy limpia. La calefacción doméstica con estufa de pellets es una alternativa actualmente utilizada en todo el mundo, con un rápido crecimiento en Europa. Los pellets están hechos de material renovable, típicamente aserrín de madera o recortes.

Actualmente hay más de medio millón de hogares en América del Norte que utilizan estufas de pellets para el calor, y probablemente un número similar en Europa. La estufa de pellets típicamente utiliza un tornillo de alimentación para transferir los pellets de una tolva de almacenamiento a una cámara de combustión. Un ventilador eléctrico proporciona aire para la combustión. El encendido es automático, utilizando una corriente de aire calentada por un elemento eléctrico. La velocidad de rotación del alimentador y las velocidades del ventilador se pueden variar para modular la potencia calorífica.

historia de la estufa

Otras estufas eficientes se basan en estufas de tiro ascendente Top Lit (T-LUD), estufas de gas de leña o quemadores de humo, un principio aplicado y popularizado por el Dr. Thomas Reed, que utilizan pequeñas piezas de palos, astillas de madera o virutas, hojas, etc., como combustible. La eficiencia es muy alta, hasta un 50% en comparación con las estufas tradicionales, que son del 5% al 15% en promedio.

Las estufas alimentadas con alcohol, como el etanol, ofrecen otra opción moderna de estufas de combustión limpia. Las estufas de etanol se han hecho populares gracias al trabajo del Proyecto Gaia en África, América Latina y el Caribe.

Historia de la estufa de gas

La primera estufa de gas fue desarrollada en 1802 por Zachaus Winzler, pero ésta, junto con otros intentos, siguió siendo un experimento aislado. James Sharp patentó una estufa de gas en Northampton, Inglaterra en 1826 y abrió una fábrica de estufas de gas en 1836. Su invento fue comercializado por la firma Smith & Philips a partir de 1828.

Una figura importante en la temprana aceptación de esta nueva tecnología fue Alexis Soyer, el renombrado chef del Reform Club de Londres. A partir de 1841, convirtió su cocina para que pudiera consumir gas canalizado, argumentando que el gas era más barato en general porque el suministro podía ser cortado cuando la estufa no estaba en uso.

historia de la estufa

Una estufa de gas se mostró en la Feria Mundial de Londres en 1851, pero fue sólo en la década de 1880 que la tecnología se convirtió en un éxito comercial en Inglaterra. En ese momento, una red grande y confiable para el transporte por gasoducto se había extendido por gran parte del país, haciendo que el gas fuera relativamente barato y eficiente para el uso doméstico. Las estufas de gas sólo se generalizaron en el continente europeo y en los Estados Unidos a principios del siglo XX.

Las primeras estufas de gas eran bastante difíciles de manejar, pero pronto el horno se integró en la base y el tamaño se redujo para encajar mejor con el resto de los muebles de la cocina. En la década de 1910, los productores comenzaron a esmaltar sus estufas de gas para facilitar su limpieza. (Ver artículo: Historia de la biología)

Historia de la cocina solar

Durante la mayor parte de la existencia humana, la cocina de los alimentos era desconocida. La gente comía alimentos en el estado en que los encontraba, entonces los humanos se lograron dar cuenta que el fuego podía ser controlado y usado para cocinar comida; el fuego es esencialmente energía solar almacenada en forma de madera; si lo miramos de esta manera, la energía solar fue el primer método de cocinar en la tierra.

Buscando los inicios de lo que ahora se le conoce como la historia de la estufa solar y de la cocina solar, encontramos algunas historias aisladas en un pasado lejano. Los esenios, una de las primeras sectas judías, calentaban ligeramente los granos sobre superficies de piedras que se calentaba a través de la energía que se irradiaba del sol. Esto no era cocinar, justo como se le conoce en el sentido contemporáneo.

historia de la estufa

La primera persona que se le conoce en construir una caja para cocinar alimentos con energía solar fue Horase de Saussure, un naturalista suizo. Cocinó frutas en una primitiva cocina solar de caja que alcanzó temperaturas de 190 ºC. Era conocido como el abuelo de la cocina solar.

Durante este tiempo, otros también empezaron a usar cocinas solares. En la India, un soldado británico patentó una cocina solar bastante sofisticada. En 1894, había un restaurante en China que servía comida cocinada con energía solar. También hay historias sobre un antiguo capitán de barco que creó una cocina solar que podía usar en largos viajes.

Las cocinas que vemos hoy en día empezaron a evolucionar en los años 50. Nuestro mundo todavía estaba tambaleándose por la locura de la guerra. La gente buscaba formas de crear un futuro estable y pacífico. El carácter mundial de la guerra anterior demostró, en cierto modo por primera vez, que somos una comunidad mundial que se enfrenta a problemas mundiales que nos afectan a todos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Uno de estos problemas globales fue el crecimiento de los desiertos alrededor de las comunidades áridas. Las naciones unidas y otros importantes organismos de financiación iniciaron muchos estudios para diseñar cocinas solares que pudieran aliviar en parte la dependencia de la vida vegetal como combustible.

historia de la estufa

Muchos de los mejores ingenieros de los años 50 fueron contratados para estudiar diferentes aspectos de los diseños de la cocina solar. Estos estudios concluyeron que las cocinas solares correctamente construidas no sólo cocinaban los alimentos de manera completa y nutritiva, sino que eran bastante fáciles de hacer y usar.

Los estudios y programas patrocinados por las Naciones Unidas para introducir estas cocinas en las culturas donde la necesidad era más evidente. Estos esfuerzos resultaron en su mayoría infructuosos. En un estudio, 500 cocinas solares de madera fueron entregadas a un campo de refugiados; tres meses más tarde las habían cortado en pedazos y los habían usado como leña. El científico social concluyó que los métodos de cocina tradicional estaban demasiado arraigados culturalmente, y que la gente no estaba dispuesta a adaptarse.

La ONU notó un éxito en una comunidad del norte de México que carece de leña, encontraron que las cocinas todavía estaban en uso cinco años después; esto demostró que era posible llevar las cocinas a la gente necesitada. Sin embargo consideraron que el uso de cocinas solares no era unas de las soluciones más viables para ayudar a las personas que se encuentran en situación de necesidad.

Historia de la estufa de parafina

En la historia de la estufa de parafina, la más famosa y la primera en conocerse fue la estufa Primus, que fue una de las mayores invenciones en el mundo y la historia de la estufa y sus diferentes tipos y usos.

historia de la estufa

La estufa Primus, la primera estufa de queroseno, es decir, de parafina, con quemador a presión, fue desarrollada en 1892 por Frans Wilhelm Lindqvist, un mecánico de fábrica de Estocolmo. La estufa se basaba en el diseño del soplete de mano; la patente de Lindqvist cubría el quemador, que se giraba hacia arriba en la estufa en lugar de hacia afuera como en el soplete.

Ese mismo año, Lindqvist se asoció con Johan Viktor Svenson  y estableció J.V. Svenson’s Kerosene Stove Factory para fabricar las nuevas estufas que se vendieron bajo el nombre de Primus. El primer modelo fue la estufa No.1, que fue seguida rápidamente por un número de estufas de diseño similar de diferentes modelos y tamaños. Poco después, B.A. Hjorth & Co, que posteriormente cambio su nombre a Bahco, una empresa de herramientas e ingeniería fundada en Estocolmo en 1889, adquirió los derechos exclusivos para vender la estufa Primus.

La eficiente estufa Primus se ganó rápidamente la reputación de ser una estufa confiable y duradera en el uso diario, y funcionó especialmente bien bajo condiciones adversas: fue la estufa elegida para el intento del Polo Norte de Fridtjof Nansen, la expedición al Polo Sur de Roald Amundsen y la expedición al Polo Norte de Richard Byrd.

historia de la estufa

Las estufas Primus también acompañaron a la desafortunada expedición de George Mallory al Monte Everest en 1924, así como a la exitosa de Tenzing y Hillary en 1953. Mientras que muchas otras compañías también fabrican estufas portátiles de un diseño similar al Primus, este estilo a menudo se refiere genéricamente como una estufa “Primus”, independientemente del fabricante. (Ver artículo: Historia de la química)

Historia de la estufa eléctrica

El 20 de septiembre de 1859, a George B. Simpson se le concedió la patente estadounidense #25532 para una superficie que se le denominó como “electrocalentador”, la cual calentada por una bobina de alambre de platino alimentada por baterías. En sus palabras, útil para “habitaciones calientes, hervir agua, cocinar víveres”.

El inventor canadiense Thomas Ahearn presentó la patente número 39916 en 1892 para un “Horno Eléctrico”, un dispositivo que probablemente se empleó en la preparación de una comida para un hotel de Ottawa ese año.

historia de la estufa

Ahearn y Warren Y. Soper eran propietarios de Chaudiere Electric Light and Power Company de Ottawa. La estufa eléctrica fue exhibida en la Feria Mundial de Chicago en 1893, donde se mostró una cocina modelo electrificada. A diferencia de la estufa de gas, la estufa eléctrica era lenta en encenderse, en parte debido a la tecnología desconocida y a la necesidad de electrificar las ciudades y pueblos. En la década de 1930, la tecnología había madurado y la estufa eléctrica comenzó a reemplazar lentamente a la estufa de gas, especialmente en las cocinas domésticas.

En 1897, William Hadaway obtuvo la patente estadounidense # 574537 para un “horno eléctrico de control automático”.

Se presentaron muchos dibujos, el 29 de noviembre de 1905 cuando David Curle Smith obtuvo una patente australiana (nº 4699/05) para su “cocina eléctrica”, también conocida como “cocina Kalgoorlie”.

Las primeras estufas eléctricas eran insatisfactorias debido al costo de la electricidad (en comparación con la leña, el carbón o el gas de la ciudad), la limitada energía disponible de la compañía de suministro eléctrico, la mala regulación de la temperatura y la corta vida útil de los elementos de calefacción. La invención de la aleación de cromo para alambres de resistencia mejoró el costo y la durabilidad de los elementos calefactores.

historia de la estufa

En los Estados Unidos, a pesar de que tres compañías habían introducido estufas eléctricas en 1908, la penetración era rara; una estufa eléctrica todavía se consideraba una novedad en la década de 1920. Para la década de 1930, la disminución del costo de la energía eléctrica y el estilo modernizado de las estufas eléctricas habían aumentado enormemente su aceptación.

Las empresas de servicio público comercializaron estufas eléctricas y otros electrodomésticos para aumentar la demanda de energía eléctrica. Durante la expansión de la electrificación rural, las demostraciones de cocinar en una estufa eléctrica fueron populares. (Ver artículo: Historia de la electricidad)

Cocina Kalgoorlie

En noviembre de 1905, David Curle Smith, el Ingeniero Eléctrico Municipal de Kalgoorlie, Australia Occidental, solicitó una patente (Patente Aust No 4699/05) para un dispositivo que adoptó lo que más tarde se convirtió en la configuración para la mayoría de las estufas eléctricas: un horno rematado por una placa de cocción con una bandeja de parrilla entre ellas. La estufa de Curle Smith no tenía termostato; el calor era controlado por el número de los nueve elementos del aparato que estaban encendidos.

Después de la concesión de la patente en 1906, la fabricación del diseño de Curle Smith comenzó en octubre de ese año. Toda la producción fue adquirida por el departamento de suministro eléctrico del municipio de Kalgoorlie, que alquiló las estufas a los residentes. Se fabricaron unos 50 aparatos antes de que los excesos de costes se convirtieran en un factor político del Consejo y se suspendiera el proyecto.

Esta parece haber sido la primera vez que se produjeron estufas eléctricas domésticas con el propósito expreso de poner “cocinar con electricidad… al alcance de cualquiera”. No hay ejemplos existentes de esta estufa, muchos de los cuales fueron recuperados por su contenido de cobre durante la Primera Guerra Mundial.

Para promover la cocina, la esposa de David Curle Smith, H. Nora Curle Smith (de soltera Helen Nora Murdoch, y miembro de la familia Murdoch prominente en la vida pública australiana), escribió un libro de cocina con instrucciones de operación y 161 recetas. Thermo-Electrical Cooking Made Easy, publicado en marzo de 1907, es por lo tanto el primer libro de cocina del mundo para estufas eléctricas.

Historia de la estufa portable

Las estufas portátiles modernas surgieron a mediados del siglo XIX. El chef de origen francés, Alexis Soyer, se convirtió en chef de cuisine en el Reform Club de Londres a partir de 1837. Él instituyó muchas innovaciones, incluyendo cocinar con gas, refrigeradores enfriados por agua fría, y hornos con temperaturas ajustables.

En 1849 Soyer comenzó a comercializar su “cocina mágica” portátil que permitía a la gente cocinar dondequiera que estuvieran. El diseño de la “Cocina Mágica” de Soyer se basó en el mismo principio que una lámpara de queroseno, en la que una mecha se utiliza para extraer combustible de un tanque o depósito a un quemador.

historia de la estufa

La “Cocina Mágica” de Alexis Soyer, utilizada por las tropas británicas durante la Guerra de Crimea.

Durante la guerra de Crimea, Soyer se unió a las tropas a sus expensas para asesorar al ejército en la cocina. Más tarde se le pagaron sus gastos y salarios equivalentes a los de un general de brigada. Diseñó su propia estufa de campo, la estufa de soja, y entrenó e instaló en cada regimiento al “cocinero del regimiento” para que los soldados obtuvieran una comida adecuada y no sufrieran desnutrición o murieran de intoxicación alimentaria.

Sin embargo, los estándares de catering dentro del Ejército Británico seguirían siendo inconsistentes, y no habría un solo Cuerpo de Catering del Ejército hasta 1945. Ahora forma parte del Real Cuerpo Logístico, cuyo cuartel general de catering se llama Casa de la Soja. Su estufa, o sus adaptaciones, permanecieron en el servicio militar británico hasta finales del siglo XX.

historia de la estufa

En la década de 1850, el famoso alpinista Francis Fox Tuckett desarrolló una estufa de alcohol para campistas y montañeros conocida como el “horno ruso”. También era conocido como el “Rob Roy”, en honor a John MacGregor. El libro de MacGregor, el cual fue escrito en 1866, “A Thousand Miles in the Rob Roy Canoe” (Mil millas en la canoa de Rob Roy) fue un éxito internacional y describió sus métodos de acampar. La estufa de Tuckett y el kit de cocina integral fueron diseñados para colgar de un cordón en el interior de una tienda de campaña.

Fridtjof Nansen también desarrolló una estufa de alcohol en la década de 1880 basada en el trabajo de Adolphus Greely. Esto mejoró los primeros diseños y más tarde se convirtió en la base de la cocina Trangia.

Para una mejor comprensión de la Historia de la estufa, anexo el siguiente video: 

Dejar Comentario